Archivo de la etiqueta: 25m

Visita a Puente Genil

Ayer algunos equonautas se acercaron por Puente Genil a dar a conocer las propuestas de EQUO y repetir un mensaje que creemos que es imprescindible: TIENES ALTERNATIVA.

En Puente Genil, con el futuro

No estamos condenados a mas de lo mismo o a votar tapandonos la nariz. Por desgracia, los medios, el poderio economico de los partidos tradicionales y las inercias sociales hacen muy dificil romper con el pasado y optar por opciones de futuro, a veces porque no se conocen.

Por eso, la gente de EQUO, con sus candidatas y candidatos los primeros, se están recorriendo la provincia, Lucena, Puente Genil, Cabra, Montilla, Priego, Pozoblanco

Salus y Marisa, en Lucena, un exito de convocatoria

Una actividad menos conocida para los socios y simpatizantes de EQUO en la capital pero de capital importancía. Contamos ahora, ademas, con un grupo excelente en el Sur de la Provincia, EQUO Córdoba Sur, que hace esta labor más facil y agradable.

Con el trabajo y la ilusión de todo el mundo, EQUO va y cada día es más grande!

Entrevista con Marisa Vadillo en el Día de Córdoba (14-III-2012)

Compartimos esta entrevista que le hicieron a nuestra candidata para que la puedan leer aquellos que se la perdieron en prensa.

“Hay gente que ve a Equo como ciencia ficción, pero todo se puede realizar”

Marisa Vadillo, la candidata de EQUO por Córdoba al Parlamento, es una ecologista convencida, aunque su imagen no sea la de la típica activista. Licenciada en Bellas Artes y profesora de la Universidad de Sevilla, trabaja desde hace meses para difundir el ideario de su formación entre los cordobeses. “En Equo se puede presentar cualquier persona, y no tienes que tragar sapos y culebras y hacerle la pelota a nadie para estar en una lista”, distingue. Su lema electoral define esta mentalidad: “Hay alternativa”.

-¿Con qué objetivo afronta Equo el 25 de marzo?

-Tenemos el objetivo ideal de entrar en el Parlamento de Andalucía, aunque nuestra prioridad es que el proyecto crezca. No sólo queremos captar votantes, sino personas que se involucren.

-Y en Córdoba, ¿hay perspectivas reales de lograr representación?

-En Córdoba estamos con la incógnita, y parece que Málaga y Sevilla están bien situadas. En las elecciones generales obtuvimos buenos resultados, pero somos una fuerza pequeña y no tenemos medios para hacer una encuesta.

-¿En qué puede cambiar el Parlamento de Andalucía si Equo consigue representación?

-Cambiaría todo, principalmente por nuestras medidas contra la corrupción y sobre la trasparencia democrática, pues queremos desarrollar una ley para que las instituciones sean totalmente accesibles. Las nuevas tecnologías ya lo permiten. Y seremos muy tajantes con las medidas contra la corrupción, evitando que lleguen  familiares de políticos de hasta segundo grado a las empresas públicas u obligando a que los cargos electos no puedan ocupar puestos de responsabilidad en empresas hasta tres años después de dejar el cargo. Y hay que hacer corresponsables a los partidos de los delitos graves, impidiéndoles que se presenten a las elecciones.

-¿Es difícil para una fuerza política como Equo hacerse oír?

-Hay asuntos que se viven con resignación. No se nos invitó, por ejemplo, al debate de Canal Sur. Ese tipo de comportamientos fomenta la imagen de que no hay opciones más allá de lo que se ve. Pero, por suerte, hay medios para hacernos oír.

-Tiene mucha vinculación con el mundo de las artes. ¿Hay que ser un poco actriz para participar en una campaña electoral?

-En muchas ocasiones sí se puede adoptar un papel, pero lo nuestro es realidad, no ficción. Sacamos todo esto adelante con mucha voluntad y mucho esfuerzo. Es cierto que hay que posar, sonreír… A mí me lo dicen siempre, que sonría. Nuestro programa está orientado al ciudadano, porque somos ciudadanos que quieren acceder a las instituciones, y no políticos. Eso nos diferencia de los demás, y también ocurre en la campaña. El contacto con el ciudadano es clave. Nuestro representante en el Congreso ya ha creado una oficina para recoger peticiones y sugerencias de los votantes.

-El ideario de Equo coincide en cierto modo con el del 15-M. ¿Qué tienen en común?

-Ellos son un poco más apolíticos, aunque pueden simpatizar con nosotros porque el origen es el desencanto frente a lo que hay. Pero no puedes estar sólo indignado y quejarte. Tienes que actuar. Y Equo es un caballo de Troya. Protestar es valioso, pero al final es sólo testimonial. La desidia, al final, lleva a la corrupción.

-Cuando uno coge el programa de Equo, lee propuestas como la creación de huertos urbanos y la apuesta por el transporte ecológico y las energías renovables. ¿No se trata de una utopía más que de algo realizable?

