Derechos Humanos y Medioambiente

El 5 de diciembre de 2013, hace ahora tres años, más de cien grandes ciudades chinas se cubrieron de una pesada cortina de contaminación. La visibilidad se redujo a pocos metros, provocando importantes alteraciones del tráfico y obligando al cierre de los colegios y edificios públicos. La concentración de partículas superaron el nivel máximo de seguridad recomendado por la Organización Mundial de la Salud (25 microgramos/m3) en más de 24 veces en Shanghái y más de 40 en Beijing. A esta situación se le ha denominado “airpocalypse” para subrayar el coste catastrófico, incluso en vidas humanas de aquella emergencia. En un estudio publicado en la revista médica The Lancet el número de muertes a causa de la contaminación en el continente asiático –añadiendo a los de China, los producidos en India y la península de Indochina- superan los dos millones anuales. Estados Unidos que históricamente ha tenido el dudoso honor de liderar el ranking de países contaminantes, ha sido superado por China que ha pasado de 21 millones de toneladas en 1950 – cuando los EEUU andaban por cerca de 700 millones- a superar los 2000 millones en la actualidad. India, con unas magnitudes menores, sigue una trayectoria similar.

También en diciembre -el 10 de 1948- hace ahora 68 años, se adoptó y proclamó por la Asamblea General de las Naciones Unidas la Declaración Universal de los Derechos Humanos, con la loable intención de crear las condiciones que evitaran guerras tan terribles como las producidas en las últimas décadas. Parece lógico que se enfocaran en la defensa y cuidado de las personas, subrayando la importancia de la dignidad intrínseca de éstas como base para la libertad, la justicia y la paz, que habían sido aplastadas por los regímenes nazis y fascistas de Alemania e Italia respectivamente. A pesar de haber sido asumidos teóricamente por las naciones integrantes de la ONU, siendo incluidos en numerosas bases legislativas de los diferentes estados nacionales… se incumplen de forma sistemática, peligrosa y progresivamente con mayor frecuencia e impunidad. De manera que, antes de haber sido capaces de solucionar los aspectos de convivencia entre los seres humanos, nos hemos encontrado con un problema añadido de una gravedad extrema, el calentamiento global del planeta, como consecuencia de la exagerada contaminación medioambiental que estamos produciendo y que nos lleva al desastre y al exterminio de la vida en la Tierra tal como la conocemos en la actualidad.

Si conseguir un mundo en el que se respeten los Derechos Humanos es una meta deseable y tenemos que seguir trabajando en ello. Resulta dramático comprobar que si continuamos por la senda del crecimiento sostenido como fórmula para que las naciones prosperen, según proclaman con alegría los gobernantes actuales, además de ser falso, nos lleva a la destrucción de nuestro hábitat. De ahí la necesidad de incluir la protección medioambiental. Por ello en el año 2000 se lanzó la llamada “Carta de la Tierra”, proclamación internacional en la que se afirma que la protección medioambiental, los derechos humanos, el desarrollo igualitario y la paz son interdependientes e indivisibles.

Quienes defienden el crecimiento del Producto Interior Bruto como indicador de la “buena” evolución económica del país –caso de España y resto de la Unión Europea- siguiendo el cínico lema “Crece ahora, y después preocúpate de los pobres”, se apoyan en la creencia dogmática de que la creación de riqueza beneficia a “todos” y que los efectos colaterales, como la contaminación y la desigualdad, son transitorios gracias a la mejora tecnológica y al “goteo de arriba hacia abajo” de la riqueza. Para fundamentar estas creencias se apoyan en la curva que Simón Kuznets – Premio Nobel de economía en 1971- , utilizó para reflejar los resultados del estudio del ciclo económico a largo plazo que caracterizó a los países de primera industrialización en relación con la desigualdad económica, sin pretender que tuviera un valor predictivo y mucho menos prescriptivo, pues solo era un estudio descriptivo. A pesar de ello la llamada “Curva de Kuznets” es utilizada por la ideología neoliberal para explicar las bondades del crecimiento del PIB, ya que aunque en una primera fase, nos dicen, cause desigualdad en lo económico y contaminación en lo ambiental, conforme el crecimiento progresa llegará a un punto de inflexión a partir del cual ambos fenómenos-desigualdad y contaminación- irán descendiendo como corresponde a la imagen de una curva de campana en forma de U invertida, en la que en el eje horizontal se refleje el PIB y en el vertical el índice de desigualdad (GINI) o la contaminación ambiental, según el problema que estemos analizando. Lamentablemente, al igual que en otras afirmaciones de la ideología neoliberal, solo son creencias dogmáticas sin base empírica en la que apoyarse, pues los hechos nos cuentan una historia opuesta.

