La corrida de los 10 años otro fiasco

La plaza de toros de Lucena, llamada “De los Donceles”, se construyó en 2006; de tercera categoría y con un aforo para 6.300 personas. Desde su concepción hasta el día de hoy, “los Donceles” ha sido un cúmulo de irregularidades e ilegalidades en connivencia con los gobernantes del municipio.

En la web “Portal Taurino” podemos leer en 2004: “Plaza de Toros de Lucena S.A. ha obtenido la concesión administrativa para el uso privativo de la parcela de 8.000 metros cuadrados de dominio público sobre la que se construirá la nueva plaza de toros de la ciudad. Como ya adelantó la pasada semana el presidente del consejo de administración de Plaza de Toros de Lucena S.A., Luis Beato, la oferta presentada por esta sociedad se limita a cubrir los mínimos que marcaba el pliego, estableciendo un máximo de diez días de cesión al Ayuntamiento del nuevo coso taurino, 400 metros cuadrados de locales comerciales en los bajos de la plaza y la financiación del 50% de la parcela de 17.000 metros cuadrados en la que se sitúa la plaza. El proyecto incluye la posibilidad de que la empresa pueda utilizar la plaza para la celebración de actos culturales, deportivos, sociales e incluso políticos, así como la creación de una escuela taurina.”. No ofertada a concurso público, fue denunciada.

Según fuentes públicas consultadas, Plaza de Toros de Lucena S.A. está inscrita en el Registro Mercantil de Córdoba. El capital social de esta empresa está en el tramo de más de 100.000€, con una cantidad de empleados de entre 1 y 10 y un importe de ventas de entre 250.001 y 750.000 €. Tiene 1 accionista, 18 órganos sociales activos, 91 órganos sociales históricos y está relacionada con 7 empresas. En situación de quiebra han querido endosarle al Ayuntamiento la hipoteca del desastre que no ha prosperado y aún le deben 160.000 € a un albañil que intenta recuperarlo reclamándoselo al Consistorio.

En Diario Córdoba podemos leer una noticia del 2006 ” El Consejo Local de IUCA ha denunciado que la sociedad Plaza de Toros de Lucena S.A. pretende cobrar al Ayuntamiento las cesiones obligatorias incluidas en el convenio por el cual el Consistorio cedía a dicha sociedad el uso por 75 años de la parcela sobre la que se ubica el coso taurino.” Parte de los ingresos consistían en la reserva de entradas de palco para los concejales por un importe de 4.500 euros; por la cesión del coso durante 10 días unos 34.800 euros y por la cesión de un local por 5.700 euros. Se ha calculado que el coste para el Ayuntamiento será de casi 3 millones de euros para dilapidarlo en una empresa mercantil que se dedica, entre otras cosas, a la construcción y promoción inmobiliaria.

D. Miguel Vila concejal de IU en el Ayuntamiento de Lucena constata que debido a la gran deuda que acumula con este, no es usuario de la red de abastecimiento de agua corriente y que construyeron un pozo ilegal que fue precintado, pero puntualmente abastecen a la plaza con carácter de urgencia cuando esto mismo no se le oferta a ningún otro vecino.

Cartel Lucena

Un negocio redondo que le cuesta a los vecinos y vecinas de Lucena un dineral para enriquecer a unos pocos. Deficitaria en ofrecer espectáculos taurinos, los dos últimas suspendidos por falta de venta de entradas, continúan con la tomadura de pelo. Ahora, para conmemorar los 10 años de su construcción se ha organizado una corrida de toros a la que han querido dar un carácter benéfico para que salgan las cuentas. Para llenar la plaza un torero ha regalado 300 entradas a menores de edad. Más le vale a la Cofradía agraciada buscarse otra fuente de financiación porque el mundo del toro no es ni solidario, ni altruista ni tiene nada de benéfico. Ese mismo día, parte de la población lucentina se manifestará en contra de lo que es un ejercicio de maltrato animal y un acto de crueldad con animales legalizado. Con ello también se protesta frente a la mala gestión y el abuso de prebendas que obtienen algunos ciudadanos por parte de su Consistorio.

Rafael A. Luna Murillo, veterinario y etólogo, miembro de AVATMA y EQUO

Deja una respuesta