-Claro que se puede realizar todo eso, perfectamente. En Alemania, la factura de la luz ha bajado un 10% gracias a las energías renovables, y allí casi no hay luz solar. Aquí los recursos naturales son óptimos. La próxima revolución industrial pasará por la sostenibilidad, no es una utopía. Y ya hay ejemplos muy próximos. En Sevilla existe una empresa joven que importó una tecnología de Canadá para fabricar pistas de hielo, pero no funcionó por la cantidad de energía que utilizaba. Al final crearon una pista ecológica, sustituyendo el hielo por un plástico. Este año van a facturar 2,8 millones de euros. Ése es el perfil que funcionará en el futuro.

-¿Qué tendría que hacer una provincia como Córdoba para utilizar sólo energías limpias?

-Empieza a haber ejemplos. En El Carpio hay una gran planta termosolar, y Lucena es autosuficiente porque tiene capacidad para 27.000 viviendas y allí hay 13.000. Ya es verdad.

-¿Hay conciencia ecológica entre los cordobeses?

-Hay gente que ve a Equo como ciencia ficción, y buena parte de la culpa es de la propia ecología, que se ha explicado mal. Tenemos la imagen del ecologista coñazo, de gente que ha tenido que predicar en el desierto. Nuestro reto ahora es hacer llegar a los ciudadanos que esto es ecología política, un proyecto viable que apuesta por los sectores emergentes y que todo se puede realizar. Tenemos que luchar contra los prejuicios y para acercarnos a quienes, cuando nos ven, piensan “ya están aquí los anti todo”. Eso es mentira. Sólo queremos aplicar la sostenibilidad a la vida diaria.

-¿Cómo convive la propuesta de autogestión de Equo en una sociedad globalizada?

-El impacto de lo exterior es fundamental, no te puedes meter en una burbuja. Pero la propia ecología económica es circular: necesitas los recursos cercanos, y los beneficios se quedan. Es lo contrario, por ejemplo, a los bazares asiáticos, que traen productos de fuera y los beneficios se van.

Razones para votar por EQUO Andalucía el 25-M

Queremos recordaros algunos argumentos para que apostéis por una alternativa joven como EQUO en las elecciones al Parlamento de Andalucía.

En primer lugar, nuestras ideas y propuestas. Hemos realizado un programa colaborativo abierto a la participación de todo el que ha querido aportar su granito de arena:

http://equoandalucia.org/programa-electoral/

Si leer tanto no te apetece, puede que te interese nuestro decálogo, que resume lo más importante de nuestra forma de pensar y de ver Andalucía en el futuro:

https://equocordoba.org/2012/03/01/decalogo-equo-andalucia-para-las-elecciones-del-25-m/

Otro motivo puede ser nuestra gente, candidatos y candidatas elegidos a través de primarias abiertas y paritarias, empezando por nuestra cabeza de lista en Córdoba, Marisa Vadillo, también Salustiano Luque, y todos los demás (aquí y aquí).

Otra razón más, puede ser que nos negamos a depender de prestamos y vínculos sospechosos con la banca, que luego nos pasan la factura y hacen que los representantes de la ciudadanía trabajen (y luego encuentren buenos empleos) para las grandes empresas. Por eso EQUO se financia con los aportes de sus socios y simpatizantes: http://unete.partidoequo.es/

Además, puedes ver nuestra contabilidad en cada momento, porque no tenemos nada que ocultar.

Pero la razón más importante que puedes tener para votar a EQUO es que tienes alternativa. No estamos condenados a ir del PP al PSOE y vuelta a empezar.

SACALES LOS COLORES, VOTA EQUO!

No serán ellos (II)

“No, ni este sistema financiero, ni la dominante clase política, ni esos medios de comunicación (las grandes piezas de este tablero que siempre sacrifican a sus peones), servidores, a su vez, de los grandes lobis que mecen la cuna, serán los que den la voz de alarma por esta tierra enferma. CRISIS: agujeros negros en el sistema financiero, aunque no en sus bolsillos. CRISIS: pobreza y desahucios, aunque no en sus casas. CRISIS: paro y desesperación, que no atravesarán sus blindados trajes. Pero, ni siquiera esta lucha tendrá sentido si, en la solución, no sabemos dar respuesta a la mayor de todas las “CRISIS”. El mundo en el que habitamos, gobernado por este sistema de “barra libre” y sin límite, más para unos pocos (los que deciden) y mucho menos para el resto, lleva tiempo anunciando su agonía. Nosotros somos los virus que provocan su enfermedad. Y como ellos, si acabamos con el ser que nos aloja nos perderemos con él. Estamos confundiendo simbiosis con un parasitismo suicida, y eso puede ser nuestra perdición. CRISIS, CRISIS… pongamos en crisis a este sistema y sus dirigentes para que, con una nueva mirada y una nueva forma de entender el pulso vital de la vida, salgamos de una vez de todas las crisis a las que sus ciegas y egocéntricas miradas nos están condenando. Es el momento de consumir verdades como puños. Consumir equidad, trabajos humanizados, empresas que no practiquen el canibalismo, fábricas de necesidades cubiertas y no de necesidades adquiridas y, sobre todo, consumir la vida como una oportunidad para degustarla sin devorarla, y no como una competitiva, descarnada y estresante lucha por alcanzar unas metas materiales que, además de no procurarnos más cuotas de felicidad, de generar unas desigualdades que explican el significado de la palabra crueldad, nos está llevando, como así lo anuncian las sumas de todas las crisis, a la verdadera crisis del ser humano.

