Archivo de la categoría: elecciones

EQUO Córdoba anima a participar en las votaciones para elegir a la personas candidatas de la provincia para las próximas elecciones generales

EQUO es la primera formación política que, desde sus inicios en 2011, elige en primarias abiertas a sus representantes, y a sus candidatos y candidatas para las distintas elecciones

EQUO Córdoba invita a participar y a elegir a sus representantes provinciales para el Congreso de los Diputados y el Senado en las próximas elecciones generales.

Desde el jueves 24 hasta el domingo 27 de septiembre está abierto el plazo de votación para las primarias provinciales de EQUO: https://votaciones.partidoequo.es/

plataforma_votaciones

Además de elegir, en dichas votaciones, al cabeza de lista para el Congreso y Senado se confeccionará una lista cremallera, con alternancia de género, de acuerdo con una de las ideas fundamentales de EQUO desde su nacimiento, la equidad.

Asamblea Provincial 27 de Junio

Tras dos apasionantes procesos electorales que han supuesto, sobre todo en las municipales, un cambio político de envergadura y unos resultados históricos para la ecología política, es momento de revisar lo hecho, plantearnos los próximos meses y renovar nuestros órganos provinciales, Mesa de Coordinación y Portavocías paritarias. Con la vista puesta en las elecciones generales de otoño, EQUO Córdoba quiere dar un impulso a su acción política, siempre desde la colaboración y la participación activa.

El sábado 27 estaremos en la Plaza de las Tazas nº 11  a partir de las 10 de la mañana con el siguiente orden del día:

1. Balance de situación de EQUO tras los procesos de Elecciones Autonómicas y Municipales.

2. Estrategia para el crecimiento, visibilidad y presencia pública de EQUO Córdoba en la capital y provincia.

3. Posicionamiento y preparación para las próximas Elecciones Generales.

4. Renovación de la Mesa de Coordinación Provincial y Portavoces de EQUO Córdoba. Elección entre las personas candidatas.

5. Varios.

Posteriormente compartiremos un rato distendido con un almuerzo colaborativo.

Asamblea EQUO Córdoba27 junio

EQUO Córdoba anima a participar en las primarias para elegir a la persona candidata de las próximas elecciones generales

EQUO Córdoba ha informado del proceso de primarias que el partido ha puesto en marcha para elegir a la persona que será candidata a las próximas elecciones generales. Tal y como han recordado, desde su nacimiento hace cuatro años, esta formación apuesta por la transparencia y la participación ciudadana y de ahí que se vayan a celebrar unas primarias abiertas a toda la ciudadanía.

 

En principio, como requisitos para aspirar a  ser cabeza de cartel, hay que ser afiliado o simpatizante de EQUO, mayor de edad, cumplir con los requisitos recogidos en los artículos 6 y 7 de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General, no estar participando en procesos de primarias ajenos a EQUO para las elecciones generales de 2015 y no estar imputado ni condenado en ningún caso de corrupción o delitos contrarios a los principios de este partido.

prima

 

Los interesados en someterse a la votación de primarias deberán presentar su candidatura antes de las 23.59 horas del próximo 11 de junio rellenando un formulario que se puede encontrar en la web de Equo, y enviando un mail a la dirección de correo electrónico primarias2015@partidoequo.es incluyendo una declaración responsable firmada, una foto en horizontal y de plano medio de menos de 2 MB y un vídeo de presentación de menos de un minuto del aspirante.

 

Si el interesado en participar en estas primarias no es ni afiliado ni simpatizante, también puede participar, para ello tendrá que inscribirse antes del día 17, fecha del cierre de censos, a través de la web.