kuznets-curve

El Articulo 25 de la DDHH dice que: “Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado…”. Sin embargo aunque la riqueza a nivel mundial ha aumentado exponencialmente, ello no ha supuesto una distribución equitativa de la misma, como predice la “teoría del goteo hacia abajo”. La brecha entre ricos y pobres se ha hecho mayor en los últimos treinta años, precisamente cuando se han aplicado las políticas neoliberales, como muestra el informe de Oxfam presentado en enero de 2014 en la cumbre de Davos, según el cual las 85 personas más ricas del mundo poseen una riqueza superior a más de la mitad-3.500 millones- de la población mundial más pobre. Incluso en los países tradicionalmente más igualitarios, como Suecia y Noruega, la porción de riqueza ha pasado a los más ricos en una porción superior al 50%. No solo no hay “goteo hacia abajo” sino que se está produciendo una “aspiración hacia arriba” de la riqueza.

En cuanto al impacto medioambiental, tenemos a China e India como ejemplo de países emergentes más destacados en los aspectos económico y demográfico, en los que el punto de inflexión, al igual que el punto G, solo aparece en la imaginación de los gobernantes, siendo desmentido una y otra vez por los hechos. A pesar de ello los organismos internacionales lo han convertido en un dogma que les sirve de coartada para justificar el traslado sistemático, masivo y destructivo de los procesos de producción más tóxicos desde las tradicionales economías desarrolladas a las periféricas que aún no están “saturadas”.

En conclusión podemos afirmar que la aplicación de las políticas neoliberales nos lleva a un retroceso de los Derechos Humanos Universales aumentando la desigualdad entre ricos y pobres, al tiempo que provoca un aumento del deterioro medioambiental, situaciones que los seres humanos no podemos permitirnos si no queremos abocar a la autodestrucción.

Antonio Pintor Álvarez. Miembro de EQUO y Colectivo Prometeo                                                                                            

EQUO pide a la Junta que invierta en fomentar el tejido cultural, no en grandes infraestructuras megalómanas

EQUO reprocha a la consejera de Cultura que pretenda abrir el Centro de Creación Contemporánea en Córdoba sin garantizar el contenido en el mismo a largo plazo. Se trata de un nuevo ejemplo de una política que sólo busca titulares, pero no un verdadero beneficio en la sociedad.

Desde EQUO reprochamos a la Junta que siga anclada en proyectos megalómanos de escaso contenido y que apenas sirven para que los de siempre se hagan la foto cortando la cinta. Nos referimos así a la intención de la Consejería de Cultura de inaugurar el Centro de Creación Contemporánea de Andalucía –más conocido como C4-, en Córdoba antes de final de año pero sin iniciativas culturales claras que difundir, ni programas establecidos, ni equipos de dirección.

c4-cordoba

En este sentido el C4, que ha supuesto una inversión de 30 millones de euros y que responde al modelo del ‘boom’ inmobiliario, cuando se diseñó la construcción de toda una ‘península’ cultural en la zona donde ahora se levanta el edificio, al sur de la ciudad califal, abrirá sus puertas con un primer proyecto cultural programado para la ocasión pero sin que exista una programación con recorrido, más allá de la de la Filmoteca, que ya se venía desarrollando en otro espacio y cuyo traslado ha generado protestas de sus usuarios. “Parece que lo hacen con prisa y simplemente para que los cargos de siempre puedan hacerse la foto y presumir de promesa cumplida, cuando cabe recordar que el edificio lleva más de cuatro años acabado sin que se le haya dado uso alguno”.

Así se ha pronunciado la coportavoz de EQUO Andalucía, Isabel Brito, tras conocer de primera mano, por parte de los compañeros y compañeras de EQUO Córdoba, el recorrido y trasfondo real del proyecto. “Estamos ante un nuevo ejemplo de esa política que tanto le gusta practicar a la Junta de Andalucía, que sólo busca titulares pero no un verdadero beneficio para nuestra sociedad. Es la misma dinámica según la cual se inauguran hospitales hasta tres veces y luego no se les dota de material ni de profesionales suficientes para que se puedan poner en servicio”, ha reprochado Brito.

“Tras años de paralización, no sé entiende por qué, sin que se disponga de una programación diseñada ni se haya contado con la colaboración de los distintos colectivos, quiere venir la consejera Rosa Aguilar –la que dio luz verde al proyecto desde el Ayuntamiento cuando era alcaldesa de la ciudad- a inaugurar aprisa y corriendo, si no es únicamente para compensar su promesa fallida de que Córdoba sería designada como Capital Cultural en 2016”, ha señalado por su parte Alberto de los Ríos, miembro de EQUO y concejal de Ganemos Córdoba.

De este modo, reclamamos que la inversión que se destina a cultura, especialmente raquítica en estos años de crisis, redunde en la creación de un tejido cultural, de un ecosistema que dé contenido a los espacios ya existentes y no a nuevas infraestructuras inmensas pero vacías, que son símbolo de una época que estalló y de la que aún estamos pagando las consecuencias.

“Hay que invertir en contenidos y no en continentes”, ha insistido por su parte Brito, que reclama a la Junta de Andalucía que apueste por la cultura impulsando la creación, apoyando y promoviendo los proyectos de artistas locales, y poniendo en valor las infraestructuras y el patrimonio que efectivamente ya tenemos y se encuentra en muchos casos abandonado, y no inaugurando nuevos espacios en los que hacerse la fotografía pero que después, presumiblemente, quedarán desaprovechados.

Se acabó la diversión

“Se acabó la diversión, llegó el Comandante y mandó a parar”…. Así cantaba el pueblo cubano en el año 59 del pasado siglo, cuando Fidel Castro entró triunfante en la Habana. Explotación, despilfarro, corrupción, ostentación, manipulación y sometimiento a los poderes económicos, especialmente extranjeros, eran las señas de identidad que el gobierno de Batista ofrecía a su empobrecido pueblo. El soufflé perfecto donde inflar cualquier revolución, como la historia se ha encargado de mostrar una y otra vez: con la toma de la Bastilla, en Francia, o la revolución bolchevique, en Rusia, por poner algunos ejemplos. Tiempos aquellos en los que esa antagónica dualidad parecía condenada a repetirse. Por un lado, la dominación económica y política de unos pocos a costa de los derechos y la miseria de la mayoría, contestada por las revoluciones que acababan imponiendo el llamado gobierno del proletariado de partido único.

Paralelamente, sin embargo, parecía ir consolidándose, especialmente en el llamado Occidente, los regímenes democráticos cuyos idearios se intentaban edificar, básicamente, sobre los pilares de la libertad del individuo y el bien común, cómo la mejor de las opciones para evitar padecer los excesos que se suelen sufrir al sucumbir a esa esquizofrénica bipolaridad política y social, en la que suelen alternarse los totalitarismos de todo signo. Y así se fue enfatizando en los derechos humanos, en la igualdad de todos los individuos, en la solidaridad o en la persecución de la sociedad del bienestar. Tiempos en los que John Lennon cantaba “Imagine”, mientras florecían los movimientos pacifistas, feministas, ecologistas, antirracistas, etc., cuyo denominador común era luchar por salvaguardar la dignidad del ser humano, en todas sus vertientes. Tiempos en los que la lista de los más valorados la encabezaban personajes como Gandhi, Nelson Mandela o Martin Luther King; en los que algunos países acogían abiertamente la desgracia causada por las guerras o la opresión de otros; en los que se fijaban objetivos como acabar con los arsenales nucleares o poner fechas para erradicar el hambre a nivel mundial. Tiempos en los que palabras como solidaridad, igualdad o fraternidad aún tenían sentido, antes de ser prostituidas por las bocas de tantos políticos y demagogos de turno. Tiempos, en definitiva, en lo que soñar con un mundo mejor podía ser una opción de futuro.

Y no, no es que esté sufriendo un rebrote de acné melancólico, predispuesto a pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor. Cada época, cada momento histórico, ha tenido sus luces y sombras. Pero aún recuerdo cuando las luchas ideológicas ocupaban la intelectualidad en la búsqueda de los más altos valores; cuando la unión de países europeos nacía bajo la esperanza de una gran hermandad, alejada de los dogmáticos nacionalismos defensores de su propia endogamia; cuando la banda sonora que acunaba esos sueños vibraba en las gargantas de cantautores como Víctor Jara, Joan Báez, Bob Dylan, Serrat… o de poetas como Neruda, Benedetti, Alberti o Gabriel Celaya. Tiempos aquellos en los que, bajo los adoquines, se buscaba arena de playa.

mercados

Sin embargo, desde entonces hasta ahora, esas voces se han ido apagando bajo el estruendo de una nueva banda sonora con su machacona canción: “Se acabó la diversión, llegó el Mercado y mandó parar… se acabó la ilusión, llegó el Mercado para gobernar… se acabo toda consideración, llego el Mercado con su Donald Trump…” Y ahora la lista de los más valorados se publica en la revista Forbes, con personajes como Bill Gates o Amancio Ortega, mientras el poder económico sigue extendiendo la nueva modalidad de pobreza: la de los trabajadores pobres (nunca mejor dicho, ¡pobres trabajadores!); los países se cierran, con sus altos muros y alambradas, para dejar fuera los gritos de horror y desesperación, al tiempo que el Mediterráneo se convierte en el mayor cementerio marino; y la maltrecha utopía, cada vez más sepultada bajo los adoquines, porque ya nadie parece buscar la arena de playa.

Fidel Castro ya murió. ¡Qué pena que el Mercado goce de tan buena salud!

José Moral. Simpatizante de EQUO Córdoba

EQUO reclama que se impulsen los planes de restauración ambiental y descontaminación pendientes en distintas localidades de nuestro territorio

EQUO  ha reclamado este 5 de diciembre, cuando se conmemora el Día Mundial del Suelo, que se fije la atención en este recurso clave que padece no pocas amenazas ante la inacción de las distintas Administraciones. Así, el partido verde ha puesto el acento en problemas como la contaminación de terrenos o la pérdida de superficie para reclamar más conciencia ante un elemento esencial como es el suelo y la puesta en marcha de medidas que ayuden a conservarlo y, en ciertos casos, recuperarlo, teniendo en cuenta que se trata de un recurso fundamental para garantizar la soberanía alimentaria y el funcionamiento de la agricultura.

En este sentido, desde EQUO Andalucía se ha recordado, por ejemplo, la problemática que existe en Huelva capital con las balsas de fosfoyesos –en una superficie que por sentencia judicial debe ser restaurada a su estado original, mientras la empresa responsable del vertido tóxico, Fertiberia, pretende simplemente enterrarlo-; o en distintas zonas mineras de nuestro territorio, donde tras el abandono de la actividad no se han puesto en marcha los planes de restauración de suelo. A ello tenemos que sumar “que cada dos por tres nos encontramos con propuestas de megaproyectos urbanísticos que amenazan ricas vegas –caso de Motril, por ejemplo-; o con la proliferación de un modelo agrícola basado en cultivos inapropiados para nuestro territorio que merman nuestro suelo vivo, un recurso tan básico y a la vez tan despreciado”, ha señalado la coportavoz de EQUO Andalucía, Isabel Brito.

equo-suelo

Frente a esta situación, el partido verde reclama que se impulsen los planes de restauración ambiental y descontaminación pendientes, así como que se atienda a la normativa para garantizar la conservación del suelo en los casos en lo que se pretende “llevar a cabo recalificaciones y alterar los usos del suelo para perpetuar el modelo depredador de especulación urbanística”. Para EQUO, “hay que ampliar y, sobre todo, garantizar el cumplimiento de las figuras de protección que entre todos nos hemos dado para proteger nuestros recursos y poner freno al ritmo de deterioro y destrucción impuesto en los últimos años”.

El partido verde destaca en este sentido que la gestión de los suelos contaminados es un tema complejo para los Ayuntamientos tras la aprobación de la Ley de Autonomía Local en 2010, pues tal y como señala Brito, “se les otorga la competencia sobre declaración de suelos contaminados de sus términos municipales sin acompañarla de medios y recursos para su desarrollo”.

Así, pese a la “poca información que existe al respecto, teniendo en cuenta que en el caso de más del 45% de las empresas que ejercen actividades potencialmente contaminantes del suelo, la Administración no tiene conocimiento de su estado”, EQUO reclama una mayor determinación a la hora de abordar esta problemática, en la que “tenemos que aplicar todas las mejoras técnicas disponibles, potenciando la innovación que además nos permitirá impulsar la generación de empleo verde” y recuperar terrenos actualmente contaminados para otros usos en el futuro. Tal y como señala Naciones Unidas, “el suelo es un recurso clave y un elemento esencial del entorno natural que produce la mayor parte de los alimentos mundiales. Además, proporciona espacio habitable para los seres humanos y desempeña un papel fundamental en el buen funcionamiento de los ecosistemas, contribuyendo a la regulación del flujo del agua y el clima, la biodiversidad, la captación de carbono y la preservación de tradiciones culturales. Sin embargo, los suelos están sometidos a una presión creciente debido al aumento de la población, la demanda de alimentos y el uso de la tierra con fines diversos. Aproximadamente un 33% de los suelos del planeta están degradados”.

EQUO ya es miembro de pleno derecho del Partido Verde Europeo

Durante la 25 edición del Green Council celebrada en Glasgow se ha anunciado la aceptación, por unanimidad, de la candidatura de EQUO, el partido verde en España, como miembro de pleno derecho tras la votación positiva del Consejo del Partido Verde Europeo (85 a favor, dos abstenciones y ningún voto en contra).

Hasta el momento eramos miembro del PVE en calidad de “candidato” a partir de ahora, como miembros de pleno derecho dispondremos de derecho a voto, podremos presentar propuestas, etc.

equo-verde

Tal como ha declarado nuestro coportavoz, Juantxo López de Uralde, durante el plenario “EQUO entra a formar parte de la familia Verde europea en un momento crítico para Europa. Nuestra experiencia en España en la construcción del ecologismo político desde el espacio del cambio debe servir para el avance de los verdes en sur de Europa, como herramienta para construcción de una alternativa social, ecologista y solidaria. Una Europa de las personas, capaz de detener a la extrema derecha”.

En este sentido, López de Uralde también ha hecho un llamamiento a apoyar al candidato verde, Alexander Van der Bellen en las elecciones presidenciales en Austria que están teniendo lugar este fin de semana y que le enfrenta al candidato de ultraderecha del Partido de la Libertad, Norbert Hofer. El Constitucional austriaco anuló las pasadas elecciones ganadas por Van der Bellen gracias al voto por correo: de cambiar la situación una victoria de Hofer supondría el primer ultraderechista en el poder en Europa occidental desde el final de la II Guerra Mundial.

La rehabilitación energética, una solución a la pobreza

Un indicador del desinterés de nuestros gobernantes sobre este asunto es la falta de definición del concepto de ‘pobreza energética’, pero podemos usar la que usan otros países u organismos internacionales. Así, entendemos que sufre pobreza energética quien es incapaz de obtener los servicios energéticos para mantener la temperatura media entre 18ºC y 21ºC en invierno y 26ºC en verano, a un precio adecuado –destinando no más de un 10 por ciento de sus ingresos a asegurar este confort térmico.

Los factores que pueden conducir a esta situación son tres: insuficientes ingresos familiares, precios elevados de la energía, y tener una vivienda con necesidad de altos costes energéticos para mantener el confort, es decir con mal aislamiento térmico.

pobreza-enrgetica

El cuanto al primero de los factores, los ingresos familiares, la crisis iniciada en 2008 y que aún continúa ha elevado el número de personas que ha perdido el empleo, el de aquéllas que no perciben ningún ingreso, o el de quienes tienen un empleo precario y mal pagado y están, con ello, sometidas al riesgo de padecer pobreza energética.

El recibo de la luz ha subido un 76% en los últimos diez años, calculado para el usuario medio que consume 366 kilovatios-hora (kWh) mensuales y tiene una potencia contratada de 4,4 kilovatios, (kW).

Por último más del 50% del parque de vivienda en España está construido sin criterios de eficiencia energética, y casi el 17% presenta humedad, goteras u otros problemas derivados de un mal aislamiento. Según el censo de población y vivienda de 2011, un 5,5% de los hogares españoles están en mal estado, estado deficiente o ruinoso, y el 21% (5.226.133) cuentan con más de 50 años.

Todo esto conduce a que el 21% de los hogares españoles -12,1 millones de personas- encuentran dificultades a la hora de afrontar el pago de sus insumos domésticos.

En Andalucía, según el último informe sobre pobreza energética de la Asociación de Ciencias Ambientales, el 6% de las personas no puede permitirse mantener la vivienda a una temperatura adecuada en los meses fríos; las personas con goteras, humedades o podredumbre en su vivienda ascienden al 22%, y llega al 6% el número de personas con retrasos en el pago del recibo eléctrico.

Endesa e Iberdrola, que gestionan el 80% del suministro doméstico, realizaron en 2013, tal y como recogen sus memorias, 931.263 desconexiones. Si se aplica esta estadística para el resto de compañías, en total se ‘cortó la luz’ a más de un millón de hogares: el 5% de los usuarios domésticos, con lo que hablamos de 3,6 millones de personas.

A nadie se le oculta que la cantidad de personas afectadas es muy elevada y la consecuencia para una persona de caer en pobreza energética es bajar varios escalones en su calidad de vida: ducharse con agua fría, pasar frío y calor, encontrarse con dificultades para cocinar cada día,…

La tasa de mortalidad adicional de invierno, TMAI, relativa de España (20,5%) no ha descendido desde la década de los 90 del siglo pasado y es una de las más altas de los países occidentales. Se estima que la pobreza energética es responsable en España de entre 2.300 y 9.300 muertes prematuras, una cifra más elevada que la de víctimas mortales de accidentes de tráfico en carretera (1.480 personas en 2011). En Andalucía esta tasa asciende al 25%.
Si bien es necesario hacer actuaciones urgentes de tipo asistencial, la rehabilitación energética de las viviendas es la única solución sostenible a largo plazo de la pobreza energética.

Como ventajas adicionales estas intervenciones son fuente de empleo en un sector tan golpeado por la crisis como la construcción. A la vez se generan importantes ahorros energéticos, disminuyendo las emisiones de gases de efecto invernadero, ayudando simultáneamente a combatir el cambio climático y la adaptación al mismo. Son muchas las zonas de nuestro país en las que como Andalucía, se disparan las necesidades de refrigeración en los meses de verano. Urge que diseñemos una estrategia de rehabilitación energética de nuestros edificios y que la pongamos en marcha ya, a ser posible antes del próximo invierno.

José Larios Martón
Coordinador del GT de Energía y Cambio Climático y miembro de la Ejecutiva Federal de EQUO

EQUO tacha de insuficiente la próxima convocatoria de Oposiciones y cree que “empobrece” aún más la Educación Pública

EQUO ha mostrado este jueves su total disconformidad con el anuncio de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía (CEJA), mediante el que se informa tras reunión en Mesa Sectorial que sólo se convocarán cinco especialidades en las Oposiciones de 2017 -Francés, Inglés, Música, Pedagogía Terapéutica y Audición y Lenguaje-, excluyendo de la oferta pública a Infantil, Primaria y Educación Física, algo “inadmisible” para el partido verde, que ha valorado que esta decisión viene a “reafirmar la política que en los últimos años viene aplicando la Junta de Andalucía de recortes y ataques a la Educación Pública”.

educacion

Así se ha pronunciado la coportavoz de EQUO Andalucía, Isabel Brito, que ha insistido en que de mantenerse en posteriores procesos de negociación esta resolución de la Consejería, la misma confirmaría “la determinación del actual Gobierno andaluz de empobrecer, mediante empleo escaso y precario, la Educación Pública que es de todos y todas”.

El partido verde rechaza así las excusas con las que se pretende hacer creer que la ratio ha disminuido en Andalucía, “algo que no es verdad, puesto que ha habido un trasvase de la pública a la concertada y, además, se ha hecho una media aritmética entre escuelas y alumnado que no se corresponde con la realidad humana de las comunidades educativas andaluzas”.

Como ya hemos señalado desde EQUO Andalucía en otras ocasiones, no es cierto que el profesorado de Primaria puede ser sustituido por el especialista, puesto que incluso la nueva normativa vigente, estatal y autonómica, considera la educación por competencias como un avance en calidad e innovación pedagógica. “Si esto fuese realmente asumido por la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía no se daría prioridad laboral, como se viene haciendo, a la segmentación del conocimiento en asignaturas, sino que se buscaría una formación global y se pondrían a disposición de la comunidad educativa las herramientas adecuadas para ello, sobre todo en lo que a recursos humanos se refiere”.

“No es cierto que sobren maestros y maestras”, insisten desde EQUO, que alerta de que la situación de precariedad social y empobrecimiento que padece buena parte de la sociedad andaluza se está trasladando a las escuelas, “lo que requiere que se haga un esfuerzo mucho mayor en dotación de centros, que se ven desbordados ante la realidad que presenta el alumnado y que en muchos casos es especialmente delicada”.

EQUO se ha sumado y viene participando activamente en todas las actuaciones que, a nivel autonómico, se vienen organizando en la defensa de la Educación Pública y de calidad. “Seguiremos en esa línea, buscando soluciones cooperativas dentro y fuera de las instituciones públicas, pero siempre al lado de los maestros y maestras, de las familias y de los niños y niñas con cuyo futuro y presente se juega en cada decisión política; siempre al lado de la ciudadanía y de los derechos humanos, porque la educación y el empleo son derechos humanos inalienables”, ha destacado la formación, que insta a la Consejería de Educación a rectificar y convocar el mayor número de plazas en todas las especialidades, a fin de ir restituyendo un sistema mermado por los continuos recortes de los últimos años.

EQUO deja claro que la incineración de residuos no es compatible con la Estrategia Andaluza de Calidad del Aire

Carmen Molina, parlamentaria andaluza de EQUO, destaca la afección de esta actividad en la calidad del aire que respiramos.

Frente al chantaje de las empresas del sector en cuanto a creación de empleo, el partido verde destaca el impacto socioeconómico negativo que genera esta actividad.

EQUO ha insistido esta semana en la incompatibilidad entre la incineración de residuos por la que algunas empresas ubicadas en Andalucía quieren apostar, y una adecuada calidad del aire que respiramos. Así lo ha puesto de manifiesto la parlamentaria de EQUO, Carmen Molina, en respuesta a la intervención del consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, que ha comparecido para informar sobre la Estrategia Andaluza de Calidad Aire.

carmen-molina

Una estrategia en la que, tal y como insiste Molina, no cabe la apuesta por la coincineración que pretenden llevar a cabo algunas empresas –caso de la cementera de Alcalá de Guadaíra, en Sevilla-, que apelan a los supuestos beneficios medioambientales de esta actividad, que realmente provoca una importante merma en la calidad del aire que respiramos debido a las emisiones, que vendrían a empeorar la concentración en la atmósfera de gases que son muy perjudiciales para la salud.

“Parece que hacerse cargo de la gestión de residuos es una actividad económica muy rentable, y además las cementeras autorizadas negocian con la venta de emisiones de CO2. Pero debe quedar claro que la incineración es una fuente de energía sucia e ineficiente, a pesar de que se quiere vender como energía limpia y parte de la transición energética. Sin embargo, tiene unos niveles de aprovechamiento energético muy pobres”, ha explicado la parlamentaria, que recuerda que dentro de la política comunitaria en materia de residuos, se establece que la jerarquía adecuada para la gestión es prevención, reducción, reciclaje, valorización material, y como última opción, la incineración o eliminación, “que tienen la misma consideración y deben ser siempre la última opción”.

Durante su intervención, Molina también se refirió al “chantaje” que suelen llevar a cabo las empresas con respecto a los puestos de trabajo, amenazando con despidos en el caso de no obtener las autorizaciones necesarias y apelando a la creación de empleo que supondría la puesta en marcha de esta actividad. Pero también este argumento queda desmontado con sólo tener en cuenta los “impactos socioeconómicos negativos” que genera una actividad con la que se empeora notablemente la calidad del aire.

Así, “tanto el turismo como la actividad agroalimentaria son especialmente sensibles respecto a la contaminación atmosférica y una mala calidad del aire, que en turismo se traduce en una pérdida de atractivo cara al visitante, y en agricultura en una disminución del rendimiento y una mayor sensibilidad a plagas y enfermedades”.

De este modo, la incineración destruye empleo en otros sectores, y emplea a menos personas, por ejemplo, que las plantas de reciclaje, que según la fundación Amigos de la Tierra “podría crear para el año 2020 hasta 750.000 nuevos puestos de trabajo en toda la Unión Europea”.

Por ello, la parlamentaria de EQUO ha insistido en la necesidad de poner cota a esta actividad y trabajar realmente desde el Gobierno andaluz por un aire respirable y que no suponga un riesgo para nuestra salud y nuestro entorno.

EQUO condena el asesinato de una mujer en Montilla y reclama más recursos para combatir estos episodios

Un hijo menor de la mujer, de 47 años, es el presunto autor de los hechos. El partido verde destaca el componente de género que suelen tener sucesos como éste
EQUO ha mostrado este viernes su condena ante el asesinato de una mujer de 47 años en Montilla, Córdoba, a manos presuntamente de su hijo, un menor de 17 años que ha confesado el crimen.

vio mach

El partido verde ha trasladado sus condolencias a familiares y amigos y ha lamentado que “hayamos amanecido con una noticia tan trágica como ésta, en la que no podemos obviar que suele existir un componente de género”. De hecho, cabe recordar que el maltrato de muchos hijos e hijas hacia sus progenitores suele dirigirse en la mayoría de los casos hacia la madre “pues es en la que suele recaer la carga educativa de los hijos, y por lo tanto se convierte con más facilidad en víctima de sus alteraciones de conducta”.

De este modo, desde EQUO insisten en la necesidad de promulgar la igualdad de una manera integral, también en ámbitos como la educación de los hijos e hijas, así como en la necesidad de combatir las violencias machistas en su magnitud más amplia desde la infancia al objeto de prevenir este tipo de episodios.

