Sobre el día de San Antón

El 17 de enero de todos los años en los que se determinó el Santoral se celebra el día de San Antonio Abad, San Antón para los amigos.  Se le representa en la iconografía eclesiástica con una vara y con un cerdo.  Se le reconoce la sensibilidad de amar tanto a los animales que habiendo curado a una jabalina de los ojos, ésta en agradecimiento, no se separó más de él y lo defendió de cualquier alimaña. Ya le costaría al fundador de la vida monacal no jalarse al suido, pues pasaría más hambre que el perro un ciego (de la época). Otro Santo de nombre Martín, obispo de Tours; menos asceta, monacal y ermitaño se le concedería en el Santoral la fecha del 11 de noviembre para celebrarlo.

En muchos pueblos de Andalucía es la fecha de sacrificar los cerdos en lo que se conoce como “matanza tradicional del cerdo” que en estos tiempos no deja de ser una crueldad por la forma de sacrificio y que las autoridades sanitarias andaluzas controlan como pueden. El refranero popular se acuerda de este Martín para todos aquellos humanos que se portan de forma incorrecta, amoral o falta de ética y empatía. Pero, de San Antón el refranero popular solo se acuerda del frío que hace en enero y nada de su amor hacia los animales no humanos. El ser humano no deja de ser cruel con los animales del que debe cuidar de su bienestar y los utiliza a su antojo en todo tipo de espectáculos donde se les provoca sufrimiento. Si esto no fuera poco se hace alarde de ello y se cuelgan videos y fotos en las redes sociales o se retransmite por televisión o se hace partícipe a menores de edad en contra de lo establecido como recomendación por la UNESCO.

san-anton

No hagamos del abuso de un  animal algo por lo que tengamos que estar orgullosos ni lo justifiquemos en base a tradiciones culturales anacrónicas porque la ciencia ya ha demostrado que los animales no solo pueden estar bien o mal sino, también pueden  sentirse bien o mal lo que implica dolor y sufrimiento cuando se les maltrata. Acudid a los Templos a que bendigan a vuestras mascotas, vuestra familia no humana, pero no olvidéis al resto del mundo animal del que somos los únicos protectores y defensores.

Rafael Alfonso Luna Murillo, veterinario y etólogo.

Cambio de paradigma

¿Creéis que una crisis se gesta en unos años? Mi respuesta a esta pregunta es que NO. Cuando se producen actos o sucesos que se repiten frecuentemente en un país, nos colocamos entre la espada y la pared. Nos ponemos nerviosas y creemos que una crisis se soluciona reduciendo el gasto pero las circunstancias endémicas de un sistema no se solucionan así, como hemos comprobado. Esa reducción de gasto se ha trasladado sobre todo a las personas más desfavorecidas, es un hecho tan obvio que nadie en su sano juicio lo puede negar.

Nuestro sistema consigue mantenerse en pie por el continuo crecimiento, por el continuo consumo. Se alimenta de nuestras decisiones como consumidores y consumidoras y no podríamos concebir en estos momentos otra forma de funcionar, el sistema se ha encargado de dejarlo muy claro pero esta forma de trabajo es ecológicamente frágil.

Incrementar la demanda significa incrementar la deuda y aquí caemos en una trampa porque nunca podremos llegar a pagarla si seguimos con el mismo sistema y con las mismas pautas de consumo.

Cuando constantemente se encargan de recordarnos que el sistema en el que estamos ubicados es el único y el mejor te lo llegas a creer y ni te planteas alternativas porque no las imaginas.

Los seres humanos somos reacios al cambio pero cada día es más evidente la necesidad de tomar las riendas, el planeta no puede esperar. Cuanto antes seamos conscientes de la urgencia de este cambio menor será el choque mental al que nos tendremos que enfrentar y menor será el sufrimiento al que vamos a tener que hacer frente.

problem-me

Este sufrimiento para mí es la clave ya que nos han hecho creer que el individualismo es la mejor forma de sobrevivir pero esta afirmación no es cierta. Tenemos que darnos cuenta de que el futuro que nos espera será duro y deberíamos empezar a pensar de forma colectiva, nos ahorraría sufrimiento.

Para el 2050 será necesario producir el 50% más de alimentos que en la actualidad para alimentar a la totalidad del planeta. Hay un 35% de la superficie del planeta que se dedica a la agricultura lo que limita el crecimiento futuro.