 

Para más información, pincha en la web primarias.partidoequo.es

Elecciones: De los compartimentos estancos pre-electorales a los vasos comunicantes post-electorales

Resulta curioso observar a los políticos opinando sobre las posibles alianzas post-electorales y ver como lo que hace unos días, antes de las elecciones, las posiciones de unos con respecto a otros eran barreras infranqueables que hacían difícil, cuando no imposible, plantear acuerdos o pactos a la hora de gobernar, ahora no lo son tanto, es más, parece que el dique de separación se ha derrumbado completamente. Como ejemplo paradigmático tenemos a la candidata a la alcaldía de Madrid por el Partido Popular que ha pasado de insultar públicamente sin reparos al candidato del PSOE acusándolo de mentir y de querer obtener la alcaldía a cualquier precio  a decir que tiene un programa que comparte y ofrecerle su apoyo para que sea el alcalde de la ciudad.

¿Cómo explicar este divorcio entre el antes y el después electoral?

Quizás puedan sernos útiles algunas ideas en relación con la manera de actuar en los dos tipos de situaciones que se dan ante los problemas cotidianos y la importancia del contexto. En lo que respecta a las situaciones, nos encontramos con que por un lado se dan situaciones deterministas, que son aquellas en las que sólo existe una solución  correcta, y todas las demás respuestas son falsas.

Al encontrar la solución correcta – “la verdad”- yo me sitúo en lo que se denomina “toma de decisión verídica”. Ej. ¿Cuál es el nombre de mi hija? ¿Cuánto es cinco más seis?, ¿Cuál es el rio más largo del mundo? ¿Cuál es la capital de España? etc.

 Son situaciones en las que, como en los problemas que nos ponían en la escuela, debemos encontrar la respuesta correcta,  la pregunta es clara y nosotros debemos encontrar la única respuesta válida.

 Pero la mayoría de las situaciones de la vida real, fuera del ámbito de los problemas técnicos restringidos, son intrínsecamente ambiguas. La respuesta está oculta y, lo más interesante, es que también lo está la pregunta. Nuestros objetivos en la vida son generales y vagos, y nuestros intereses cambian con la situación. El mundo en el que vivimos es ambiguo, de manera que si exceptuamos los exámenes en nuestro periodo estudiantil y las trivialidades fácticas y computacionales, la mayoría de las decisiones que tomamos en nuestras vidas cotidianas no tienen soluciones intrínsecamente correctas, por lo que las elecciones que hacemos no son inherentes  a las situaciones que se nos presentan, pudiendo haber hecho otras. Ej. ¿Qué chaqueta voy a ponerme hoy? ¿Qué cenaré esta noche? ¿Dónde iré de vacaciones? ¿Qué cualidades debe tener mi pareja? etc.

Las elecciones realizadas son un intercambio complejo entre las características de las situaciones y nuestras capacidades, nuestras aspiraciones, nuestras dudas y nuestra historia, en definitiva lo que llamamos nuestra “personalidad o disposición”, siendo la corteza prefrontal y su correcto funcionamiento fundamental para tal toma de decisiones, puesto que es la única parte del cerebro donde los inputs que proceden del interior del organismo convergen con los inputs procedentes del mundo exterior.

Encontrar soluciones para situaciones deterministas es algo que puede hacerse por vía algorítmica de manera que cada vez se delega más en aparatos: calculadoras, computadores, directorios de todo tipo. Pero hacer elecciones en ausencia de soluciones intrínsecamente correctas sigue siendo, al menos por ahora, un territorio específicamente humano en el que intervienen de manera importante las emociones a través del mecanismo, descrito por A. Damasio, del “marcador somático”. Este tipo de soluciones se denominan “toma de decisiones adaptativas” y son las que se dan en las decisiones de interacción social, en las que hay una ausencia de verdades absolutas algorítmicamente compatibles, a diferencia de las decisiones técnicas o deterministas.

 Resolver la ambigüedad o “desambiguar la situación” en la jerga científica, significa a menudo elegir primero la pregunta, es decir, reducir la situación a una pregunta que tiene una única respuesta correcta.  Al escoger la chaqueta que me voy a poner tengo que decidir que pretendo con el uso de la misma (abrigarme, ir a la moda, impresionar a los demás, no dar la nota, etc.) y en función de ello decidiré cual de las chaquetas que poseo es la más adecuada.

La forma precisa en que “desambiguo la situación” depende de “mis prioridades e intereses en ese momento”, que pueden cambiar  y de hecho cambian y mucho “dependiendo del contexto”. Es importante el que un individuo tenga flexibilidad para adoptar diferentes perspectivas sobre la misma situación en diferentes momentos.

La persona debe ser capaz de “desambiguar” la misma situación de múltiples maneras, y tener la capacidad de cambiar entre ellas a voluntad en función de las circunstancias.

En resumen las decisiones verídicas tratan de “encontrar la verdad”, y las decisiones adaptativas y centradas en el actor tratan de escoger “lo que es bueno para mí y los míos” y su base cerebral son los lóbulos prefrontales.

Pues bien, aclarados los conceptos anteriores, en los que se encuentran las claves para hacer una hermenéutica de la dualidad teórico/practica en el ejercicio de la política en particular y en las actividades cotidianas en general, pasemos a ver lo que, en mi opinión, ocurre en la práctica política.

Antes de las elecciones los debates se centran en las ideologías, programas y conductas de los diferentes grupos políticos, resaltando las diferencias, ya que ello es la razón de ser de cada uno. Son auténticos compartimentos estancos donde se nos hacen ver, y sobre todo se autoconvencen, de la imposibilidad de confluir dadas las ¡enormes diferencias! que los separan. Aunque se trate de una situación adaptativa y por lo tanto ambigua, a la hora de desambiguarla en el contexto pre-electoral prima un tipo de interés centrado en la necesidad de diferenciarnos de los demás para captar el máximo número de votos y nos hacemos la pregunta en función de ello, para la cual analizamos documentos y/o hechos y en caso de fijarnos en las personas lo hacemos en los dirigentes,  los comparamos centrándonos en las diferencias pues presuponemos que quienes acuden de manera independiente es porque no hay similitudes suficientes para confluir, con lo que conseguimos que, como si se tratara de una situación determinista solo haya una respuesta correcta. Las preguntas son concretas y claras y las respuestas también. Somos diferentes en aspectos que consideramos vitales tanto de contenido como de forma, pues concurrimos separados.

  Sin embargo cuando el debate se produce tras la cita electoral pasamos a hacer un tipo de valoraciones diferentes, lo primero es que en las comparaciones desaparecen los “lideres” y aparecen las “bases” y las preguntas son ¿Qué partido o grupo gobernará si adopto una postura u otra? ¿En qué forma la decisión que tome beneficia a mi grupo, a mis electores, a mi ciudad, a mis ideales, etc.?  Aquí aparece la ambigüedad, pues necesitamos aclarar ¿de qué tipo de beneficios hablamos? Electorales, éticos, económicos, de poder, etc. y en función de ello obtendremos un tipo de conducta adaptativa a realizar, siendo diferente en cada situación y no existiendo ningún barómetro que nos indique cual es la correcta, sencillamente porque no existe. Solo podemos aspirar a la hora de desambiguar la situación a hacernos aquellas preguntas que más se aproximen a los valores y principios que consideremos prioritarios y esenciales, sabiendo que cualquier decisión supone un “coste de oportunidad”, al abandonar otras opciones posibles, y será “aceptada” con desagrado por algunos componentes del grupo partidarios de elegir una opción diferente.

Las ideas expuestas pueden sernos de utilidad práctica para evitar los dos errores más frecuentes en los que solemos caer al tener que tomar decisiones en nuestra actividad cotidiana en general y en los planteamientos para los acuerdos políticos en particular.

