Un "desliz" intolerable

Aunque han pasado ya unos días, desde EQUO Córdoba no queremos dejar pasar el tristemente famoso comentario de Diego Valderas, candidato de IU en las elecciones andaluzas, en el mitin de cierre de campaña realizado en su pueblo, Bollullos Par del Condado (Huelva), cuando una cámara le captó comentando de forma coloquial y relajada delante de Cayo Lara “¿Tú sabes que está la de las tetas gordas de Delegada de Educación en Cádiz?” ante la indiferencia o complicidad socarrona de los oyentes, todos hombres.

Este comentario vulgar y machista revela un desprecio hacia Blanca Alcantara, la mencionada delegada, y en general hacía las mujeres. No un desprecio agresivo   (que seguro que el Sr. Valderas rechazaría publicamente), ya que se reclama feminista, como su partido, sino un desprecio soterrado, un machismo de barra de bar, cotidiano, incluso un poco culpable, como se puede ver por el extraño gesto que hace con la cara tras su comentario y por la evidencia de que nunca se atrevería a repetir semejante comentario ante ninguna mujer.

Sin querer personalizar en el Sr. Valderas este comportamiento, EQUO Córdoba quiere hacer público su rechazo ante estas actitudes de machismo ‘light’, de broma de mal gusto, que revelan, especialmente en el caso de los que se reclaman feministas, lo mucho que queda por recorrer para que a las mujeres se las juzgue por los mismos criterios que a sus compañeros varones, y no únicamente por su físico. Esperamos que este episodio haga reflexionar a su protagonista y a las personas que no dan importancia a este tipo de actitudes. EQUO pide coherencia entre las ideas que se dicen defender y las que luego se les “escapan”.

La dignidad de las mujeres, de los hombres y de la política andaluza exige más, mucho más, de sus representantes.

Un comentario

  1. El machismo esta enquistado, pero ojo no sólo en los hombres también en las mujeres y sobre todo en los niños y adolescentes. Por lo que debe ser tarea de todos no pasar una para que nos demos cuenta cuando estamos haciendo comentarios poco afortunados.Nada de reierle la gracia.
    Lo que ha dicho el sr valderas lo puede decir cualquiera, pero las risas complices de los que hay a su lado son las que están sobrando.

Deja una respuesta