EQUO entiende que el Centro Comercial de Rabanales 21 sería nocivo para el comercio local y reclama su anulación

EQUO propone que se busquen alternativas sostenibles para el mantenimiento del Parque Tecnológico y advierte de la saturación de centros comerciales en la ciudad de Córdoba, lo que supone un creciente problema para el pequeño y medio comercio de proximidad

El partido verde ha presentado alegaciones al proyecto, acusando al Ayuntamiento de aprobarlo para salvar, temporalmente, la situación económica del Parque Tecnológico y sin un verdadero debate ciudadano

La coportavoz provincial de EQUO, Ana María Carnero, presentó hace dos días las alegaciones de la formación ecologista al proyecto de construir un Centro Comercial dentro del Parque Tecnológico Rabanales 21, en la carretera de Alcolea. En dicho documento, se desgranan los argumentos contrarios a dicho proyecto, que se centran en la falta de transparencia, plantearse como una mera operación urbanística para recaudar fondos para cubrir el déficit del Parque Tecnológico, y en suponer toda una serie de consecuencias adversas para la ciudad de Córdoba y sus habitantes. Por ello, EQUO reclama la anulación de la modificación del PGOU que califica la parcela como comercial y la búsqueda participativa de alternativas para los problemas de Rabanales 21.

 

EQUO entiende que las necesidades económicas del Parque Tecnológico no pueden ser cubiertas con un proyecto puntual, sino que debe abordarse un proceso de participación y debate para plantear las mejores opciones respecto al mismo, siempre desde la óptica del bien común y la sostenibilidad de las soluciones tomadas.

Igualmente, EQUO entiende que no tiene sentido construir un nuevo centro comercial en la ciudad, cuando todas las previsiones apuntan a un paulatino descenso y envejecimiento de la población, que ya tiene más que cubiertas sus necesidades comerciales en la actualidad. En palabras de Ana María Carnero “Un nuevo centro comercial sólo sería rentable a costa de “robar” clientes a los pequeños y medianos comercios de cercanía, empobreciendo nuestros barrios y obligando a vecinos y vecinas a coger aún más el coche para sus compras, apostando por una ciudad cada día más dispersa y desarticulada, lo contrario de lo que este Ayuntamiento dice defender y recomiendan todos los expertos para conseguir mejor calidad de vida y servicios”.

Por su parte, Salustiano Luque, coportavoz provincial del partido verde, advierte de que “el único beneficiario real de toda la operación sería el grupo promotor, que aprovecha las infraestructuras creadas con dinero público en terrenos que pertenecían a la Universidad de Córdoba, para una operación especulativa y lucrativa de incierta viabilidad. El Parque Tecnológico tan sólo conseguiría un alivio temporal e insuficiente para sus problemas financieros, los comercios de la ciudad se verían perjudicados por una mayor oferta con la misma o menor demanda, las carreteras y la calidad del aire sufrirían un mayor número de desplazamientos en coche y el conjunto de la ciudad vería como pierde el uso de una parcela pública para generar beneficios privados. Un negocio ruinoso se mire por donde se mire”.

 

Deja un comentario