El primero de los errores consiste en no tener en cuenta el papel de nuestras emociones a la hora de tomar una decisión. Solemos creer que la decisión tomada ha sido fruto de un proceso analítico y racional, cuando en realidad ha sido nuestro cerebro emocional el que como un Casanova o una Mata Hari de forma seductora e inconsciente presentan a la conciencia las opciones de su agrado que posteriormente racionalizamos con argumentos que las justifiquen, haciéndonos creer que las “razones” que nos han inclinado hacia la decisión que defendemos fueron antes que las emociones. En definitiva elegimos inconscientemente guiados por las emociones y posteriormente aplicamos la razón para justificarlas.

El segundo error es una consecuencia del primero y consiste en pasar a dar las respuestas sin antes hacernos las preguntas oportunas, ya que al tratarse de una situación ambigua la pregunta está oculta o implícita y debemos explicitarla y sacarla a la luz para poder dar la respuesta.

asa

En el caso concreto de un grupo político cuyos resultados electorales no lo coloquen en una situación determinista que solo tenga una opción posible (gobernar por tener mayoría absoluta u oposición por no tener con quien aliarse) sino que se vea con la posibilidad de llegar a acuerdos con otros grupos debería mirar sus propuestas, valores y principios pre-electorales para en función de ellos preguntarse a quien puede o no apoyar en función de los escenarios posibles. Puede ocurrir que haciéndonos las preguntas “adecuadas”, en ninguno de los escenarios tengamos la respuesta, al tiempo que el no participar implique un resultado inaceptable, encontrándonos “entre la espada y la pared”. Dilema con difícil solución y bastante frecuente, sin embargo no debemos olvidar que uno de los puntos fuertes del Movimiento 15M era su imprevisibilidad  desde el punto de vista de la vieja política  porque sus raíces e intereses eran y son diferentes, si los partidos u organizaciones surgidos al calor del 15M pierden esta cualidad  y sus acciones se convierten en previsibles se habrá perdido una parte sustancial de su fuerza.

Antonio Pintor Álvarez. Médico y miembro de EQUO

Visita de Florent Marcellesi: Municipalismo en la Europa de las ciudades

Tan sólo quedan dos días de campaña antes de que hagamos historia con Ganemos Córdoba, la primera agrupación de electores en nuestra ciudad. Las últimas horas son fundamentales y por eso te pedimos un último esfuerzo desde EQUO, como hará nuestro compañero Florent Marcellesi, representante de EQUO en el Parlamento Europeo dentro del grupo Verde, activista e investigador.
Florent, al que ya conocemos por sus diversas visitas en apoyo a EQUO Córdoba, estará el viernes 22 a las 12:30 de la mañana en la plaza de la Corredera junto con Rafa Blázquez y Vicky López, nos 1 y 2 de Ganemos Córdoba. Se tratará de un encuentro abierto con la ciudadanía para hablar del municipalismo en Europa, donde existen experiencias de gran interés para Córdoba.
Te adjuntamos el cartel del acto y te pedimos un esfuerzo para arropar a nuestr@s candida@s y al compañero Florent. Acércate y tráete a un amigo!
photo_2015-05-21_07-02-23
Imagen

Visita de la coportavoz federal, Rosa Martínez, para apoyar Ganemos Córdoba

10458590_809769072446456_4160158469762744730_n

Encuentro con Florent Marcellesi, representante de EQUO en el Parlamento Europeo

10656124_10152733761332113_1801610319_n

El día 20 de marzo tendrá lugar en la Asociación de la Prensa de Córdoba (ASPRENCOR) una presentación de las propuestas programáticas de Podemos Andalucía relacionadas con el nuevo modelo productivo y el empleo verde a cargo de Florent Marcellesi y Pepe Larios.

Florent Marcellesi es activista ecologista e investigador que reside desde el año 2004 en España. Teórico de la ecología política, conjuga sus trabajos de investigación con una intensa actividad en el movimiento verde español y europeo.