Los países ricos no son quienes padecerán las consecuencias que nos va a tocar vivir, nuestros excesos están provocando sequías que reducirán los ingresos de los países más empobrecidos.

Tenemos que reexaminar tantos comportamientos que no puedo ni enumerarlos pero para mí lo más importante es el cambio de la relación que mantenemos con la naturaleza, deberíamos volver a reconciliarnos con ella y mantener una coexistencia armónica para evitar el impacto que se está produciendo en ella.

Inmaculada Sarmiento. Simpatizante de EQUO Córdoba

La transición necesaria II

En una entrega anterior me comprometía a señalar cual sería a mi entender algunos apuntes para orientar la senda para la transición energética necesaria en sectores diferentes al eléctrico, y aquí lo intento.

Es frecuente cuando se habla de energía esta conversación queda reducida a solo una parte de nuestro sistema energético, el sector eléctrico, pero este solo supone en nuestro país entorno a una cuarta parte de nuestros consumos energéticos y por ello debemos acometer la transición también en el resto de los sectores como el industrial, la calefacción y transporte, no electrificado, el más energívoro de ellos.

En el caso de los desplazamientos urbanos de personas, la transición tiene dos alternativas básicas, además de reducir las necesidades de desplazamiento, los desplazamientos no motorizados y los desplazamientos en transporte público colectivo eléctrico, para acelerarlo es vital desincentivar el uso del vehículo privado para que los usuarios migren hacia las propuestas más sostenibles.

transi-1

En los desplazamientos largos la carretera y el vehículo privado acaparan el  grueso de transporte de personas y el porcentaje es aún mayor en el caso de mercancías. La migración hacia el tren eléctrico convencional es la alternativa a promocionar.

Si bien el transporte es el sector de mayor consumo de energía y menor presencia de tecnologías renovables o susceptibles de usarlas es también el que mayores dificultades presenta en la transición, por la fuerte dependencia del mismo, por los cambios de comportamiento y tecnológicos necesarios o nuevas infraestructuras a construir.

El transporte aéreo, tal como se realiza actualmente, apenas tiene posibilidades de conseguir introducir energía de origen renovable.

El sector agrícola industrial vigente es intensivo en energía, tanto en las labores agrícolas como en los insumos utilizados, provenientes de la industria química, el tránsito hacia una agricultura con menos energía fósil y más mano de obra así como la reducción de insumos químicos y el tránsito a la generalización de la agricultura ecológica es el camino a seguir de manera urgente, aumentando simultáneamente los niveles de soberanía alimentaria y junto con ello el cambio de la dieta actual por otra menos intensiva en alimentos de origen animal, son aspectos fundamentales en la transición en el sector agrícola.

Una parte de la producción industrial tiene la posibilidad de usar electricidad de origen renovables para sus actividades, otra va a necesitar mayores cambios tecnológicos, a la transición ayudará la reducción de los actuales niveles de consumo, el aumento de la durabilidad, facilidad de reparación de los bienes, reducción drástica de la obsolescencia y el fácil reciclado de los materiales de los bienes irreparables.

La buena noticia es que todas las medidas anteriores son intensivas en creación de empleo, más saludables tanto para quienes trabajan en estos sectores como para quienes consume los productos, a la vez que pueden reducir las importaciones liberando de cargos la balanza de pagos, incrementando los fondos disponibles para servicios sociales y comunitarios.

Prácticamente todos los combustibles fósiles a usar de aquí en adelante, sin poner en peligro irreversible nuestro clima, deben de ser dedicados a construir los componentes e infraestructuras necesarias en la transición.

La transición que proponemos es urgente, tenemos buena parte de la tecnología necesaria, sabemos cómo iniciar la senda, pero necesitamos la capacidad política para embridar la economía en esta dirección y ardua por lo que para hacerla posible necesitamos de convencer de la necesidad de la misma a la mayor cantidad de fuerzas sociales y políticas posible.

José Larios Marton. Coordinador del Grupo de Energía y Cambio Climático y miembro de la Ejecutiva Federal de EQUO

EQUO lamenta que la Junta de Andalucía prime los intereses del sector hostelero sobre los de los peatones y residentes

Para el partido verde, el nuevo reglamento tendría que resolver la continua y exagerada ocupación que los establecimientos hosteleros vienen haciendo en los últimos años de la vía pública, como sucede en Córdoba y diversos municipios de la provincia.

