La salud entra por la boca

En mi memoria todavía recuerdo cuando mi familia elaboraba frenéticamente conservas de tomate, ya que estas apetitosas hortalizas tenían que consumirse enseguida. ¿Cuánto dura en la nevera hoy día un tomate? Y ¿qué sabor tiene? Cuando vamos a comprar manzanas, su apariencia es brillante y propia de cuentos de hadas. Y todo esto gracias a que las recubren de una especie de cera que esta mágica fruta no necesita para nada. La piel de la fruta y verdura es el mejor envase que tiene. Y sí, no tiene que estar bonitas, tienen que ser naturales y sanas.

Está demostrado que los productos ecológicos son más saludables ya que están libres de residuos tóxicos, poseen un nivel más alto de vitaminas, antioxidantes y son respetuosos con el medio ambiente. Cuando elegimos este tipo de alimentos, no sólo se beneficia nuestra salud, ayudamos a crear empleo favoreciendo a los agricultores de nuestra zona y a cuidar nuestra tierra, manteniendo el equilibrio del ecosistema.

¿Tenemos que pagar más por comer sano? No. Consumir estos alimentos nos ayuda a evitar enfermedades como la obesidad o la diabetes, en claro aumento en nuestro país. También se ha relacionado el uso de pesticidas con patologías como el cáncer, el asma y las alergias. Es increíble que estemos dispuestos a invertir grandes cantidades de dinero en suplementos nutricionales, “medicamentos” milagrosos y cremas para obtener la eterna juventud cuando la naturaleza nos lo ofrece todo si sabemos respetarla y cuidarla.

Aparte de la alimentación, los cosméticos y limpiadores ecológicos también ofrecen muchas ventajas respecto a los industriales. Se dice que lo que no te puedas comer, no lo pongas en tu piel. Actualmente hay un sector importante de la población con problemas de dermatitis, eccemas, descamaciones, que son muchas veces provocados por geles y limpiadores muy agresivos con nuestra delicada dermis. Aluminio, parabenos, triclosán y productos derivados del petróleo son alguno de los ingredientes más utilizados en este tipo de productos. Una humilde pastilla de jabón natural solo lleva aceites vegetales y esencias.

Ahora se está celebrando en nuestra ciudad la Feria BioCórdoba, donde cada año hay más productores y productos ecológicos para ofrecer al consumidor. Es una buena noticia para nuestra salud y nuestro entorno. Pero las instituciones deben hacer mucho más que prestarles apoyo durante una semana al año y sacarse una foto sosteniendo una patata ecológica. Es necesario que las administraciones sean los primeros consumidores de estos productos, en nuestros colegios, residencias, albergues, etc… Un programa de compra preferente de productos ecológicos supone apostar por un consumo más responsable con el bienestar de las personas y más respetuoso con el medio ambiente .

bio

Cuando elegimos un producto ecológico también apostamos por un modelo económico diferente: comercio cercano y de calidad. Fomentamos empleos sostenibles y estables. Aprendemos a consumir productos de temporada. La naturaleza es sabia. Nos ofrece los productos que necesitamos en cada época del año. Así, nos cuidamos nosotros y cuidamos nuestro planeta.

Y si estas razones no son suficientes, prueben una manzana ecológica. Entenderán porqué Blancanieves no se pudo resistir.

Lola Pajuelo. Consumidora (cada vez más) concienciada y miembro de EQUO Córdoba.

Deja una respuesta