Pero tampoco seremos nosotros, esa gran mayoría que puede dar un auténtico vuelco al orden establecido, los que impongamos un poco de sensatez a tanta locura, si, como Ulises, seguimos escuchando el canto de sus sirenas. Ya estamos viendo las tempestades, si no queremos naufragar es el momento de cambiar el rumbo. Que nuestra generación no sea la última que tuvo la oportunidad de amotinarse, al comprobar que, los que estaban al mando, no prestaban atención a las vías de agua, sin intentar achicarlas. Que no nos miren nuestros propios hijos y nietos, cuando ya estén con el agua al cuello, sin saber que decirles cuando nos pregunten por qué no hicimos nada.

A pesar de todo, no quisiera que la música de fondo de este escrito sonara como las trompetas que anuncian el Apocalipsis. Al contrario, debido a que se acercan las próximas elecciones andaluzas, he tenido la oportunidad de acercarme a un grupo de gente que representa, con sus estudiadas y lucidas propuestas, en las que prevalecen todo lo que nos humaniza, con ese natural sentido común que, por desgracia, hoy es tan poco común, y una especial sensibilidad ante los verdaderos problemas que a todos nos acucian, esa nueva mirada con la que vislumbrar la salida de este viciado laberinto en el que nos encontramos. Hablo de esa gente que se ha agrupado en torno al nuevo proyecto político EQUO. Gente que aquí, en Andalucía, he visto trabajar con una honestidad poco frecuente. Gente que están empleando su tiempo, esfuerzo, e incluso el propio dinero, para ponerlo en marcha. La convicción en la necesidad del mismo, y en dar una nueva respuesta a las caducadas recetas que nos prescriben, es lo que les está dando las fuerzas para no desalentarse. Son personas que hablan con un nuevo lenguaje, el lenguaje que, estoy seguro, se hablará en el futuro (de no ser así, sospecho, será porque el futuro enmudezca). Es el mismo tipo de lenguaje que, en su día, se atrevieron a hablar los que denunciaban la esclavitud, los que lucharon por los primeros derechos de los trabajadores, los que se resistieron a que se siguiera considerando a la mujer como un ser inferior…  Ese lenguaje, por digno, intemporal, que surge cuando el ser humano es capaz de mirarse en los demás, sacando lo mejor que lleva dentro. El lenguaje que usan, cuando el idioma presente ya no se entiende, los creadores de esa nueva gramática con la que se ha escrito los verdaderos avances del ser humano  Y ahora es el momento de hacerlo. Ni la situación a la que hemos llegado ni el tiempo, me temo, nos va a dar otras oportunidades.

Por eso, sin ningún tipo de vacilación, quiero y debo unirme a esas voces. Aunque su eco aún sea débil, como siempre lo fue cuando se  enfrentaban a la inmovilista megafonía de los que ostentan el poder, sumar una más es quebrarle una cuerda de sus gargantas. Sin embargo, ni yo ni nadie, creo, puede tener la certeza absoluta de que, en el futuro, todos los grandes males, que ahora padecemos, serán resueltos por esta nueva forma de mirar que nos proponen; entre otras cosas, porque exige aunar muchas voluntades. Yo, simplemente, quiero sumar la mía, antes de quedarme con los brazos cruzados mientras exclamo lamentos en la proa de este Titanic. Sí, no puedo tener la certeza sobre el futuro pero, si de algo estoy seguro es que, los que luchen por salvar este barco, NO SERAN ELLOS.

J. Moral, Simpatizante de EQUO Córdoba

No serán ellos (I)

Os presentamos la primera parte de un texto que nos envió su autor para su difusión. Lo hemos dividido en dos partes por ser un poco largo.

“Este sistema financiero, que se ha especializado en manejar los depósitos y ahorros de la ciudadanía, no con el espíritu constructivo de apoyar a las empresas, profesionales, autónomos o familias que emanan de ella, sino apostando una buena parte de esos fondos, como jugadores de póker con pocos escrúpulos, en ese macro casino especulativo que se han inventado para mayor diversión de sus insaciables carteras, donde, como aviesos niños de mirada perversa, juegan con un dinero del que sólo son mero gestores, con la tranquilidad que les da saber que si ganan se forran y si pierdan también, no será el que se ponga orden a si mismo, ni limite su ansiosa codicia. Ya se encargan de blindar su futuro económico y, al parecer, sus almas, con unos contratos que suelen estar redactados por ellos mismos, con el visto bueno del propio diablo. No, no serán ellos, brokers de la desdicha ajena, los que devuelvan a la ciudadanía su legítimo caudal dinerario. Al contrario, no satisfechos con haber dejado seco el cauce por el que discurría, siguen esquilmando, con transvases de nuestro dinero público, la exigua capa freática que aún nos queda, para irrigar los pozos sin fondo que ellos mismos han creado.