El borrador de Decreto que el Gobierno andaluz prepara para regular las modalidades y condiciones de celebración de espectáculos públicos y actividades recreativas, los tipos de establecimientos públicos, su régimen de apertura o instalación, y los horarios que rigen su apertura y cierre, pone por encima del interés general los intereses del sector hostelero, a los que se permite la instalación de veladores en la práctica totalidad de zonas, incluso las residenciales.

De este modo, el Gobierno andaluz da el visto bueno –y deja el balón en el tejado de los Ayuntamientos- a la instalación de terrazas en cualquier ubicación, aunque señala la necesidad de priorizar los suelos de uso recreativo y de espectáculos, los turísticos y los industriales que no hayan sido considerados previamente zonas acústicas especiales.

“Es evidente que había que actualizar la norma, pues la vigente es de hace más de una década, pero no estamos de acuerdo en el sentido en el que se hace”, ha señalado nuestra coportavoz, Isabel Brito, que considera que el nuevo reglamento tendría que venir a resolver la continua y exagerada ocupación que los establecimientos hosteleros vienen haciendo en los últimos años de la vía pública, y que “supone en la práctica la privatización del espacio de todos y todas, que pasar a ser utilizado con unos intereses particulares”.

En EQUO consideramos que los espacios que deben reservarse a la instalación de veladores de los establecimientos privados no deberían nunca colisionar con el derecho que cualquier persona tiene a desplazarse por la calle, algo que como estamos viendo especialmente en estos días festivos en nuestros pueblos y ciudades, se ha vuelto misión imposible en muchas zonas. Igualmente, la norma debería además garantizar el derecho al descanso de los vecindarios y no de manera abstracta como lo hace, sino de forma concreta, estableciendo zonas en las que los mismos deben estar prohibidos por la noche y determinando horarios y condiciones que eviten la discriminación de los ciudadanos en función del lugar en el que habiten.

canaes

En el borrador del Decreto se recoge también que discotecas y pubs que no tengan dentro espacios al aire libre pueden habilitar terrazas, lo que amplía la ocupación del espacio público por parte de los negocios y viene a sumarse al problema que ya de por sí supone el hecho de que fumadores y acompañantes suelan agolparse en el exterior de estos locales sin ningún tipo de control, ocasionando inevitablemente ruido y entorpeciendo el paso.

Por ello, para EQUO Andalucía, deben priorizarse las necesidades de la mayoría ciudadana que ha de poder hacer uso de la calle libremente y sin impedimentos constantes y abusivos, que se multiplican en el caso de las personas con diversidad funcional. Parece que este nuevo reglamento, al que alegaremos cuando se encuentre en periodo de información pública, no viene a mejorar la complicada situación con la que nos encontramos actualmente. Por eso solicitamos al Gobierno andaluz que tenga en cuenta las peticiones y propuestas que, sin duda, llegarán por parte de asociaciones y colectivos vecinales y sociales que vuelven a salir perdiendo frente al sector hostelero.

 

EQUO reclama una ley de asistencia personal para promover la vida independiente de las personas con diversidad funcional

La Ley de Dependencia, de por sí insuficiente, ni siquiera se aplica adecuadamente, y en el diseño de nuestras ciudades aún no se tiene realmente en cuenta la diversidad humana.

EQUO ha reclamado esta semana más atención a las necesidades de las personas con distintas realidades funcionales, que “acaban un año más como las grandes víctimas de la crisis”. Así, el partido verde considera que durante este 2017 “las personas con diversidad funcional han vuelto a ser las grandes olvidadas en unas políticas que no sólo no las han tenido en cuenta, sino que han vuelto a recortar en iniciativas que promueven la igualdad real”.

De este modo se ha pronunciado la coportavoz de EQUO Andalucía, Isabel Brito, que ha señalado además que “pese a que en las últimas semanas hemos visto cómo se ha querido poner en valor como un gran logro la Ley de Dependencia, la misma no puede considerarse ni mucho menos un éxito”. Y no puede porque, para EQUO, una ley que no promueve la autonomía ni la vida independiente de quienes necesitan apoyo, sino que “pretende perpetuar las responsabilidades del entorno familiar –especialmente de las mujeres- o crear una red asistencial en precario es una ley abocada al fracaso”.

equo-diversidad

Frente a un sistema que malpaga a trabajadoras y sólo enriquece a las empresas del tercer sector; cubre necesidades sólo en parte, impidiendo la independencia tanto de la persona con diversidad funcional, como del familiar que habitualmente no tiene más remedio que quedarse a su cargo; y carece de la regulación necesaria para garantizar las condiciones tanto de quienes lo prestan, como de quienes lo reciben, desde el partido verde apuestan por políticas que promuevan de forma efectiva la independencia de estas personas, y una legislación que contemple, frente a la subcontratación en precario actual, el pago directo a los usuarios para que sean ellos quienes gestionen su asistencia personal, debidamente justificada con contratos y nóminas legales, bien mediante contratación directa o a través de pequeñas entidades gestionadas por los propios usuarios, llamadas Oficinas de Vida Independiente (OVI).

