Ecolo Córdoba exige al Gobierno que aclare la situación de seguridad del Cabril e inicie su desmantelamiento

El Centro de Almacenamiento de Residuos Radioactivos de El Cabril no resistiría un seísmo mínimamente parecido al de Japón

Ecolo Córdoba quiere expresar su solidaridad con el pueblo japonés que, tras el terremoto y el tsunami, se enfrenta a una situación terrible de alerta nuclear.

El accidente de la central nuclear de Fukushima ha devuelto a la actualidad un debate nunca abandonado por las organizaciones ecologistas y que Ecolo Córdoba recoge en su programa de gobierno: el de la necesidad de invertir en energías renovables y desechar cualquier propuesta procedente de las organizaciones pronucleares. Los riesgos de la producción de energía nuclear son demasiado altos como para aceptarlos y así lo prueban accidentes como el japonés.

Aunque las diferencias geológicas entre Japón y España son importantes, lo cierto es que aún es mayor la distancia que separa la seguridad en el diseño de las centrales españolas y los cementerios nucleares como el de El Cabril, construidos siguiendo una base de diseño en términos de aceleración máxima horizontal que oscila entre los 0,07 para Zorita, ya en desuso , los 0,10g para las centrales Garoña y Almaraz y los 0,24 de El Cabril. Es difícil establecer correspondencias con las escalas habitualmente utilizadas Mercalli y Richter pero, según el Servicio Geológico de los Estados Unidos, estaría en el rango de los niveles VI y VII de la escala Mercalli y 5 a 6 de la escala Richter. En ese diseño se han empleado tecnologías de bajo coste, según reconocía Pablo Francescutti en el número 1 de la revista Alfa, Revista de seguridad nuclear y protección radiológica, del Consejo de Seguridad Nuclear, en el primer trimestre de 2008:

“Cuando llega, el terremoto no se puede detener y tan sólo cabe confiar en que la instalación soporte las tensiones y cargas, y permita disipar su energía. Eso se consigue mediante un diseño suficientemente robusto o con una estructura flotante construida con aisladores de base del suelo.

Pero como esta última estrategia resulta demasiado costosa, se ha optado por robustecer el diseño y la estructura de las centrales mediante muros de hormigón reforzado con armaduras densas, metales más gruesos, uniones más flexibles, tuberías en curvas y elementos de contención.”

Por todo ello, Ecolo Córdoba exige al Gobierno que aclare la situación de El Cabril, situado a 90 kilómetros del término municipal de Córdoba, e inicie su desmantelamiento con objetivo de evitar riesgos a la población cordobesa.

2 comentarios

  1. Jose Luis Davila

    Me parece demagogia barata esta parte de vuestro texto. “Los riesgos de la producción de energía nuclear son demasiado altos como para aceptarlos y así lo prueban accidentes como el japonés.”

    Usar una tragedia de estas dimensiones para defender el no uso de la energía nuclear me parece algo de dudoso gusto. Si bien estoy de acuerdo en que las instalaciones nucleares deben de tener una mayor seguridad y una infraestructura que asegure que no haya riesgo para la población. La energia nuclear y las energias renovables son el futuro y debemos de procurar que coexistan para nuestro bien.

    • Jose Luis, a parte de la criminal minimización de la importancia del riesgo nuclear de muchos pro-nucleares, riesgo que la historia, y muy desgraciadamente el presente, nos ha constatado que existe y es tan real como la propia historia geológica del planeta, a parte, se obvia la criminal y suicida estafa que supondría (y supondrá si nadie para los pies al lobby nuclear) la implantación de un modelo energético basado o apoyado en lo nuclear, básicamente por la limitación física de recursos que supondría tal apuesta.

      Te planteo algunas cuestiones que hace poco tiempo le hice a determinado catedrático de Política Económica de ETEA, aún hoy sin respuesta:

      “¿Podría indicarme en qué espacio temporal será posible la transformación del mercado eléctrico a consumo nuclear, que permita además el cambio antes descrito (modelo de transportes eléctrico)? ¿podría relatarme de dónde obtendrá los propios recursos energéticos la economía española para la construcción de toda la infraestructura, tan cara y lenta, necesaria para la puesta en red de tal producción eléctrica? ¿podría indicarme por cuánto tiempo será esta una solución, teniendo en cuenta que el pico de extracción de uranio a nivel global se dio hace tres años, y cuyas reservas actuales, para el actual ritmo de consumo de dicho elemento (por cierto, en declive), está calculado que quedarán disponibles hasta el 2040 o 2050? es más, ¿podría indicarme de dónde obtendría España el uranio adicional necesario para tal cambio de estructura energética, consecuencia precisamente de tal cambio? Es decir, si de pronto, hipotética y milagrosamente, consiguiésemos pasar a un modelo energético basado en lo nuclear, el aumento exponencial de tal recurso acercaría el declive global del uranio hasta un muy cercano 2020 ¿de dónde obtendría el uranio necesario para obtener rendimiento positivo a la construcción de tal cantidad de centrales nucleares de modo que la “solución nuclear” llegue a ser rentable para el bolsillo español y no una estafa bíblica tal y como indica el más elemental de los sentidos?”

      Le aconsejo que se lea este post de Antonio Turiel sobre el cenit de extracción del uranio y saque sus propias conclusiones sobre la apuesta nuclear.

      Entiendo que ahora querrá usted soluciones por mi parte, lamentablemente no le gustará oírlas, ya que suponen sacrificios personales y colectivos, renuncias a un modelo de sociedad desequilibrado e injusto que mantiene caliente al norte opulento mientras un 80% de la población mundial malvive en la pobreza para sustentar nuestro consumo. Sí, reducción del consumo y relocalización de la producción energética a través de fuentes endógenas renovables, producción energética de dependencia cero o tendente a cero, lo nuclear no lo es, como habrá podido deducir, lo renovable en parte tampoco, pero sí será un valioso colchón sobre el que asegurar unos pilares de estabilidad, equilibrio y dinamismo social en los que ECOLO cree.

Deja una respuesta