EQUO CÓRDOBA denuncia la falta de alternativas del ayuntamiento a los verdaderos problemas de la ciudadanía

Tras seguir atentamente el Debate del Estado de la Ciudad, para EQUO Córdoba es incomprensible que, tras cuatro años inmersos en la mayor crisis económica, política y social que hayamos conocido, ninguna de las fuerzas políticas que conforman el Consistorio sean capaces de articular un bloque de medidas razonables que contribuyan a construir una ciudad más sostenible económicamente, más democrática, más justa, más solidaria y más habitable.

La hoja de ruta trazada por el gobierno municipal del PP para combatir el desempleo y e impulsar el desarrollo económico, a través del denominado plan “Córdoba 10”, consiste en una serie de promesas sin desgranar y en su mayoría vacías de contenido. La co-portavoz provincial de EQUO Córdoba, Eladia Cuevas, señala que “el objetivo estrella del plan, el empleo, continúa siendo enfocado desde los mismos planteamientos que nos han llevado a superar todos los records conocidos de paro: más ladrillo, privatización de servicios públicos, liberalización de los horarios comerciales que sólo favorecen a las grandes superficies, más bonificaciones fiscales para los inversores y los especuladores, etc…”. Sin olvidar que sigue sin ponerse en marcha en Pacto Local por el Empleo y que el “novedoso” plan de empleo juvenil presentado hace siete meses, el Plan Despega, apenas ha dado fruto alguno.

Otra de las promesas novedosas es la implementación de 300 proyectos (sin especificar) que crearán cada uno, según cree Nieto, una decena de empleos. Como ejemplo aclaratorio señala el Mercado de la Victoria. En ningún momento se habla de proyectos sostenibles que son los que contribuyen a medio y largo plazo a consolidar empleos sólidos y con arraigo en el municipio como puedan ser la rehabilitación de viviendas, los servicios a las personas, los servicios medioambientales, la apuesta por las energías renovables, el turismo sostenible, etc.

A su vez, también resultan inadmisibles las supuestas medidas de carácter social que el alcalde de Córdoba presentó el pasado lunes. Mientras que se han abandonado los planes de mayores, el de inmigración y se ha dejado en un cajón el de inclusión social; mientras que los centros de mayores han dejado de ser un recurso útil o mientras que las plantillas de trabajadores sociales o educadores están bajo mínimos; las dos iniciativas sociales que se pretenden desarrollar – el plan de atención a las familias con todos sus miembros en desempleo o la promoción de apartamento tutelados- no tienen ninguna asignación presupuestaria al depender su ejecución del abono de una series de deudas que mantiene la Junta de Andalucía con el Ayuntamiento. Una nueva muestra de que las cuestiones sociales no son prioritarias para el equipo de gobierno así como que los intereses políticos están por encima de los intereses de la ciudadanía.

Por otra parte, Diego Rodríguez, igualmente, co-portavoz provincial de EQUO Córdoba, tacha de ridícula la iniciativa planteada para mejorar la democracia participativa en la ciudad y que consiste en apostar por la informática con el objetivo de mejorar los cauces de comunicación ciudadana. Después del intento de debilitar a las organizaciones sociales o de restringir el acceso a los plenos municipales, parece ser que el gobierno municipal no tiene especial interés en escuchar las opiniones o las propuestas que los cordobeses y las cordobesas podamos tener. Al menos en primera persona, ya que como señala Rodríguez, “con esta genial iniciativa siempre podremos mandarle al alcalde un correo electrónico o, quien sabe, hasta un whatsapp”.

El resto de medidas como el programa de eficiencia energética –a todas luces insufinciente y de poco calado-, el plan de inversiones en los barrios dotado con 20 millones de euros –del que se desconoce su desarrollo así como de dónde procederá la partida presupuestaria para llevarlo a cabo- o el plan de desarrollo cultural –una serie de eventos sin definir-, tampoco contribuyen a confiar que con este plan de supuesta gestión integral la ciudad y la ciudadanía comiencen a poder respirar el aire que en estos últimos cuatro años nos viene faltando.

Deja una respuesta