Así, para EQUO, el sector de los cuidados “puede y debe generar mucho empleo digno, estable, de calidad y no deslocalizable en los años venideros; por eso urge una nueva ley sobre Asistencia Personal que lo regule y garantice que todas las personas que lo requieran tengan acceso efectivo”.

Asimismo, más allá del impulso a una legislación que garantice la asistencia a personas dependientes, desde el partido verde han lamentado que la crisis haya paralizado las políticas que promueven el empoderamiento de las personas con diversidad funcional, que aún no son realmente tenidas en cuenta en el diseño de nuestras ciudades ni de nuestras redes de transporte. Así lo ha señalado Estela Martín, coportavoz de EQUO Málaga y miembro de las Juntas Directivas de VIAndalucía y FEVI, quien destaca la importancia de “facilitar el tránsito hacia la vida independiente y en comunidad de estas personas. Se trata de derechos fundamentales que se están incumpliendo, y que como tales hay que garantizar en todas y cada una de las políticas que impulsamos desde las distintas instituciones”.

EQUO apuesta por una alternativa político-social superadora del capitalismo y el productivismo que cuide de las personas al tiempo que lo hace del planeta, acabando con la educación segregada y garantizando los recursos suficientes en los distintos ámbitos para que socialicemos en la diversidad humana, para lo que resulta imprescindible diseñar para todas las personas, garantizando la accesibilidad y visibilizando –y asumiendo- la diversidad de funcionamiento del ser humano. .

“No puede ser que las personas con distintas necesidades sean siempre las primeras víctimas de crisis y recortes, cuando es en ellas en las que más habría que invertir para garantizar que disfrutan de los mismos derechos que cualquier persona”, concluyen desde la formación.

EQUO Córdoba destaca el desarrollo de iniciativas ciudadanas autogestionadas como lo más positivo del año 2016

Considera imprescindible el protagonismo de la ciudadanía para conseguir los necesarios avances sociales.

En el balance político del año que finaliza, los portavoces provinciales de EQUO en Córdoba, Ana María Carnero y Salustiano Luque, se hacen eco de la decepción que gran parte de la ciudadanía experimenta al ver frustradas o significativamente mermadas las expectativas de cambio político y social que se auguraban al comenzar 2016. “Una vez más, comprobamos cómo terminan imponiéndose los intereses de quienes se resisten a perder su poder y privilegios. El bipartidismo tradicional de PP y PSOE ha encontrado una estupenda muleta con el grupo político de Ciudadanos que ha dado un balón de oxígeno al inmovilismo, tanto en el Congreso de los Diputados como en el Parlamento andaluz. En este contexto, no pueden esperarse del gobierno español ni del gobierno autonómico políticas diferentes a las de los últimos años, que permitan combatir eficazmente la corrupción, el desempleo, los abusos del oligopolio energético, las puertas giratorias, los recortes de servicios públicos o la violencia machista. Las iniciativas legislativas presentadas por los grupos de la oposición son sistemáticamente desechadas y los acuerdos parlamentarios -incluso los adoptados por mayoría- quedan en papel mojado cuando no son del agrado del poder ejecutivo”.

coportavoces-cordoba-3

En el ámbito local y provincial la realidad no es muy diferente. Aun cuando quienes ostentan las responsabilidades políticas públicas se comprometen con iniciativas de claro interés social, su trabajo se ve frecuentemente entorpecido por procesos administrativos ineficientes, un marco normativo asfixiante y severas limitaciones presupuestarias. Si, además, se añaden componentes de indecisión o indefinición programática, la parálisis política está servida. “Así se mantienen situaciones de desatención por parte de la Diputación Provincial a las entidades locales menores o una política opaca y clientelar en la concesión de subvenciones. En la ciudad de Córdoba vemos con preocupación cómo se pierden inversiones por incapacidad para gestionarlas, sigue enquistada un año más la utilización de infraestructuras como el Polideportivo de Fidiana o el Pabellón de la Juventud y se alargan en el tiempo decisiones imprescindibles sobre movilidad sostenible y carril bici, veladores en las calles o la denegación de permiso a la fábrica de cementos para quemar residuos en sus hornos, por poner algunos ejemplos”.