Además de una formación como ingeniero de Caminos, Canales y Puertos y urbanista, es también especialista en cooperación internacional y es autor de numerosos libros y artículos sobre ecología política, el medio ambiente, cooperación al desarrollo, Europa u otras cuestiones internacionales. Desde 2014 trabaja en el Parlamento Europeo donde ocupará un puesto de eurodiputado a partir de 2016 con la coalición Primavera Europea.

Su intervención resaltará la necesidad de cambiar el modelo productivo andaluz y las propuestas de EQUO y Podemos Andalucía en ese sentido.

En recuerdo de Catherine (Kitty) Genovese y una nota sobre la corrupción.

En la madrugada del viernes 13 de marzo de 1964, hace hoy 51 años, la joven Kitty Genovese de 38 años de edad, fue brutalmente asesinada cerca de su casa en el condado de Queens, Nueva York, cuando volvía de hacer el turno de noche en el bar en el que trabajaba de encargada.

kyty

En una primera agresión fue apuñalada por la espalda y en el abdomen por Winston Moseley. Ella gritó en el silencio de la noche: “¡Ay Dios mío! ¡Me han clavado un cuchillo! ¡Socorro! ¡Socorro, por favor! Se encendieron las luces de las ventanas en los apartamentos próximos. Alguien gritó: “Deje en paz a esa chica”. El agresor salió corriendo del lugar y las luces se volvieron a apagar, sin que nadie acudiera en ayuda de Kitty. Minutos después Moseley regresó y la siguió apuñalando y ella volvió a gritar pidiendo ayuda y de nuevo se encendieron las luces y de nuevo el agresor huyó. Se volvieron a apagar las luces y el asesino regresó para terminar lo que había empezado treinta y cinco minutos antes, a las tres y cuarto de la madrugada.

Treinta y ocho personas habían presenciado el asesinato y solo una llamó a la policía cuando la víctima ya había muerto. Nadie bajó a ayudarla.

Las circunstancias del crimen y la aparente reacción (o más bien la falta de ella) de sus vecinos aparecieron en un artículo de prensa dos semanas después provocando un escándalo en toda la nación, pues aún flotaba en el ambiente las terribles imágenes del holocausto y la pasividad del pueblo alemán ante el mismo.

Dos jóvenes psicólogos sociales, John Darley y Bibb Latané, decidieron investigar sobre la conducta humana solidaria e idearon una serie de experimentos para estudiar las condiciones en que el ser humano pasa por alto la demanda de auxilio de sus congéneres, así como las condiciones en que se impone la compasión. Su trabajo, denominado “Experimento del Espectador Apático”, se convirtió en uno de los experimentos clásicos de la psicología social y sus resultados se conocen como “Efecto espectador” o «Síndrome Genovese».

Se aportaron dos razones para explicar el “efecto del espectador apático”.

Primero, la difusión de la responsabilidad. Esto ocurre cuando la gente piensa que otra persona va a intervenir y, como resultado, se siente menos responsable. En los experimentos de Darley y Latané, cuantas más personas participaban menor era la probabilidad de que interviniesen para ayudar. Siendo alrededor del 30% los que pedían ayuda cuando había al menos cuatro participantes y del 85% cuando el sujeto estaba solo. Otro factor era el tiempo en reaccionar, de manera que cuando se pasaba de los tres minutos de que se produjese el suceso las probabilidades de prestar ayuda por parte de los presentes disminuían. Además se encontraron con que la “Etiqueta Social”, es decir, los modales o código de conducta que delimita las expectativas para el comportamiento social de acuerdo con las normas contemporáneas convencionales dentro de una sociedad, la clase social o grupo, refuerza la difusión de la responsabilidad con tanta intensidad que la anula incluso en situaciones de vida o muerte, y todo por el “miedo al ridículo” o a la “exclusión del grupo”, evidenciando una falta de confianza en uno mismo.