Esta dominante clase política, que ha desvirtuado el concepto de democracia, usándola como coartada para perpetuarse en un poder que, como ente autónomo, les supera y domina, manejando los hilos de los que cuelgan suspendidos, y que ya no se atreven a cortar porque saben que los dejaría caer fuera de ese mundo de privilegios, protagonismos y vanidades en el que viven, no será la que renueve la turbia sangre de este parlamento que, si no se somete a una urgente diálisis, acabará por envenenar a todo el cuerpo social. No, no serán ellos, fieles servidores de unos partidos que ven electores en vez de personas, los que se atrevan a cuestionar los dogmas de esta nueva religión, a cuyo Dios, representado con las siglas de una “triple A”, nos ofrecen en sacrificio, en un intento de calmar las ansias de su descontrolada bulimia, dejándonos sumidos en esta impuesta anorexia que nos obligan a lucir, como una nueva moda, por las pasarelas de la miseria. No, no serán estos gurús, que hacen grandes esfuerzos para hechizar a la sociedad a la que supuestamente sirven, confiados en la ignorancia y el miedo (sólo hay que observar el insultante dogmatismo, la vacía verborrea y el eufemismo hipócrita, con el que tantas veces se dirigen a ella), los que curen su confortable y cómoda miopía, para poder ver unos pasos más adelante el precipicio al que nos están empujando.

Los grandes medios de comunicación, que sólo informan, a medias, las medias verdades y las grandes mentiras interesadas, que antes de hablar ya fueron alquiladas sus voces, sus editoriales, por los mismos intereses a los que sirven, no serán los que nos ofrezcan una información veraz, plural y objetiva, con la que el ciudadano pueda desarrollar su propio espíritu crítico. Sus obsesivos intentos por crear corrientes de opinión, afines a sus poco disimulados postulados, son de una tendenciosidad que sobrepasa el patetismo. Si uno fuera capaz de abstraerse de la indignación que produce tan descarada manipulación, incluso podría resultar, por la ridiculez que llegan a alcanzar, hasta cómico. Especialmente, además de un buen sector de la prensa, los canales de radio y televisión que no se avergüenzan al demostrar eso de: “yo, por la audiencia, MA-TO”. No, no serán ellos, GRANDES HERMANOS con los que pretenden controlarnos, los que propicien los verdaderos valores sobre los que debe asentarse una sociedad más sana.”

Continuará…

VAMOS A SACARLES LOS COLORES

Los integrantes de EQUO Andalucía hemos decidido dejar de entregar un cheque en blanco a nuestra clase política, somos ciudadanos que hemos concluido superar la indignación y trabajar desde el compromiso político.

Apostamos por ser parte activa desde la ciudadanía desarrollando modelos de participación democrática que ningún partido hasta ahora se ha atrevido a poner en marcha,  al hacer posible  a cualquier ciudadano honrado, mediante listas abiertas, estar en la primera fila política. Teniendo y potenciando mecanismos de control frente a la corrupción,  fomentamos la transparencia en la gestión pública. Con nuestro compromiso apostamos por sacarles los colores a la política tradicional, construyendo un partido joven pero grande en ideas  que se sostiene en tres pilares fundamentales: la ecología, la equidad social y la transparencia democrática.

Nuestras apuestas están orientadas a desarrollar la transición hacia un nuevo modelo económico social sostenible que explora sectores como las energías renovables, la rehabilitación eficiente de edificios, la agricultura y ganadería sostenibles y pone en valor  la cultura como motor de desarrollo, entre otros. Tenemos respuestas a la difícil situación que estamos viviendo en nuestra comunidad y las queremos poner en marcha. EQUO quiere dar una solución activa a los problemas de Andalucía, una comunidad que –como territorio- tiene todos los recursos humanos, sociales y ambientales para salir adelante, para afrontar el futuro con respuestas efectivas potenciando nuestros valores propios. No nos vamos a conformar con seguir siendo el sur del sur ni con ser considerados el semillero del desempleo en España.

Tenemos en la unión nuestra fuerza, necesitamos vuestro compromiso, de todos y todas, desde la honradez y la ilusión: el futuro es nuestro y reclamamos una política alejada de los dirigismos que propician partidos profesionales y corporativos. Vamos a trabajar por alejarnos de tipismos históricos, por fomentar la investigación andaluza y exportar nuestro enorme talento científico, cultural y social, que es reconocido internacionalmente a través de nuestras producciones y señas de identidad. EQUO Andalucía es un partido comprometido con el desarrollo de la industria sostenible, la autosuficiencia energética a través del impulso a los ricos recursos naturales que poseemos, el viento y el sol, y con la renovación, en clave verde y social,  del sector agroganadero. Porque creemos que EQUO es necesario, os necesitamos y os esperamos con ilusión y honradez el próximo día 25 de marzo.

¡VOTA EQUO!

Marisa Vadillo

Candidata de EQUO Andalucía por Córdoba al Parlamento de Andalucía

Educación y supervivencia de Andalucía

Os pasamos ahora el articulo que Marisa Vadillo, nuestra candidata, publicó en el Diario Córdoba el día 29 de Febrero. En aquella ocasión Marisa hubo de recortar la extensión porque a EQUO no le dejan tanto espacio como a otras opciones. Ahora podemos leerlo de forma completa. También ha sido publicado en el blog de EQUO Andalucia (http://equoandalucia.org) por su interés general.