Ante esta realidad, para EQUO se hace evidente la necesidad de que la ciudadanía asuma cada vez un mayor protagonismo que empuje y exija a las instituciones públicas el cumplimiento de sus funciones al servicio del interés común. “Entendemos la democracia como un ejercicio continuado de ciudadanía activa, no solo como el derecho a votar cada cierto tiempo. Pero sabemos que no podemos conformarnos con la denuncia y reivindicación a los poderes e instituciones públicas. Si de verdad queremos la transición a un sistema social, económico y político más justo, igualitario, sostenible y democrático, hemos de ser agentes y protagonistas de ese cambio”. Por eso, para EQUO la mejor noticia de este año ha sido comprobar cómo se consolidan importantes iniciativas ciudadanas y van surgiendo con fuerza otras nuevas en ámbitos y con características muy diferentes entre sí pero compartiendo los valores de la cooperación, los bienes comunes, la gestión horizontal y participada, el respeto a la diversidad y la solidaridad con el entorno social y natural.

Entre otras muchas de estas iniciativas, EQUO destaca este año en la provincia de Córdoba la constitución del Ecomercado mensual que ha permitido una mayor coordinación y proyección pública del trabajo que desde hace tiempo vienen llevando a cabo muchas personas y colectivos produciendo y elaborando alimentos ecológicos, artesanía y distribución de proximidad a través de cooperativas de consumo. Es especialmente encomiable la trayectoria que en esta línea está llevando a cabo la cooperativa Subbética Ecológica, demostrando en la práctica la viabilidad de la Economía del Bien Común.

En el ámbito de la comunicación e información, cabe destacar el proyecto de la asociación Paradigma Media Andalucía que recientemente ha visto la luz, como iniciativa sin ánimo de lucro para una información alternativa multicanal de alcance provincial.

El proyecto de Ruta Subbeticana promovido por las asociaciones ACPRELADE y Lucena Verde constituye una interesantísima alternativa de promoción del turismo sostenible y puesta en valor del patrimonio natural y cultural de los municipios de la Subbética cordobesa que ha comenzado ya sus primeros pasos con una halagüeña perspectiva de desarrollo económico y generación de empleo.

La consolidación organizativa y funcional del espacio político-ciudadano de Ganemos Córdoba representa, por su parte, una valiosísima experiencia de democracia directa y participación ciudadana que combina el trabajo institucional con la dinamización de la vida social cordobesa.

Por último, cabe recordar otras iniciativas de coordinación y cooperación de colectivos, organizaciones sociales, sindicales y políticas que se han puesto en marcha a lo largo del presente año para difundir e impulsar en la provincia de Córdoba objetivos como la libertad de conciencia, la lucha contra el cambio climático, la renta básica universal o la lucha contra los acuerdos internacionales de libre comercio (TTIP, CETA y TISA).

Los portavoces provinciales de EQUO han expresado la satisfacción de su organización por este florecimiento de iniciativas que surgen desde la base y que ponen claramente de manifiesto que buena parte de la ciudadanía actúa con generosidad, solidaridad y responsabilidad en los asuntos de interés común, a pesar de los estereotipos de competitividad, consumismo e insolidaridad que los grandes medios de masas pretenden presentarnos como referencias y ejemplos a seguir.

La otra cara de la navidad

Debo advertir que a mí no me gusta la navidad. Ni en esencia ni en apariencia. Me explico.

Cuando hablo de esencia me refiero al mito de la “sagrada familia”, que junto al de los “reyes magos” están en el origen de estos festejos. No me gusta por la impostura que supone presentarlos como historias en vez de mitos, como puede ser Hércules, el caballo alado Pegaso, las sirenas, etc. Con el agravante añadido de ser la infancia el principal objetivo al que van dirigidos. Inoculando en sus pequeños cerebros en desarrollo unas disparatadas “historias” como si fueran ciertas.

Así nos encontramos con que instituciones que deberían cuidar por la salud mental y el buen desarrollo físico e intelectual de los pequeños, como son la familia, la escuela y la sociedad, colaboran para hacer pasar por verdades lo que solo son cuentos, contribuyendo a formar una población crédula y supersticiosa en lugar de ciudadanos críticos y racionales.

Si nos fijamos en la llamada “sagrada familia”, lo menos que podemos decir es que se trata de una familia muy peculiar. Pues tenemos una madre que aunque acaba de parir sigue siendo virgen, un padre que no ha participado en el acto de fecundación, y al parecer sigue en abstinencia sexual dada la supuesta virginidad de su esposa y un niño que es al mismo tiempo hijo y su propio padre, ya que representa una de las tres maneras en que se metamorfosea el dios cristiano. En fin, una historia “muy razonable” y rigurosa, que se viene contando de manera reiterada desde hace dos mil años, para formar ciudadanos racionales, críticos y difíciles de manipular. ¿O quizás ocurra lo contrario?

De los “reyes magos” solo dos consideraciones. La primera es que, independientemente de la edad, creer que tres personajes montados en unos camellos son los repartidores de juguetes a todos los niños del mundo, demuestra una falta de inteligencia preocupante. Y la segunda que, más pronto que tarde, los niños descubren que los adultos, y en especial los padres, no son dignos de confianza, sino unos mentirosos. Sin entrar en consideraciones más profundas como la desigualdad de los regalos en función del poder adquisitivo y no de la “buena o mala” conducta del destinatario como nos pretenden hacer creer.

En cuanto a la apariencia, es decir, las manifestaciones externas del evento por parte de los adultos, el panorama no es más halagüeño.

Durante el tiempo, convertido en semanas o meses por los comerciantes, que dura la navidad, no puedo dejar de rememorar aquella película de los setenta, interpretada por Jane Fonda: “Danzad, danzad, malditos”, y cuyo argumento mostraba un ambiente de terrible miseria, en los Estados Unidos durante la Gran Depresión, en el que personas desesperadas se apuntan a un maratón de baile con la esperanza de ganar el premio final en metálico y encontrar, al menos, un sitio donde comer, y mientras los concursantes fuerzan su resistencia hasta la extenuación, una multitud morbosa se divierte contemplando su sufrimiento durante días.

danzad-malditos

El imperativo de aquella película podíamos aplicarlo al periodo navideño, sustituyendo danzar por comprar. Así el lema con el que podemos definir estas fechas sería “Comprad, comprad, estúpidos”, dada la vorágine compulsiva a comprar que se apodera de las masas, que ayudada por una propaganda, muy hábil en manipular los sentimientos, genera una presión social asfixiante con “licencia para comprar” por una parte, al margen de las necesidades y posibilidades, y por otra, “sentimientos de culpa” si no se participa en este disparate (negocio) del regalo a tutiplén.

A las compras sin control se le añade unos consumos exacerbados de productos, en muchas ocasiones, dañinos para nuestra salud. Es como si durante estas fechas se nos diese permiso para liberar nuestros impulsos de las, habitualmente débiles, ataduras de la razón. Y el camino para conseguir la tan cacareada felicidad que se pregona sea a través de comprar y consumir. Destacando el consumo de alcohol y bollería típica para la ocasión como elementos esenciales de la tradición. El esfuerzo realizado para luchar contra el alcoholismo, el sobrepeso, la diabetes, el cáncer, las enfermedades cardiacas, la ludopatía, etc. de pronto hacemos un paréntesis y lo mandamos todo al garete en beneficio del mercado.

Otro ejemplo de consumo disparatado, por no decir estúpido, lo tenemos en la lotería. España es el país de Europa donde la población más dinero gasta en juegos de azar, mas de 30.000 millones de euros, de los que una parte importante se gasta en estas fechas. Lamentablemente desaparecen por unas semanas la preocupación por la ludopatía que tanto sufrimiento causa en las familias. Se llega al disparate de que el Estado promocione la participación, incluso manipulando los sentimientos con anuncios como el de este año y la abuela demenciada a la que todos le siguen la corriente. Digámoslo alto y claro, el juego de la lotería está basado en los instintos más egoístas del ser humano que lo impulsan a desear un beneficio a costa de que otros pierdan. Un porcentaje insignificante gana y la inmensa mayoría de los que participan pierden. Deberían sacar en los medios a las personas que se han gastado en lotería lo que tenían que haber destinado a cosas necesarias y se han quedado sin nada. Eso sería hacer pedagogía y no mercantilismo. Como dice el refrán: “Quien juega por necesidad, pierde por obligación” y aquí, se juega por necesidad.

