"Yo compro en mi barrio" Panadería Juan XXIII

Todas las tiendas incluidas en esta campaña han sido recomendadas por un amigo o amiga de EQUO, cada cual con sus razones para hacerlo, sin que EQUO Córdoba haga publicidad de ninguna en concreto. Nuestra intención es únicamente fomentar un modelo de pequeño comercio cercano, humano y sostenible. Esta campaña es la adaptación a las nuevas tecnologías del sistema de recomendación tradicional “boca a boca”.

 

Nombre del Comercio:  Panadería Juan XXIII

Dirección, barrio y población:  C/Juan XXIII  8, La Inmaculada, Priego de Córdoba

Comentario:  Una panadería que ofrece cada día el pan a los vecinos del barrio. Da empleo a unas nueve personas y también tiene bollos, pasteles, dulces típicos … todos elaborados artesanalmente en sus dependencias. Muchos vecinos acuden cada día a por el pan, pero otros van a un centro comercial que hay muy cerca. Si todos distinguieran entre el pan y las masas prefabricadas del supermercado, en lugar de dar empleo a nueve personas se lo darían a veinte, y sacaría del paro a varios vecinos de este barrio, tan castigado por la crisis.

3 comentarios

  1. Cuanto más empleo mejor

    El centro comercial ese al que va la gente se supone que también da empleo al pueblo, ¿no?. Yo creo que sí, y no a 20 personas sino a más de 50.

    • En primer lugar, no compensa los empleos que se destruyen en el pequeño comercio. En segundo lugar, suele ser empleo de baja calidad, en comparación con los que crean las tiendas de barrio. Finalmente, acaban creando un modelo de ciudad insostenible, deshumanizada y contraria al modelo tradicional europeo, no basado en el coche, sino el peatón.

  2. francisco povedano

    El centro comercial al que me refiero no es grande y da empleo a unas 15 personas, si la gente compra el pan en la panadería no se pierde ningún empleo porque siguen vendiendo de todo lo demás. Pero esta demos trado que estos 15 empleos en una cadena comercial han destruidos más de 40 empleos en tiendas de barrio. Los beneficios de las tiendas de barrio se quedan en el pueblo y los beneficios de la gran superficie se van a Valencia, Francia o China.

Deja una respuesta