EQUO pide con urgencia al Ayuntamiento el riego del arbolado urbano

Las quejas por el estado del arbolado urbano, podas agresivas y alcorques vacíos o deteriorados es una demanda que la ciudadanía mantiene desde hace años. El verano en Córdoba está siendo duro también para los árboles que habitan la ciudad. A las quejas más habituales hay que añadir ahora la relacionada con el riego del arbolado urbano. Son ya muchas personas las que están notando en sus barrios cómo los árboles empiezan a marchitarse por falta de agua, habiendo muerto ya varios ejemplares. EQUO pide al Ayuntamiento que, de forma urgente, realice riegos por toda la ciudad para conseguir que los ejemplares afectados por la carestía de agua puedan sobrevivir.

arboles

Salustiano Luque, coportavoz de EQUO Córdoba, afirma que “en zonas como la Ribera, Avda. Barcelona o el barrio de Santa Marina se observan árboles con signos claros de falta de riego, como han denunciado los integrantes de la Plataforma en Defensa del Árbol. Es realmente lamentable que se estén dejando morir árboles en muchas ocasiones plantados hace pocos años y que deberían recibir el riego necesario al menos hasta que se desarrollasen por completo”.

EQUO considera que Córdoba, con su Ayuntamiento a la cabeza, debería comprometerse para llegar a ser una ciudad reconocida por la calidad de su arbolado urbano y de sus parques y jardines. Es además un aspecto que el turismo internacional suele valorar. Sin embargo, en una zona tan visitada como las inmediaciones de la Puerta del Puente podemos ver varios ejemplares de roble australiano y de almezo con síntomas muy claros de sequedad.

Ana María Carnero, coportavoz provincial de EQUO, señala que “cuidar y fomentar un arbolado diverso, saludable y distribuido por nuestras calles y plazas es una de las mejores apuestas de futuro que podemos adoptar para enfrentarnos al cambio climático y regenerar la calidad del aire que respiramos”.

EQUO Córdoba insta al Ayuntamiento a buscar una fórmula para que se puedan regar de forma urgente todos los árboles de las calles de Córdoba, con especial énfasis en aquellos que tienen claras señales de falta de agua. Además, es necesario sustituir los ejemplares que han muerto a la mayor brevedad posible.

Deja una respuesta