Florent Marcellesi, eurodiputado de EQUO: “En la frontera de Melilla es como si aún gobernara Rajoy”

El eurodiputado de EQUO, Florent Marcellesi, critica que la política migratoria del Gobierno de Sánchez sea continuista con la de Rajoy tras visitar la frontera de Melilla como miembro de una delegación enviada por el Parlamento Europeo. Siguen las devoluciones en caliente, la peligrosidad de la valla y la externalización de fronteras en un país no seguro como es Marruecos. Según el eurodiputado, esta política migratoria vulnera los derechos humanos y la legislación internacional, y dificulta una gestión solidaria y progresista de la frontera Sur de Europa.

En su reunión con representantes de la Delegación del Gobierno en Melilla, se comprobó la intención del Gobierno de dar continuidad a las devoluciones en caliente rebautizándolas como “rechazos en frontera”. El Gobierno trata de amparar estas devoluciones en un convenio de 1992 que contraviene la legislación internacional. España fue sancionada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en octubre de 2017 por este tipo de devoluciones, el Gobierno de Rajoy lo recurrió y el del Sánchez ha decidido mantener el recurso. Según el eurodiputado de EQUO, Florent Marcellesi, “de nuevo se evidencia que los derechos humanos y la legislación internacional se vulneran en nuestra frontera Sur y que el Gobierno de Sánchez es continuista con la política migratoria de Rajoy y su ley mordaza. Las devoluciones en caliente son ilegales: deben parar y llamo el Gobierno español a eliminarlas de la Ley Mordaza. No podemos olvidar que entre las personas que cruzan la frontera hay menores, demandantes de asilo y personas que necesitan atención sanitaria. Todas ellas merecen un trato adecuado, individualizado y legal, y no un mero trámite legal”.

Los europarlamentarios/as también visitaron la valla fronteriza, donde pudieron constatar su peligrosidad y las dificultades de ser cruzada de forma segura y legal para acceder a la Oficina de Asilo sin tener que pagar miles de euros a las mafias. Especialmente inquietante es el caso de para las personas subsaharianas, que sufren de “racismo migratorio” en Marruecos y se ven forzadas a arriesgar sus vidas saltando la valla o con pateras para llegar a España y Europa. Florent Marcellesi preguntó a los representantes del Gobierno sobre su promesa de eliminar las concertinas, a lo que respondieron que en ese caso una alternativa sería hacer la valla aún más alta. El pasado 21 de octubre, una persona murió tras caer de la valla intentando cruzarla. Florent Marcellesi considera que “quitar las cuchillas por una valla aún más alta es una política de cal y arena, que seguirá vulnerando los derechos fundamentales de las personas migrantes. Urge abrir vías de entrada seguras y legales para que nadie más tenga que morir por tener que migrar a Europa”.

La UE y España también siguen destinando recursos a externalizar en Marruecos la gestión de la frontera, al tiempo que los recursos para acogida son insuficientes. Esto quedó patente también durante la visita de la delegación parlamentaria al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes de Melilla y al Centro de Menores. En este último, 625 menores viven hacinados en un espacio concebido para 150. Según las autoridades locales, también hay más de 100 menores no acompañados viviendo en las calles de Melilla, muchos de ellos desde hace más de un año. Florent Marcellesi comenta: “No podemos permitir que España y la UE sigan externalizando la gestión de nuestras fronteras a países no seguros. Marruecos es un país en el que existe racismo migratorio hacia las personas subsaharianas, persecución contra personas homosexuales y donde se impide la libertad de expresión y manifestación en el Rif”. En lugar de destinar recursos a la externalización de fronteras, Florent Marcellesi propone que “destinemos esos recursos a una acogida digna y una política migratoria común basada en la solidaridad externa hacia las personas migrantes y la solidaridad interna entre países europeos para repartir y compartir el flujo migratorio. Frente a la Europa de los muros, el odio y el miedo, apostemos por una Europa que salva vidas: acogedora, solidaria y responsable”.

El eurodiputado ya denunció la ilegalidad de las devoluciones en caliente en el pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo el pasado martes 23.

La delegación parlamentaria fue enviada por la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos Internos de la eurocámara y contó con eurodiputados de varios grupos parlamentarios. Si bien incluía en su agenda visitar también la Ciudad Autónoma de Ceuta, la interrupción del tráfico aéreo por las condiciones meteorológicas obligaron a cancelar esta visita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *