Córdoba y su pasado, tropezando dos veces (al menos) con la misma piedra

Ante la reclamación por parte de la gerencia de urbanismo para que la Junta reduzca las exigencias arqueológicas ante una reforma de PGOU para ampliar el terreno legalizable con la idea de amnistiar a un elevado numero de parcelaciones ilegales, EQUO Córdoba quiere dejar clara su postura sobre dos aspectos que han sido y son fundamentales a la hora de definir el modelo de ciudad que queremos para el siglo XXI.

Respecto al ya viejo debate sobre la ilegal ocupación de suelo agrícola para la construcción de viviendas, no respetando protecciones patrimoniales como Medina Azahara, ambientales, como la zona inundable del Guadalquivir o zonas de la sierra, EQUO Córdoba apuesta por un modelo urbano concentrado, donde el espacio agrícola se utilice con esos fines, apostando por una agricultura sostenible de cercanía, y no por un crecimiento desordenado, salvaje y que acaba teniendo unos costes muy elevados desde el punto de vista económico (dotación de servicios, adquisición de terrenos y viviendas), ambientales (ocupación de cauces inundables, modelo disperso de hábitat con predominio del vehículo privado, destrucción de enclaves naturales de gran valor y de paisajes tradicionales), culturales (presión sobre el yacimiento de Madinat al-Zahra, obstáculo para que se le otorgue el titulo de Patrimonio de la Humanidad) y de convivencia (Fuerte y agria controversia ciudadana entre parcelistas y su entorno social y el resto de ciudadanos, sensación de impunidad ante las infracciones legales). Para EQUO Córdoba, cualquier proceso de legalización de viviendas ilegales debería reducirse a su mínima expresión, privilegiandose la restitución del estado previo de los terrenos, y, en cualquier caso, repercutiendose en su totalidad los costes de la legalización y extensión de servicios sobre los infractores. Bajo ningún concepto, las parcelaciones que afecten a patrimonio cultural, ambiental o que se encuentren en zonas inundables pueden ser legalizadas, sino que la unica solución posible pasa por su demolición.

En cuanto al también añejo debate sobre el patrimonio arqueológico en nuestra ciudad, EQUO Córdoba recuerda que como ciudad apostamos muy fuerte por convertirnos en la capital cultural Europea en 2016, definiendo un modelo de crecimiento y desarrollo basado, frente al modelo agotado del ladrillo y el pelotazo, en la cultura y el conocimiento. Evidentemente, esta apuesta, con la que el PP afirma estar de acuerdo, implica valorar el patrimonio como una fortaleza y los gastos que conlleva, como inversiones. Tras la nefasta actuación que trajo consigo la implantación del AVE en Córdoba, con la destrucción del palacio de Cercadilla, EQUO Córdoba demanda del ayuntamiento un posicionamiento claro en cuanto a las declaraciones del presidente de la Gerencia. Al igual que a nadie se le ocurriría pedir una menor protección de los trabajadores en sus puestos de trabajos para abaratar costes, es bochornoso que un cargo público pida un incumplimiento de las leyes vigentes.

Deja una respuesta