“Yo he sobrevivido gracias a la educación pública. Por suerte pertenezco a una generación de andaluces estudiantes absolutamente conscientes de que nuestro acceso a la educación media y superior cambiaría nuestras espectativas con respecto a la generación de nuestros padres. Sabíamos que el tremendo esfuerzo se vería recompensado social y económicamente. En la actualidad, como docente en la universidad, tengo más de un alumno que cuando le preguntas algo que implica un pequeño hilo de complejidad o bien te sirves de algún término más técnico se excusa -medio en broma, medio en serio- con la manida frase ‘…es que yo soy de la LOCE’. Se ríen, les parece un comentario divertido, mientras a mí se me desploma el ánimo a los pies por todo lo que esta habitual broma implica. ¿Qué estamos haciendo mal como políticos, docentes y padres para haberles inculcado semejante visión de los responsables generacionales que les preceden?  Hoy creo que los diversos gobiernos de uno u otro color han buscado instaurar una educación edulcorada y líquida, mejorada en falso, orientada principalmente a no formar a jóvenes profesionales, críticos, conscientes ni preparados emocionalmente para resolver los distintos fracasos e imprevistos que les surjan en su trayectoria vital. Percibo como docente que a la mayoría les interesa una educación de ‘pan y circo’: profesores sin el respeto ni recursos que merece una de las profesiones más fascinantes y delicadas de la sociedad junto a alumnos que no disfrutan de la formación ni oportunidades reales que deberían. Ahora vuelve a entrar un gobierno y en un acto de originalidad sin tregua lo primero que hace es volver a modificar la secundaria común. Es evidente que todos los que nos comprometemos con la política tenemos una visión de la educación que creemos la más acertada, por la que apostamos, pero debemos ser capaces –en el caso de ejercer la responsabilidad pública- de pensar en el bien común llegando a un conseso de calidad que asegure nuestro futuro. Es inadmisible el secuestro partidista de los contenidos educativos, sea de la orientación que sea. En EQUO defendemos con pasión la escuela pública con el fin de promover el prestigio del docente y las instituciones educativas, con el fin de construir el futuro de los andaluces. Nos oponemos firmemente contra cualquier mínimo recorte económico en el ámbito de la educación. Creemos en un modelo educativo debatido conjuntamente entre las bases y acordado por mayoría que se basa en la inversión (¡oh, palabra maldita en estos tiempos!) de entre el 5,5 y el 7% del PIB, al igual que apostamos de un modo decidido por la Formación Profesional como itinerario de calidad y futuro profesional de primer nivel. Sin olvidar la inexcusable apuesta de EQUO en investigación y la puesta en valor de la carrera laboral investigadora imprescindible en un ámbito universitario de excelencia como motor de futuro que permita la transición a un modelo socieconómico sostenible. En EQUO queremos que la educación andaluza sea el motor económico y social más importante del futuro, una educación que desde el más profundo respeto apueste por la laicidad en las aulas donde esta inversión pública se oriente en su lugar a fomentar un potente sistema educativo que incluya a la ciencia básica. Andalucía es rica en recursos, en recursos humanos, ambientales y climáticos. Andalucía no se puede permitir que su joven talento huya de esta comunidad; resulta absolutamente intolerable que comiencen la carrera universitaria pensando ya en que tendrán que trabajar en otra comunidad o país. Como comunidad, instruir a profesionales para que su rendimiento repercuta en otro entorno es absurdo e insostenible. ¿Cómo asumir el gasto de formarles que beneficiará a otros?. En EQUO pensamos que bajo ningún concepto podemos seguir siendo una ‘comunidad cantera’ de talentos fugados. Yo, afortunadamente, no fui una alumna de la LOCE. Me formé en un extraordinario instituto público donde aprendí de aquella generación de profesores y de mis padres lo más importante: la objetividad, la exigencia, la responsabilidad y el amor al trabajo. De aquellos años me quedo con una cosa que me enseñó mi profesor de historia durante cuatro años (Jesús Padilla González): a comparar la misma noticia publicada en distintos medios de prensa; en definitiva a pensar, a ser crítico, a mostrar empatía y respeto a los demás. Eso me enseñó aquella generación; a ser solidaria, creativa, consciente…y a tener todo el futuro por delante.

Marisa Vadillo, cabeza de lista de EQUO Córdoba al Parlamento andaluz”

Decalogo EQUO ANDALUCÍA para las elecciones del 25-M

Os presentamos aquí el decalogo programático que se ha confeccionado para resumir y organizar las mas de 450 propuestas que lleva nuestro programa, realizado de forma colaborativa durante varias semanas. En breve, podremos disponer en internet del programa completo, que tiene casí 180 paginas, así como en versión impresa para su consulta en actos públicos y de campaña. Se imprimirá un número muy reducido de copias para limitar el consumo de papel y tinta.

“En EQUO Andalucía, llevados por la urgencia por afrontar la crisis económica, social y ambiental que vivimos en Andalucía, queremos transmitir a la ciudadanía un  mensaje de esperanza. Este mensaje se basa en la idea de que en nuestra tierra tenemos los recursos necesarios para liderar la gran transición que lleve a una sociedad y economía sostenibles, justas, equitativas y en equilibrio con la naturaleza.

Para ello, priorizamos nuestras propuestas y las ordenamos en el siguiente Decálogo para Andalucía:

Elaboración de Planes de Empleo Comarcal que pongan en valor los recursos de cada comarca de Andalucía en la agroindustria, el turismo rural sostenible, las energías renovables y la producción y comercialización local. La economía sostenible estará basada en los recursos de cada territorio y en poner a trabajar a todos los parados de cada comarca.

Elaboración de Planes de Empleo Urbano, barrio a barrio, que los revitalicen y rehabiliten y fomentar la economía y el comercio de barrio. Para ello, nos proponemos rehabilitar 100.000 viviendas al año. Vamos a impulsar las empresas de servicios energéticos y de vivienda. Queremos que nuestros barrios y ciudades sean autosuficientes energéticamente por vía del ahorro y la producción energética con renovables. Que recuperen y reciclen el agua y los residuos, se llenen de árboles y huertos urbanos, que recuperen y reutilicen todos los recursos. Y vamos a impulsar un ambicioso y económico Plan de Transporte Sostenible basado en creación de redes de itinerarios peatonales, de carriles bici y de transporte público limpio y eficiente, de superficie, tanto de cercanías como de transporte interurbano de personas y mercancías.

Lograr la Autosuficiencia energética basada en nuestros recursos: el sol, el viento yla biomasa. Somos ricos en recursos naturales, centros y grupos de investigación y desarrollo, en tecnología y tejido empresarial. Podemos ser líderes en esta transición, generando miles de empleos y proyectando a nuestras PYMES y grandes empresas del sector hacia fuera de nuestras fronteras. Para ello, proponemos impulsar la transición hacia un modelo energético basado en un 100% de renovables.

Plan de transición del modelo productivo, apostando por un modelo de producción y consumo que imite los procesos naturales, con ciclos cerrados en el uso de energía, agua y materiales, basado en las 4R (Reducir, Reutilizar, Reparar y Reciclar) con objeto de ajustar nuestra huella ecológica a la capacidad de producción de nuestra tierra. El sector de la economía verde tiene un gran potencial de creación de puestos de trabajo con futuro. Apoyo a las PYMES y autónomos garantizando el cobro en plazo de las facturas, agilizando la tramitación administrativa, aportando asesoramiento técnico y facilitando el acceso al crédito público en condiciones preferentes.

Soberanía alimentaria, apoyando al campo andaluz y, particularmente, a nuestra agricultura y ganadería familiar y las PYMES del sector de la transformación. Proponemos declarar Andalucía libre de transgénicos, facilitar los circuitos cortos de comercialización para aumentar la renta de los productores y acercarlos a los consumidores y realizar la transición hacia una agricultura libre de tóxicos y de la dependencia económica de las multinacionales farmacéuticas y químicas, que respete nuestros acuíferos y nos traiga a la mesa alimentos sabrosos, variados y saludables.

Plan de Financiación, basado en la creación de una banca pública andaluza, el impulso a las cooperativas de crédito de economía social y la banca ética que nos permita autogestionar nuestros ahorros, especialmente los planes de pensiones, y dirigirlos a la financiación de las PYMES y la transición hacia la economía sostenible. 

Plan de impulso a la educación pública, la investigación, la cultura y el arte, que introduzca en las aulas el aprendizaje basado en la resolución de los problemas sociales y ambientales a los que nos enfrentamos y que nos permita generar el conocimiento que necesitamos para la transición hacia una nueva sociedad. Que genere obras de arte en todos sus géneros que nos ayude a comprender la situación y a buscar salidas desde la creación de emociones. Que nos estimule y nos proyecte internacionalmente.

Plan de Derechos y cohesión Social, basada en la Renta Básica Universal, en un Plan de vivienda que garantice el derecho a la misma a través de una política de alquiler a precio tasado que ponga en el mercado las vivienda vacías, que impulse una política de salud pública integral y garantice el desarrollo de la Ley de Dependencia y la Ley de Igualdad. Vamos a seguir impulsando la igualdad y la lucha contra toda forma de violencia, contra las personas. Vamos impulsar la lucha contra el maltrato animal. Podemos garantizar los derechos generando empleo.

Ley de democracia participativa e impulso de la iniciativa legislativa popular. Abogamos por unas instituciones transparentes, intolerantes con la corrupción para lo que proponemos una Ley de Transparencia que también corresponsabiliza a los partidos políticos. La transición económica y social sólo será posible con la participación y la implicación de la ciudadanía en el día a día. Vamos a crear una vía permanente de ida y vuelta entre el parlamento y la ciudadanía.

Plan de Protección de nuestros Espacios Naturales y Paisajísticos y de preservación de la biodiversidad, participativo, que cree riqueza y empleo a través de la conservación de nuestro rico patrimonio y la valoración de los servicios ambientales que nos presta. Vamos a impulsar la estrategia de emisiones cero para luchar contra el cambio climático que amenaza nuestro litoral y nuestro abastecimiento de agua para la agricultura y el consumo humano.”

Manifiesto de EQUO-ANDALUCÍA

Aprobado en la Conferencia Política de EQUO-Andalucía de 18 de febrero de 2012 (Granada)

EQUO es una organización política formada por personas comprometidas con las libertades, la equidad social y económica, y la sostenibilidad ambiental, e integrada en el Partido Verde Europeo. Constituimos el proyecto específico de EQUO-ANDALUCÍA para ofrecer una respuesta activa, transformadora y de futuro a los problemas que padece nuestra comunidad autónoma con un programa de medidas concretas fundamentado en nuestros principios de ecología política, equidad social y democracia participativa. Representamos la evolución de la izquierda tradicional, basándonos en la prioridad de los derechos humanos, económicos y sociales de la ciudadanía, y orientándonos hacia una transformación profunda de las estructuras económicas y sociales actuales. En EQUO-ANDALUCÍA consideramos que la crisis que padecemos en todos los países desarrollados tiene un carácter sistémico: no es sólo económica, sino también social y ambiental.

Tiene sus raíces en un sistema económico y de poder que explota a las personas y a la naturaleza con una dinámica disparatada de producción y consumo, sin tener en cuenta la limitación de los recursos naturales, y que fomenta artificialmente cada vez más necesidades materiales insatisfechas. Las políticas neoliberales imperantes están incrementando la concentración de poder y riqueza en manos de grandes corporaciones multinacionales, hacen de la especulación y la codicia los valores supremos, y someten a la democracia reduciéndola a algo formal. La ciudadanía tiene cada vez menos participación real en la toma de decisiones. Las andaluzas y andaluces estamos padeciendo de forma particularmente cruda esta situación como consecuencia de las políticas de desarrollo económico basadas en la economía especulativa del ladrillo con la proliferación de construcciones en nuestras más hermosas costas y sierras, la promoción de un turismo insostenible y el control por multinacionales de nuestra producción agraria y su comercialización. Los índices de desempleo y de pobreza son intolerables, como lo son la falta de expectativas laborales de nuestras y nuestros jóvenes, la discriminación salarial de las mujeres y las tasas de empobrecimiento de las familias. Contemplamos con indignación cómo se degrada nuestro patrimonio natural, cómo se ha expoliado el sistema financiero andaluz y cómo se nos está obligando, otra vez, a emigrar. Los partidos tradicionales que vienen gobernando las administraciones estatal y autonómica, los ayuntamientos y las diputaciones, han jugado un papel de cómplices, cuando no de agravantes, de estas situaciones. Más preocupados por mantenerse en el poder y aprovecharlo en beneficio propio, han consolidado prácticas cada vez menos representativas de las necesidades e intereses de la ciudadanía, opacas a su conocimiento y control, caldo de cultivo propicio para la corrupción y el amiguismo. Ahora que nos han llevado a un alto endeudamiento de las administraciones públicas sólo se les ocurre solucionarlo mediante recortes y privatizaciones que perjudican nuestros derechos. Pretenden sacarnos de la crisis con las mismas recetas que nos han conducido a ella. Por eso cada vez más mujeres y hombres no nos sentimos representados por esos políticos ni por esos partidos. Queremos tomar la palabra y las riendas del proceso de transición a una sociedad más justa y solidaria. No nos conformamos con la indignación y hemos decidido pasar a la acción, a la movilización, a la reflexión y debate críticos para encontrar juntos las soluciones, apostando por la inteligencia colectiva frente al dirigismo de los poderes económicos, los políticos profesionales o los tecnócratas. Esa acción incluye acceder a las instituciones de representación y gobierno para influir en la toma de decisiones y en el mejor gobierno de los asuntos públicos. EQUO-ANDALUCÍA asume la responsabilidad de definir y proponer a la sociedad andaluza una estrategia política que no se limite a poner parches coyunturales para salir del paso sino que contemple soluciones viables y con perspectiva de futuro. Conocemos las potencialidades para generar empleo y bienestar que tiene nuestra tierra por su clima, sus espacios naturales y patrimonio cultural, su agricultura y ganadería, sus personas emprendedoras e investigadoras, su creatividad. Por ello planteamos un modelo de desarrollo que se base en nuestros propios recursos, definido en seis líneas estratégicas:

● Dirigirnos decididamente hacia un modelo basado en las energías renovables y la eficiencia energética, y transformar el sector de la construcción hacia la rehabilitación de nuestro parque de viviendas.                                                                     ● Desarrollar la agricultura y ganadería ecológicas y la pesca sostenible.                 ● Fomentar un turismo económica y ecológicamente sostenible que se constituya en un factor de conservación de nuestro patrimonio.                                  ● Aprovechar la factoría cultural andaluza como motor de desarrollo económico y cohesión social.                                                                                                                                 ● Apoyar la investigación e innovación en sectores que mejoren nuestra situación social y ambiental, poniendo en valor aquellos ámbitos en que ya somos punteros.                                                                                                                                      ● Defender unos servicios públicos de calidad, y desarrollarlos para satisfacer las necesidades sociales en ámbitos como la educación, la sanidad, la igualdad…