Para finalizar solo señalar, como reflejo del tipo de sociedad que somos, los iconos que de manera habitual nos viene mostrando la televisión en la salida y entrada de año: Las sensuales burbujitas de una bebida alcohólica y la insana bebida azucarada de la que se venden un millón de envases diarios en el mundo. Todo ello endulzado con el turrón que nos retrotrae a una añorada infancia y perfumado con colonias que actúan como irresistibles feromonas. La ciencia, las artes, en definitiva la cultura y la salud de las personas y el medioambiente lo dejaremos para otro momento.

Ahora toca devorar, emborracharse, apostar, comprar, rezar, en fin, divertirse. Que ustedes lo pasen bien. Yo, como decía Sinatra, lo haré “A mi manera”.

Antonio Pintor Álvarez. Miembro de EQUO y Colectivo Prometeo

P.D: A mis hijos, Sonia, Antonio y Luis, por ser los más afectados, para bien o para mal, con esta manera de ver las cosas y cuya coherencia con la misma ha hecho que la mayoría de las veces mi regalo de navidad haya sido que “no hay regalo”.

EQUO analiza junto a IU nuevos espacios de cooperación política en Andalucía

La coportavoz y la parlamentaria de EQUO Andalucía se han reunido esta semana con el coordinador de IU para estudiar el escenario político andaluz, en el que ven muchos espacios comunes. Esta misma reunión se replicará con la secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez.

Esta semana hemos mantenido un encuentro con Izquierda Unida para analizar los posibles escenarios futuros de cooperación política en nuestra región. En concreto, en la reunión participaron el coordinador general de IULV-CA, Antonio Maíllo, la coportavoz de EQUO Andalucía, Isabel Brito, y la parlamentaria andaluza, Carmen Molina.

brito-molina-maillo

El objeto de la reunión era mantener una primera toma de contacto para abordar la actual situación respecto al escenario de cooperación política abierto tras las últimas Elecciones Generales, en las que ambas formaciones concurrieron en la coalición Unidos Podemos. “Tenemos claro que cada una de las organizaciones debe mantener su propia identidad, aunque coexistimos en espacios comunes y tenemos que dar continuidad al trabajo conjunto”, ha señalado Brito tras el encuentro.

Ambas formaciones, al igual que Podemos -con cuya secretaria general, Teresa Rodríguez, EQUO también mantendrá un encuentro próximamente– trabajamos de la mano junto a otras organizaciones y colectivos en diversas plataformas -contra el TTIP, Salvemos Doñana, Nuevo Modelo Energético, contra la precarización,…- en las que la lucha común está dando buenos resultados y estamos consiguiendo aglutinar a una ciudadanía que aún identificada con siglas diferentes, comparte objetivos de justicia social y medioambiental.

Desde EQUO Andalucía hemos insistido en la necesidad de ser capaces de construir, desde la colaboración entre organizaciones que comparten objetivos y base, un espacio que ofrezca una alternativa para el futuro de Andalucía y saque las instituciones del hastío, conformismo y abandono al que las tiene sometida el PSOE.

EQUO Andalucía trasladó así al coordinador general de IU que en este espacio de cooperación nos presentamos como un partido que aborda de forma transversal todos los ámbitos-educativo, económico y social-, con un concepto de Europa en el que los desafíos globales pasan por la lucha frente al cambio climático y por la transformación de la sociedad desde el respeto a nuestros recursos naturales, y que cree firmemente en un cambio de modelo productivo en el que las grandes corporaciones dejen de colonizar el territorio a costa de depredar nuestros recursos y perpetuar las desigualdades.

SosteniNavidad: Consume con moderación

Las comilonas son muy frecuentes, si quieres evitar ese dolor de barriga, compra lo justo, para evitar despilfarro. En estas fechas se tira más comida de lo habitual, según la FAO hasta 1.300 millones de toneladas de alimentos se desperdician anualmente, lo que provoca no solo grandes pérdidas económicas, sino también un grave daño social y ambiental.

soste-comida

Los alimentos de temporada, son más ecológicos, sabrosos y saludables, y además ayuda a reducir la huella ecológica de aquellos que viene por avión u otro medio de transporte. Además, es importante aprovechar los productos de temporada ya que, sobre todo en el caso de las frutas y verduras, nos permite consumirlas en su mejor momento, tanto a nivel de aportación de nutrientes como por su aroma.

Evita los precocinados y los productos con mucha elaboración y rechaza aquellos  que no hayan sido producidos de manera sostenible

¡Seguro que te sabrá mucho mejor!

