No es una crisis financiera, es una crisis de valores

Manoli, creo firmemente que la crisis que nos azota es una crisis de valores.

Desde que nos despertamos y encendemos la luz estamos pagando pero hay otra forma de pagar. En vez de estar pagando a una gran multinacional eléctrica apoyando sus tropelias para además ofrecer a nuestros queridos ministros puestos millonarios como asesores tras su salida de la política, puedes dirigir tu consumo hacia una cooperativa que produzca energía solar, energía limpia, que las hay y no solo una, tienes para elegir.

Llegamos al desayuno y te preparas un vaso de leche con cacao azucarado o un cafelito ¡ummm! sin café no soy nadie ¿verdad Manoli?, pero también puedes optar por una bebida vegetal endulzada con harina de algarroba o un cafelito de achicoria pero claro, la tradición es la tradición, lo hemos hecho toda la vida y eso es como una ley no escrita que si no la cumples no eres humana.

Una buena ducha con productos llenos de parabenos, glicerinas y sultafos que nos rejuvenecerán a la vez que nos envenenan , que más le podemos pedir a un producto, ¡dos en uno!.

Manoli, que no se nos olvide una buena plancha para aplacar esos pelos de loca que no te favorecen nada o en el caso de los señores un buen afeitado con maquinillas desechables, todo para estar presentables antes los demás y que te tomen muy en serio en tu trabajo ¿Sabes que hicieron una prueba en T.V. Y los señores con gomina, corbata y traje son más creíbles que las personas que no lo llevan? , aunque te estén mintiendo y estafando claro está. Lo que yo te diga Manoli, esto es una crisis de valores.

economia-bien

Prepárate el modelito que te vas a poner Manoli, ese modelito adquirido en una de esas cadenas, esa , la del señor gallego, esa donde legalmente evade el pago de los impuestos mediante su sicav, esa donde la explotación infantil y de mujeres está a la orden del día, esa donde hacemos cola para comprar lo último de lo último, esa que ocupa todo el centro de Córdoba y también está por todo el centro comercial de La Sierra, esa que instaló en Irlanda su tienda online, porque claro, comprar en un chino está muy mal , quitan el trabajo a los españoles y españolas pero comprar en esa cadena da caché.

Manoli, lista para trabajar ¿y las llaves? Aquí, preparadas para arrancar el motor del cochazo que hay aparcado en la cochera, porque eso de la bici solo es de perroflautas que además molestan una barbaridad.

Manoli y esta noche toca deportes, para ver en la pantalla a defraudadores condenados por la ley y que saben dar patadas a un balón, ah y que no se olvide que venden muchas camisetas, los fans las compran incondicionalmente y que no se te olvide los pilotos de carreras que se han ido de nuestro país para no pagar impuestos aquí pero nuestro monarca achucha su mano y le pone la otra en el hombro para agradecer que ponga a España en el podium y que no se te olvide comprar su camiseta, su gorra y demás enseres para tener el set completo.

Paco y tú ¿dónde vas hoy? Pues a una manifestación antitaurina por que la tortura no es cultura y digo yo Paco ¿que desayunaste ayer? Pues yo desayuné un cafelito y una tostada con taquitos de jamón y ¿Qué almorzaste? Pues almorcé un potaje con su choricito y su morcillita y ¿Qué cenaste? Pues cené unos filetitos de pollo a la plancha. Paco lo que quieres tú a los toros y que poquito te preocupas por el sufrimiento de los animalitos que te comes ¿no?

Manoli ¿Dónde vas hoy? A limpiar un poquito al sitio que te dije, ¡ Ah sí! A esa institución donde quieren a las mujeres para utilizarlas como chachas y para recaudar limosnas para los pobres, donde no pueden llegar las féminas a pertenecer a su jerarquía ¡Dónde se ha visto que una mujer mande!, esa institución que no paga impuestos, ni IBI, ni “ná”, esa que se apuntan mezquitas y demás inmuebles. Ya, pero yo los apoyo y estoy dentro porque desde allí podré cambiarlo todo aunque mientras tanto se estén aprovechando de mí.

Manoli ¿Dónde vas esta tarde? Pues a una concentración de ecologistas en acción porque ¡yo soy muy ecologista! Y después hemos quedado todos los compañeros y compañeras de la organización que han abierto un garito que te ponen una cervecita y una tapa de choricito al infierno que está de escándalo.

¡Ay Manoli! si ya te lo digo yo, esto no es una crisis financiera, es una crisis de valores.

Inmaculada Sarmiento. EQUO Córdoba

Deja una respuesta