Segundo, la ignorancia pluralista. Esto se refiere a la mentalidad de que ya que nadie está reaccionando ante la emergencia mi ayuda personal no es necesaria. Observar la falta de acción de los demás dará lugar a la idea de que la emergencia no es tan grave en comparación con la percepción cuando uno está solo. Nos contagiamos inmovilismo unos a otros. Aquí seguramente también interviene la “Etiqueta Social” para no actuar y la autoexplicación que nos damos es una racionalización para justificar nuestra conducta.

Como resultado de sus experimentos Darley y Latané elaboraron las cinco fases de la conducta solidaria ante una situación de emergencia:

  • 1.- “Es preciso que quien puede prestar auxilio se dé cuenta de lo que está sucediendo”.
  • 2.- “Es preciso entender que el suceso requiere intervención”, esto no siempre es fácil en la vida real, dadas las ambigüedades que las situaciones pueden plantear y la fuerza de la etiqueta social, ante el temor de malinterpretar la necesidad de ayuda y hacer el ridículo ante los demás.
  • 3.- “Es preciso asumir la responsabilidad   personal”. Aquí necesitamos tener confianza en nosotros para evitar la dilución de la responsabilidad.
  • 4.- “Es preciso decidir qué acción emprender”.
  • 5.- “Es preciso actuar en consecuencia

Quisiera resaltar el descubrimiento de la importancia que tiene en nuestra conducta la “etiqueta social”, al ser modales o códigos de conducta que favorecen la cohesión de los grupos y por tanto su capacidad de supervivencia, por lo que deben sustentarse en una base biológica mediante el desarrollo de circuitos neurales que la favorezcan al implicar una ventaja evolutiva, además de ser reforzada culturalmente, de ahí su fuerza como motivador de conducta.

Como sabemos la evolución por selección natural no es ni buena ni mala desde el punto de vista de la moral, sino que solo explica hechos. Por tanto esa “predisposición” a cerrar filas en pro del grupo puede ser positiva o negativa desde un punto de vista ético, dependiendo de los valores y principios que tengan el grupo o la sociedad en ese momento.

Si hoy tenemos una situación de emergencia social en lo referente a valores y principios es la CORRUPCIÓN en “TODAS” nuestras instituciones, como reflejo de una sociedad corrupta que entre “casi TODOS” sostenemos. Hemos presenciado y seguimos haciéndolo escándalos que van desde la monarquía, la iglesia, el gobierno, los partidos políticos, los sindicatos, los tribunales de justicia, el ejercito, las empresas, etc. Como diría un castizo “aquí no se salva ni Dios”. Y todo ello ocurre por la permisividad de “la ciudadanía”, porque forma parte de la “etiqueta social real” aunque no de la “etiqueta social formal”, de manera que todas las instituciones mencionadas y las que no, así como los ciudadanos, de manera pública expresaran su rechazo a la corrupción pero en la práctica seguirán sin hacer nada para evitarla, y practicándola cada uno al nivel que las circunstancias le permiten, rechazo verbal pero no visceral, sencillamente porque se trata solo de un rechazo formal, de acuerdo con las “normas sociales” de lo que se da en llamar lo “políticamente correcto”, pero no existe, al menos de momento, un rechazo emocional, que nos provoque repugnancia tanto los actos de corrupción como las personas que los cometen, especialmente si ocupan posiciones de relevancia social.

Si aplicamos los conocimientos adquiridos con los experimentos mencionados y sus cinco fases, lo primero a tener en cuenta es un diagnostico correcto de la situación, que al contrario de lo que nos cuentan no se trata de “casos aislados” o “manzanas podridas”, el problema no es solo disposicional, o sea de las personas, sino sistémico y situacional, son los “mimbres y el cesto” los que están podridos.