EQUO define el acuerdo sobre pobreza energética como una estafa

El PP, PSOE y Ciudadanos han pactado un acuerdo, aprobado por el Consejo de Ministros, que impulsará un Real Decreto por el que se pretenden regular los cortes de suministros eléctricos a personas en situación de vulnerabilidad. Sin embargo este acuerdo, que deja de lado tanto a la sociedad civil, como al resto de partidos en el Congreso, no prohibirá los cortes de luz de manera inmediata, como reclamaban numerosas organizaciones sociales. Para hacer frente de manera efectiva al problema se debería aplicar de manera inmediata el principio de precaución, legislando la prohibición de realizar cortes de los suministros eléctricos sin la autorización de los servicios sociales correspondientes.

A este respecto el ministro de Energía, Álvaro Nadal, ha declarado durante la rueda de prensa posterior que no se están produciendo cortes del suministro a hogares vulnerables, puesto que ya hay algunos acuerdos de comunidades autónomas que son efectivos. Sin embargo hoy se ha conocido que un juzgado ha suspendido cautelarmente el protocolo catalán sobre pobreza energética, lo que contradice lo asegurado por el ministro.

Con este Real Decreto se pierde la oportunidad de actuar de forma decidida contra la pobreza energética y evita además que continúe el debate político sobre el tema. Las medidas que deben entrar en vigor para impedir de forma efectiva el corte de suministro pueden tardar en aplicarse hasta en tres meses, es decir, cuando el invierno haya pasado. ¿Cuántos más casos como el de Reus se pueden producir hasta entonces?

Las medidas que contiene el Decreto son insuficientes y poco claras. En la parte referida a la financiación del bono social, el decreto incluye que su coste se repartirá entre todas las comercializadoras, proporcionalmente a su cuota de mercado. Esto hará, según Nadal, que el coste sea asumido por el 100% del mercado y no por el 94% (compuesto por las grandes comercializadores) que lo asumía anteriormente. Sin embargo, esto supone en realidad cargar con unos costes a pequeñas comercializadoras que no podrán ofrecer el bono social, y que no reciben los beneficios de las grandes compañías, que al estar en todas las fases del sistema eléctrico si reciben beneficios por otros conceptos:  Disponibilidad, incentivos a la inversión, pagos por capacidad, windfall profit en la subasta, déficit de tarifa, mercado de emisiones,etc.

Igualmente, el reparto de la carga que prevé el RD es por clientes, es decir, en principio considera igual a un cliente gran consumidor que a un usuario doméstico. Existen comercializadoras que están facturando cientos de millones de euros, pero de unos pocos cliente, grandes consumidores. Esto recarga aún más sobre los usuarios domésticos el peso del bono social.

Todas las empresas energéticas de los distintos segmentos (generación, transporte, distribución y comercialización) deberían asumir el coste del bono social en función de los ingresos obtenidos, no del número de clientes.

Así mismo, en el decreto aparece, pero no están definidos los criterios, la figura de usuario vulnerable severo y en riesgo de exclusión social apoyado por las Administraciones Públicas; el coste de esa ayuda será soportado por las distribuidoras, incluido en el bono social.  El corte de suministro se efectuará a los dos meses de notificar el impago; en el caso de usuarios vulnerables severos y que estén siendo asistidos por servicios sociales y con informe, el corte será después de 4 meses de impago.

Reclamamos que los descuentos de la factura deberían llegar al 100% en el caso de unidades familiares sin ingresos, así como la aplicación del IVA reducido a los suministros energéticos. La propuesta presentada por el Gobierno es de tipo asistencial, y deja de lado medidas estructurales que tendrían una mayor incidencia en el problema, como la  rehabilitación de viviendas, autoconsumo, educación energética,etc, y  no restringir este tipo de medidas solo a la electricidad, sino también al suministro de gas. La pobreza energética es un síntoma más de la pobreza generalizada y precariedad que el país está viviendo.

Es necesaria una reforma íntegra del sector energético que incluya una auditoría integral del déficit de tarifa; la transformación profunda del funcionamiento y regulación del sector energético para que la población consumidora sea parte activa en la cobertura de sus necesidades energéticas y avanzar hacia un sistema basado en la fiscalidad medioambiental que penalice las fuentes de energía contaminantes y favorezca el desarrollo de las energías provenientes de recursos renovables autóctonos e inagotables.