Los diferentes caminos hacia la abolición de la Tauromaquia

Explicación a las propuestas en el Consejo de Asuntos Taurinos de Andalucía y mi postura abolicionista.

Los diferentes caminos hacia la abolición de la Tauromaquia

Menos siglo de las luces y más luces a este siglo”

Rafael Luna

En la sesión nº12 de la X Legislatura del órgano Pleno del Parlamento de Andalucía, con fecha 22 de diciembre de 2015, se ha designado a los miembros titulares y suplentes el Consejo de Asunto taurinos de Andalucía, y a un miembro de la Comisión Permanente.

El Consejo de Asuntos Taurinos de Andalucía se crea por el Decreto 183/1998 de 16 de septiembre, teniendo la competencia exclusiva en materia de espectáculos la Comunidad Autónoma de Andalucía por el art. 13.32 del Estatuto de Autonomía. Las competencias se asignan a la Consejería de Gobernación y Justicia.

En la exposición de motivos de dicho Decreto se justifica dicha Comisión como “el instrumento adecuado para posibilitar una mayor participación de los ciudadanos en la adopción de decisiones públicas en materia de espectáculos taurinos”.

Dicha Comisión tendrá consideración de órgano consultivo y de instancia de participación.

  1. Son funciones del Consejo de Asuntos Taurinos de Andalucía contribuir, por vía de asesoramiento, informe, iniciativa y propuesta, a la adecuada adopción de las decisionesdel Gobierno y la Administración de la Junta de Andalucía en materia de espectáculos taurinos.
  1. En particular, son funciones del Consejo de Asuntos Taurinos de Andalucía:
  1. a) Emitir informes sobre los asuntos relacionados con los espectáculos taurinos que sean sometidos a su consideración por los órganos de la Administración de la Junta de Andalucía.
  1. b) Proponer a los órganos de la Administración autonómica cuantas medidas estime oportunas para el fomento y protección de los espectáculos taurinos en Andalucía.
  1. c) Informar los anteproyectos de leyes y proyectos de reglamentos que, en materia de espectáculos taurinos, hayan de ser sometidos a la aprobación del Consejo de Gobierno.
  1. d) Proponer a los órganos de la Administración de la Junta de Andalucía la aprobación o modificación de disposiciones en materia de espectáculos taurinos.
  1. e) Emitir informes sobre la idoneidad y evaluación de los equipos gubernativos que intervengan en el desarrollo de los espectáculos taurinos.
  1. f) Cuantas otras funciones le sean atribuidas.

Hace unos meses se propuso a la diputada Doña Mª del Carmen García Bueno como vocal del Parlamento andaluz por Podemos, y como suplente a mí, Rafael Alfonso Luna Murillo, miembro de AVATMA y simpatizante de EQUO. Desde el principio la vocal dejó claro que no sabía nada del tema de toros, que delegaba en mí la asistencia y que podría aportar libremente todo lo que estimara necesario. Estos cargos no tienen remuneración alguna, ni tan siquiera dietas por desplazamiento o comidas, por lo que tengo que asumir de mi bolsillo todos esos gastos, inclusive el desatender mi clínica por asistira la reunión.

Como me dijo una compañera muy apreciada de AVATMA, “para meterse en la boca del lobo hay que ser muy valiente”. No tengo vocación de masoquista, pero sí puedo levantar con orgullo mi vocación de activista por el bienestar animal y la abolición de la tauromaquia. Créanme cuando les digo que delante de 34 taurinos acérrimos, levantarme a gritar “¡tauromaquia abolición!” o soltar un improperio contra alguno de los toreros presentes, hubiera hecho mucho más daño a PODEMOS, EQUO, AVATMA, o al movimiento animalista si se me permite. Será la primera vez que dicha Comisión cuente con un antitaurino declarado, lo que resultará muy beneficioso para la Comunidad Autónoma de Andalucía, que lleva años adoctrinado e imponiendo el maltrato animal legalizado. Esperamos obtener información de primera mano de las intenciones de un sector que se está agarrando a la tabla de náufrago desde hace mucho tiempo, y poder, si nos dejan, dar nuestros argumentos sobre el sufrimiento del toro en la lidia y en los espectáculos taurinos populares. No descartamos la posibilidad en esta Legislatura de proponer un Pleno donde se hable de estos aspectos de la tauromaquia, y participar haciendo proposiciones a dicha Comisión que desde ya estamos trabajando.

