Salvar vidas no es delito

Julio Latorre, José Enrique Rodríguez y Manuel Blanco, fueron detenidos en 2016 en Lesbos cuando iban a rescatar una barcaza de refugiados. Los tres son bomberos voluntarios de la organización Proem-Aid y el próximo 7 de mayo se enfrentan en Grecia a un juicio acusados de tráfico de personas, cuando en realidad ellos “sólo” salvaban vidas.

Desde EQUO queremos mostrar todo nuestro apoyo, tanto a Julio, Enrique y Manuel, como a Proem-Aid, una organización solidaria que está constituida por profesionales de las emergencias que prestan su trabajo de forma voluntaria y altruista. Pese a las adversidades y la criminalización de la actividad de las organizaciones humanitarias, Proem-aid sigue desplegando, a día de hoy, su encomiable labor de búsqueda y rescate en esta y otras localizaciones del Mediterráneo.

Esta Asociación, junto con muchas otras, contribuyen a nivel internacional en las labores de salvamento de hombres mujeres y niños y niñas en circunstancias extremas, no siendo merecedoras por ello de la criminalización de la que son actual y desgraciadamente objeto, en este y en otros casos similares: se trataría, por ello y sin ningún género de dudas, de labores humanitarias a los efectos de exención de responsabilidades criminales a las que hace referencia explícita la Directiva europea de facilitación.

Por todo ello, desde EQUO nos comprometemos a:

  1. Reiterar nuestro apoyo a D. Manuel Blanco, D. José Enrique Rodríguez y D. Julio Latorre por su labor humanitaria realizando trabajos de rescate y salvamento en la isla de Lesbos (Grecia).
  2. Reconocer públicamente la utilidad y carácter humanitario de la ONG Proemaid como organización constituida por profesionales de las emergencias que prestan su trabajo de manera voluntaria y altruista.
  3. Reiterar la inquebrantable convicción de EQUO de que el derecho que asiste a todo/a solicitante de asilo, refugio u otra forma de protección internacional subsidiaria, a solicitar tal estatuto en las condiciones que estipulan los convenios internacionales, y todo ello más allá del reconocimiento que supone el cumplimiento del deber irrenunciable de socorro a náufragos -sea cual fueres el estatuto jurídico que éstos tengan o al que aspiren- que queda acreditado en la públicamente celebrada labor de los tres bomberos andaluces y su ONG.
  4. Manifestar el absoluto convencimiento en la inocencia de los tres encausados, conciudadanos nuestros, respecto a los cargos que, injustamente, se les imputan, brindándoles con la presente declaración unánime nuestro más firme apoyo y solidaridad.
  5. Trasladar el presente Acuerdo al Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, con el objeto de que se traslade al Gobierno de Grecia.

Descargar

Deja una respuesta