Precisamente para el ámbito de la prevención han reclamado más medios desde el partido verde, que ha recriminado que, tal y como vienen señalando los profesionales del sector, en el caso del tratamiento a familias disfuncionales, en las que se reconoce violencia por parte de los hijos, el Gobierno andaluz ponga más el foco en paliar que en prevenir.

“En primer lugar faltan recursos y urge poner solución y dotar a los programas con medios suficientes; pero también habría que modificar los tiempos de intervención y a qué se dedican esos recursos. La prevención es fundamental, intervenir ante los primeros signos y evitar en la medida de lo posible que estalle el conflicto, y no esperar a que lo haga para actuar”, ha señalado la coportavoz de EQUO Andalucía, Isabel Brito, que ha reclamado que los programas de intervención tengan en cuenta estos aspectos.

“Es nuestra obligación, de la sociedad y de las Administraciones, sabe reconducir las conductas violentas que se dan en el caso de los menores. No podemos olvidar que lo que un adolescente hace ahora le pasará factura en su vida como adulto, por lo que hay que saber intervenir de manera adecuada y a tiempo”, ha recalcado Brito.

Cabe recordar que la Junta de Andalucía suele tener externalizados este tipo de programas de atención a familias y víctimas, del que se encargan empresas, organizaciones o asociaciones ajenas que prestan estos servicios. En este sentido, desde EQUO reclaman que a la hora de adjudicarlos “no se tenga sólo en cuenta el criterio económico, sino que se pongan por delante aspectos técnicos como la calidad del servicio que ofrecen, la formación de sus profesionales, o la experiencia”.

EQUO anima a la ciudadanía para que realice sus compras de modo responsable

Ante la llegada del Viernes Negro, BlackFriday, práctica importada de EEUU a Europa, desde EQUO animamos a la ciudadanía para que realice sus compras de modo responsable. Consideramos que el consumo responsable es una herramienta transformadora para el cambio y por ello, para encaminar nuestros pasos hacia esa necesaria transición económica y social. Por eso os proponemos una serie de recomendaciones y reflexiones a la hora de realizar las compras, sobre todo, en días como estos donde se hace un consumo masivo.

green-day
Siete consejos para pasar del Black Friday a un Green Friday:
1. Intentar consumir productos producidos en nuestro entorno más cercano.
2. Apoyar al pequeño comercio y las tiendas de barrio: favorecen la economía local, la riqueza compartida y promueven las relaciones humanas.
3. Elegir productos que promuevan valores positivos y evita aquellos que fomenten valores sexistas, violentos etc…
4. Evitar multinacionales, grandes cadenas, grandes superficies… acumulan poder y riqueza y promueven en consumo excesivo.
5. Reflexión sobre la necesidad de adquirir productos ¿De verdad lo necesitas?
6. ¿Sabes de dónde viene el producto y cómo lo han producido? Antes de comprar piensa en proceso de producción del producto (fabricante, lugar de producción, derechos laborales, materias primas, transporte, residuos, etc.) y busca alternativas sostenibles económicas, social y medioambientalmente.
7. Si puedes paga en metálico para evitar comisiones y favorecer al comerciante (un 2% del pago con tarjeta va al banco en concepto de comisión).
Con todo esto, EQUO invitamos a las personas consumidoras a pasar del BlackFriday al GreenFriday adquiriendo productos de forma responsable y sin olvidar una premisa; consumir menos es vivir mejor.
Además desde EQUO tenemos propuestas para impulsar un consumo más responsable y favorecer nuestros derechos como consumidores. Estas son algunas de ellas, pero encontrarás más en nuestro programa.
Desarrollaremos campañas de concienciación para eliminar los productos de usar y tirar, e impulsaremos un marco legal y fiscal que penalice la obsolescencia programada.
Aprobaremos políticas para reducir los residuos en origen: reducción de embalajes y reutilización de envases.
Exenciones fiscales a las cooperativas de consumo ecológico y comercio justo.
Regularemos el etiquetado de productos sostenibles, saludables y responsables.
Facilitaremos e impulsar la actividad de las Asociaciones de Personas Consumidoras.
Regularemos las vías de reclamación y demanda ante los servicios de atención al cliente, para que sean efectivas con plazos de respuesta breves y con un sistema de indemnizaciones disuasorias de las malas prácticas.
Fomentaremos el arbitraje de consumo.
Reformaremos las leyes para que las formas de intercambio mercantil se adapten a las características sensoriales y psicosociales de las diferentes y diversas personas consumidoras.