Por supuesto que estamos ante una situación que requiere nuestra intervención y de manera urgente y para ello tenemos “TODOS” que asumir nuestra responsabilidad tanto en lo que está ocurriendo como a la hora de poner remedio, para lo que hemos de intervenir en, al menos, dos escenarios, uno sobre nosotros mismos, haciendo un ejercicio de autoconciencia y reflexión sobre nuestro modo de vida e intentar descubrir que cambios tendríamos que hacer para convertirnos en mejores personas que aspiran a una sociedad solidaria en un planeta limpio y lleno de vida, un ejercicio que debe ser estructural y permanente; y por otra parte como ciudadanos debemos participar en la política de nuestra ciudad, comunidad y país, apoyando a aquellas personas y colectivos de cualquier tipo que defiendan “de verdad” la defensa de lo público con honestidad y honradez, evitando que grupos y/o personas cuyos hechos, al contrario que sus palabras, nos muestran que no están por el tipo de mundo al que nos hemos referido anteriormente y siguen instalados en la corrupción, utilizando lo público para beneficio propio o de su grupo

Coyunturalmente tenemos la oportunidad de actuar en los procesos electorales como los que están previstos próximamente. Ahora corresponde a cada uno realizar sus propios análisis para encajar las diferentes piezas del puzle en el escenario político actual y actuar en consecuencia. Si el rechazo a la corrupción no fuera simple retórica en nuestro país, Partido Popular, PSOE y CiU, hoy serian cadáveres políticos sin ningún apoyo por parte de los votantes. Esperemos a ver los resultados.

Antonio Pintor Álvarez. Médico. Miembro de Equo

EQUO tacha de indecentes los 250.000 euros asignados en publicidad por el PP al Córdoba C.F.

EQUO considera indecente la última actuación política llevada a cabo por el gobierno del Sr. Nieto y el grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Córdoba. El Pleno del Ayuntamiento ha aprobado sólo con los votos del PP dedicar la cantidad de 250.000 euros al Córdoba C.F., entidad privada, para publicitar el Festival de la Guitarra de este año.

Al partido verde le parece intolerable este despilfarro de recursos, más aún cuando el Festival de la Guitarra de Córdoba parece usarse como un mero instrumento para transferir dinero público a una sociedad anónima deportiva.

Para EQUO es imprescindible que sean las personas la prioridad de las actuaciones políticas que se lleven a cabo desde el Ayuntamiento. Y en este caso aún más cuando con esa cantidad de dinero se podía haber apostado por resolver numerosos problemas relacionados con derechos básicos de las personas.

Foto: Diario Córdoba

Foto: Diario Córdoba

El coportavoz de EQUO Andalucía y candidato número 3 en las listas de Podemos, Pepe Larios,  comenta que “la formación  política EQUO vuelve a mostrarse sorprendida tras otra actuación en beneficio del Córdoba C.F., empresa privada, y recuerda la celeridad en los trámites urbanísticos realizados para la cesión de suelo para la construcción de la Ciudad Deportiva del Córdobas Club de Fútbol”. Añade además que “no sabemos qué se esconde tras este escandaloso interés del Sr. Nieto por beneficiar a una entidad privada como el Córdoba C.F. y qué prisas por realizar estas actuaciones cuando quedan sólo dos meses para las elecciones municipales”.

EQUO exige al Sr. Nieto que deje de despilfarrar recursos públicos cuando en la actualidad hay muchas necesidades en la ciudad y en sus vecinos y vecinas antes de beneficiar continuamente al Córdoba C.F.

EQUO colaborará en las próximas elecciones municipales para traer un nuevo Gobierno a la ciudad que priorice los intereses de las personas por encima de los intereses de empresas privadas y que permitan que el dinero público se utilice para hacer disminuir las desigualdades que en esta ciudad se han incrementado con estos años de crisis.