Estamos en minoría, somos conscientes, pero no por ello debemos callar ya que no vamos a tener muchas oportunidades como ésta.

Debo recordar a los simpatizantes, votantes y afiliados, que algunas de las propuestas presentadas fueron consensuadas por EQUO y otras organizaciones del movimiento animalista cuando se gestó la Iniciativa Legislativa Popular “Pan y Toros”, aparcada en la actualidad pero que podría volver a retomarse en cualquier momento. Que AVATMA es una asociación que ha sido galardonada con el premio de la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales, que hemos asistido al Parlamento Europeo, Catalán, Español y Portugués como asesores de la parte que argumenta que las corridas de toros y los festejos taurinos populares provocan un gran sufrimiento a los animales que participan en ellos, que realizamos diariamente informes sobre casos de maltrato animal, que realizamos por toda la nación charlas y conferencias para divulgar estas atrocidades, y que lo hacemos gratis. Además, asesoramos y contamos con la confianza de la inmensa mayoría de las organizaciones más punteras e implicadas en la protección animal, con las que colaboramos desde hace muchos años. Todos nuestros argumentos están basados en evidencias científicas, muchos de ellos aportados por los propios taurinos, a los que no se les conmina a que expliquen sus actuaciones; además, provocamos y activamos la conciencia social y educamos a los menores en el buen trato y respeto hacia los animales.

¿Se imaginan ustedes por un momento que las becerradas, el espectáculo más cruel que existe dentro de los festejos taurinos reglamentados, fueran eliminadas en Andalucía? ¿Se imaginan que las maniobras ilegales de los picadores, que dejan a los toros y novillos sumamente debilitados, no se pudieran hacer en los cosos taurinos? ¿Se imaginan que los toreros y novilleros tuvieran que enfrentarse a toros y novillos con sus pitones sin manipular? ¿Se imaginan que se descubriera el fraude del doping en la lidia? ¿Se imaginan que lo que hoy es habitual en todas las plazas de toros, y que se permite, aunque esté prohibido por los reglamentos, saliera a la luz pública?

Sé que estamos imaginando demasiado, porque muchas de las medidas propuestas ya han sido debatidas en órganos de decisión taurinos en otras comunidades autónomas y fueron desechadas. El aturdimiento previo en la plaza ya ha sido ensayado, y no gustó a los taurinos. Nuestras propuestas sólo tienen un fin: demostrar que los espectáculos taurinos son un ejercicio de maltrato y tortura animal, una excepción a las leyes de protección animal, y que hay vías, caminos y atajos para conseguir su abolición diferentes a los que otros preconizan, es decir, su prohibición. Queremos demostrar que en el hipotético caso de que algunas de las medidas propuestas fueran aceptadas, el enorme padecimiento de estos animales seguiría existiendo, aunque se limite el número de estocadas, de descabellos o el uso de la puntilla. Queremos demostrar que la aplicación de estas medidas no cambiaría en nada nuestra consideración hacia este tipo de prácticas crueles. Queremos demostrar que el sector taurino no tiene el más mínimo interés en limitar el padecimiento de los animales que utilizan para su diversión vestida de tradición.

También se trabaja en el fin de las subvenciones a la tauromaquia, en la realización de consultas populares, en dificultar la concesión de plazas a empresarios taurinos por incumplimiento de las condiciones que se establecen, por transformar las lidias cruentas en lidias sin sangre, aunque todas sean crueles, por denunciar las irregularidades que se cometen en este tipo de festejos ante los tribunales, que son una constante. Todos son válidos, todos tienen su sentido, y todos ayudan de una u otra manera a la consecución del único fin que nos mueve y por el que trabajamos, la abolición de la tauromaquia, y que nadie puede poner en duda.

PODEMOS ANDALUCÍA no propone medidas para mejorar la fiesta de los toros, como decía el titular de El País del día 23 de febrero. Podemos Andalucía, que me ha cedido su espacio en el Consejo de Asuntos Taurinos de Andalucía, quiere lo mismo que yo y que los veterinarios de AVATMA: el fin de la tauromaquia.

Esperamos que sea comprendida nuestra postura y no se nos pida tirarnos al fuego, sino que encontremos “con-ciencia”, cariño y comprensión.

Rafael A. Luna Murillo, veterinario, etólogo, miembro de AVATMA y EQUO

Un comentario

  1. Perfectas las acalaraciones. Ánimo Rafa.

Deja una respuesta