Más motivos que nunca

La discriminación de la mujer ha sido estructural en nuestro sistema. Capitalismo y patriarcado han ido siempre de la mano y se ha traducido sobre todo en dificultades de acceso al mundo laboral formal y a la discriminación salarial.

La diferencia media entre los ingresos, en España en 2012, por hora entre las mujeres y los hombres alcanzó por segundo año consecutivo el 17,8 % , según los datos provisionales presentados el pasado día 28 por la Comisión Europea (CE) ,  esta cifra es superior en 1,4 puntos a la media de le Unión Europea, UE y mientras en la UE ha disminuido la brecha un 0,9% desde el inicio de la crisis, en nuestro país ha aumentado el 1,7%.

La crisis además  ha producido una serie de recortes en el Estado de Bienestar que han afectado más negativamente a las mujeres. Las partidas presupuestarias en sanidad, en educación, en dependencia, en conciliación, son las únicas que realmente pueden garantizar la igualdad de oportunidades. Pero además   generan retrocesos, encareciendo la dispensa de los anticonceptivos menos agresivos para el cuerpo de la mujer

Los recortes no sólo empobrecen sino que generan desigualdad y en algunos casos violencia, esta negra realidad contra las mujeres, en la UE se  acaba de poner de manifiesto, el miércoles día 5,  que 62 millones de mujeres han sido víctimas de esta lacra, afectando en nuestro país a algo más de una de cada cinco.

Especialmente negativa es la reforma de la ley del aborto que nos ha hecho volver a un debate que creíamos ya superado. Las mujeres somos adultas y capaces de decidir sin intervención externa de nuestros padres, maridos, médicos, jueces y ministros. No vamos a volver a discutir sobre si tenemos derecho o no.

El debate de los supuestos obedece a los prejuicios que tienen los que no defienden el derecho a la mujer a disponer de su propio cuerpo. Entrar a discutir sobre unos supuestos u otros implica entrar en el debate que Gallardón interesadamente quiere poner sobre la mesa para tapar el enorme retroceso que supone su reforma para la libertad de las mujeres y que quiere derogar la vigente ley de plazos, que funciona razonablemente bien.

dona

El 98% de los abortos está recogido en vigente ley, en condiciones de seguridad para las mujeres y para los profesionales. Es de rigor denunciar que se ha creado un problema donde no lo había. El debate real es si las mujeres vamos a poder abortar en condiciones seguras o tenemos que jugarnos la vida.

Por todo ello, las mujeres y hombres que formamos parte de EQUO saldremos este 8 de Marzo a la calle, y seguiremos saliendo,  a denunciar bien alto esta situación, exigiendo al gobierno que dé marcha atrás en su política de agresión a las mujeres.

Recuerda, el 8 de Marzo, a las 19:00, estaremos en la C/Cruz Conde, esquina con Ronda de los Tejares, junto con el resto de colectivos feministas reivindicando los derechos de la mujer por una sociedad más justa para tod@s.

Pepa Bonilla, coportavoz de EQUO Córdoba

Deja una respuesta