EQUO cede la palabra a WWF: La hora del planeta, la expresión mundial de un deseo

El cambio climático es el mayor reto ambiental al que se enfrenta la humanidad. Se trata de una realidad constatada por la comunidad científica internacional, que solo se puede combatir con el ahorro y la eficiencia energética, la promoción de energías renovables y el esfuerzo coordinado de todos los sectores, administraciones, empresas, ONG y ciudadanos. Desde WWF trabajamos en todos esos frentes y ofrecemos a la población consejos y herramientas para ahorrar energía en el hogar, las oficinas y los desplazamientos. Y hemos presentado en el Congreso, junto a otras organizaciones sociales, proposiciones de leyes sobre ahorro y eficiencia energética, sobre movilidad sostenible y sobre fiscalidad verde.

La Hora del Planeta, organizada desde hace siete años por WWF, es un altavoz mundial para reclamar esas medidas y una plataforma que unifica todas esas voces; una acción reivindicativa que, a través del gesto simbólico de apagar las luces durante una hora, pretende llamar la atención sobre el problema del cambio climático, exigir soluciones y fomentar la implicación de la sociedad civil con acciones a favor del medio ambiente, durante todo el año. La Hora del Planeta se ha convertido ya en el movimiento global de participación más grande jamás organizado. En 2012, más de mil millones de personas de 150 países, más de 7.000 ciudades del mundo, centenares de empresas, colegios, ONG y otras instituciones, se unieron a este llamamiento, una expresión de solidaridad ecológica sin precedentes.

Cartel_LHP_2013_Cordoba_web

La Hora del Planeta es necesaria, sí. No se trata de ahorrar energía en un momento determinado, sino de aprovechar la extraordinaria difusión mundial de esta campaña de sensibilización para recordar lo que podemos hacer para luchar contra el cambio climático y que todos somos parte de la solución. Apagar la luz de 20:30 a 21:30 el próximo 23 de marzo no solucionará el problema, pero esa no es su pretensión. Se trata de un símbolo que aúna las voluntades de todos, un símbolo necesario que lleva a la calle a millones de ciudadanos, que apaga miles de rótulos luminosos, edificios y monumentos emblemáticos, hogares y empresas. Los símbolos han servido históricamente para encender la chispa del cambio que finalmente recorre todo el planeta. Apagar el interruptor durante la Hora del Planeta es una forma de implicar a la gente y exigir acción dondequiera que estén. Y aunque un gesto puede ser un símbolo, mil millones de gestos es una contundente reivindicación global a favor del medio ambiente.

La Hora del Planeta no ocasiona problema alguno en la red eléctrica. Su impacto en términos de reducción del consumo es mínimo, al desarrollarse durante un sábado, un día con escasa actividad industrial y empresarial. Además, WWF avisa con antelación suficiente a Red Eléctrica Española sobre la organización del evento, de manera que pueden adoptar medidas preventivas y en cuestión de minutos se estabilizan la oferta y la demanda.

Pero la Hora del Planeta es mucho más que una hora, mucho más que un símbolo. Es difícil imaginar un evento mundial al que se sumen artistas, deportistas, partidos políticos, gobiernos, empresas, centros educativos, medios de comunicación, ciudadanos de todas las culturas y religiones, ONG… por millones. Todos juntos unidos por una misma causa, con una misma voz y un mismo lema: apaga la luz, enciende el planeta. ¿Saben que tienen en común el Premio Nobel de la Paz, Desmond Tutú, el actor Jackie Chan, el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon con Emilio Butragueño, Pedro Almodóvar o Alejandro Sanz? Que todos han apoyado la Hora del Planeta.

La importancia de esta revolución en penumbra es precisamente su carácter global, su participación masiva y multisectorial y por eso se ha convertido ya en la expresión mundial de un deseo, el de la convivencia armónica entre hombre y naturaleza; el de conseguir que las generaciones venideras puedan heredar un planeta mejor que el que tenemos nosotros.

Miguel A. Valladares

Director de Comunicación de WWF España

Deja una respuesta