A DESALAMBRAR

Este el nombre de una plataforma ciudadana cordobesa que, desde hace ya más de una década, viene luchando por reclamar la apertura de los caminos públicos que muchos propietarios de fincas han ido cerrando con sus alambradas o cancelas para evitar el uso público de los mismos. Caminos que históricamente han sido transitados y utilizados como vías de comunicación entre poblaciones, comarcas, etc., y que tras el trazado de las nuevas carreteras han ido decreciendo en transeúntes pero no en interés y en dominio público, ya que nos pertenecen a todos, a nuestros respectivos Ayuntamientos. Interés, por otra parte, que en los últimos años se está recuperando notablemente por el creciente deseo de la ciudadanía de poder acceder y disfrutar de los entornos naturales que rodean nuestras poblaciones. Siendo este el motivo de que dicha plataforma no cesa en sus reivindicaciones frente a los Ayuntamientos o Administraciones Publicas competentes para que protejan y conserven convenientemente este patrimonio que es de todos frente a quienes de hecho, que no de derecho, pretenden apropiarse de su utilidad confiriéndole el carácter de privado.

Pues bien, del mismo modo que nos han ido imposibilitando el acceso a los mencionados caminos, quedando cada vez más reducidos nuestros legítimos derechos a transitar por los espacios naturales de nuestros municipios, podría decirse, alegóricamente, que en los últimos años nos están colocando un sinfín de nuevas alambradas que nos impiden acceder a lo que, públicamente, era reconocido como derechos de la ciudadanía. Como el derecho a una sanidad y una educación pública, universal y gratuita, a las ayudas a la dependencia, a unas pensiones y salarios mínimos mínimamente dignos, etc. Alambradas que van acotando los espacios públicos a favor de los privados. Y del mismo modo que el disfrute de los espacios naturales se está delimitando para el uso exclusivo de los propietarios de las fincas por donde discurren los caminos, la sanidad, la educación y otros tipos de servicios y derechos básicos se van delimitando a favor de quien pueda pagarlo.

En definitiva, el espacio de lo privado aumenta en detrimento de lo público, cercenando, con sus alambradas físicas o figuradas, los legítimos accesos que cualquier ciudadano debe de tener a su alcance para poder desarrollar una vida mínimamente digna. Sobra decir que lo público nos concierne a todos y que el alcance y medida de su ámbito ofrece un claro reflejo del tipo y modelo de sociedad que estamos construyendo y la clase de valores que se priorizan en ella. Como el nivel de homogeneidad, solidaridad, justicia social o preponderancia del bien común. Mientras que la encarnecida defensa de lo privado, que suele ser postulada por quienes gozan de un mayor patrimonio material, hace prevalecer el interés individual al colectivo, la defensa de lo particular frente a lo común y la supremacía del desequilibrio social sobre la equidad.

Pues bien, dado que acabamos de entrar en un año eminentemente electoral, en el que, a través de nuestro voto, expresaremos el tipo de política con el que queremos ser gobernados y el modelo de sociedad que deseamos otorgarnos, es el momento perfecto para decir con toda claridad “NO”. No queremos continuar por éste impuesto camino acotado por opresoras alambradas que constriñen nuestro espacio vital y que, como reses condenadas a su resignado destino, nos conducen a esos precipicios por los que suelen rodar las vidas de los que no se pueden permitir estar al otro lado de la alambrada. Ese otro lado donde vuelve a reinar, como un renacido señor feudal, lo privado. NO, no más cotos privados con las mejores dehesas, manantiales y arroyos, mientras al ciudadano de a pié tan sólo le dejan la tierra reseca y baldía. NO, no más malgastar el pasto de todos para la crianza de esos insaciables cerdos a los que nunca les llega su San Martín. Y NO, nos más caminos usurpados al pueblo para el exclusivo disfrute de quienes, con sus alambradas, pretenden detener nuestros pasos y atrofiar nuestros músculos para que se nos olvide caminar.

Es hora de desentumecer nuestros pies, colocarnos nuestro mejor calzado y echarse a andar por todos los caminos que pretenden arrebatarnos. Y, con el poder de nuestras voces, de nuestros votos, construir una gigantesca tenaza con la que cortar todas las alambradas que pretendan detener nuestro avance.

Ahora, más que nunca, ha llegado la hora de “A DESALAMBRAR”.

José Moral, simpatizante de EQUO