Aprobación del Manifiesto en la I Conferencía Politica de EQUO ANDALUCÍA

Estas líneas de actuación, que harán de Andalucía un territorio más próspero donde el trabajo, la vivienda, los bienes y servicios estén accesibles para todas las personas, se apoyan en cuatro ejes de intervención institucional:

● La mejora de la calidad democrática mediante reformas del régimen electoral, de los instrumentos de participación ciudadana, y medidas de transparencia pública y anticorrupción.                                                                                    ● La reforma fiscal, con una nueva cultura impositiva donde paguen más quienes más tienen y quienes contaminan y consumen más recursos naturales.                       ● La creación de una banca pública y ética andaluza, despolitizada, y orientada a priorizar las inversiones en Andalucía en iniciativas empresariales responsables y a apoyar la economía de las familias.                                                          ● La comarcalización de nuestra estructura territorial, que favorezca la descentralización de los órganos de gobierno y racionalice la administración local ajustando los marcos administrativos a los territorios naturales.

EQUO-ANDALUCÍA se compromete con las gentes y los recursos de nuestra tierra. Apostamos por Andalucía como un territorio de gran peso específico en un estado federal y europeo, republicano y laico. Somos andaluzas y andaluces que estamos construyendo una sociedad más igualitaria para todas y para todos, con especial atención a los derechos de las personas mayores y la infancia, responsabilizada con la igualdad de género y con la denuncia de la violencia machista. Defendemos una sociedad intercultural, no excluyente y que intervenga decididamente contra cualquier forma de discriminación (sea por motivo de género, etnia, opción sexual…). Proponemos una sociedad más sostenible en el presente y que garantice los derechos de las generaciones futuras, que persiga el maltrato y la violencia contra los animales, y promueva la conservación de la biodiversidad. Una sociedad comprometida con la resolución pacífica de los conflictos. Y lo hacemos practicando la democracia, la horizontalidad y la transparencia: nuestras listas electorales están abiertas a quienes quieran participar, y todas las personas asociadas o simpatizantes de EQUO elegimos quiénes las componen, y en qué orden. Nuestro programa electoral es fruto del trabajo colectivo y las aportaciones tanto de la comunidad de EQUO como de diversos colectivos y organizaciones sociales; utilizamos los mínimos recursos económicos y materiales necesarios sin recurrir a ninguna entidad financiera y nuestras cuentas son de conocimiento público. Hacemos lo que decimos, y así demostramos que hay otra forma de hacer política.

Conoce a tus candidat@s: Unos suplentes de primera

Para concluir con esta sección, no queremos dejar de presentar a los cuatro suplentes, dos hombres y dos mujeres que podrían haber ocupado cualquier otro lugar en la lista.

Irene Montilla es doctora en Humanidades y trabaja como arqueologa en el Conjunto Arqueológico de Madinat al-Zahra y en la Universidad de Jaén. Sin haber tenido previamente una militancia o participación social, EQUO le ha animado a dar un paso adelante, ya que comparte las ideas y el espiritu de este proyecto, que le ha supuesto recuperar la ilusión por la politica.

Nicolas Puerto Barrios es un veterano, conocido por muchisima gente en Córdoba, ya que fue concejal en el Ayuntamiento de Córdoba, aunque sin dejar de trabajar dentro de su profesión (Ingeniero Técnico en Telecomunicaciones) y sin cobrar salario público. Ha participado en diversos movimientos sociales en Córdoba y Madrid (Juveniles y estudiantiles, sindicales, políticos y vecinales) desde su adolescencia.

Ha trabajado en varios medios de prensa, tanto alternativos como comerciales, y su apoyo a EQUO viene de la confianza que le merecen las personas involucradas en este proyecto así como por haber vivido toda su vida segun unos valores compartidos.

Ana Mª Carnero Luna trabaja como Administrativa en el sector Metalurgico y es Delegada Sindical en su empresa. Esta mujer divorciada, madre de tres hijas, tiene un papel importante dentro de la Asamblea del 15-M de su barrio, la Fuensanta. Para explicar su participación y pasión por EQUO, explica que han sido los acontecimientos de los últimos años (crisis, recortes, 15-M, etc) los que han hecho que aflorará en ella un compromiso social que siempre había estado en su interior de forma larvada.

Angel Ramirez es sociologo en el IESA y ha participado en proyectos de investigación sobre diversas cuestiones. Su trabajo más reciente está orientado a investigación y desarrollo de programas culturales y de divulgación científica.  Se inició en el movimiento verde a principios de los 90 y ha sido candidato en diversas elecciones, al igual que ha tenido responsabilidades de gestión en la Consejería de Medio Ambiente.    

En estas elecciones espera que Andalucía no se deje atrapar entre dos opciones que se parecen demasiado: ni el PP ni el PSOE creen ya en Andalucía, ni saben como sacarla de la situación de desventaja en que se encuentra. Sabe que se puede hacer mucho, pero hay que creérselo, y Equo se lo cree.

Con gente como ellos y ellas, EQUO Andalucía va!!