EQUO condena los asesinatos machistas y reclama más medidas urgentes y efectivas

Tras los últimos asesinatos machistas, Maracena (Granada), Castellón, El Morche (Málaga) y Bilbao, desde EQUO reclamamos la implementación de leyes que reconozcan la violencia contra las mujeres en todas sus manifestaciones y que sea definida como un atentado contra los derechos humanos, encuadrando esta violencia en un marco de las relaciones de dominación, y no sólo “de pareja, o ex pareja” como se recoge hasta ahora, y ampliándola también a las hijas e hijos, que también son víctimas de la violencia machista.

“Las muertes diarias por la violencia machista evidencian el fracaso de las políticas que se han estado aplicando hasta ahora. Hemos de dar un giro importante en este tema. La muerte de las dos últimas niñas a manos de su padre evidencia que las hemos fallado como sociedad. Esto no puede volver a ocurrir”, ha declarado nuestra coportavoz, Marta Santos.

Igualmente, insistimos en las medidas de prevención como las órdenes de alejamiento, que primero se proteja y después se valore y juzgue, o la suspensión cautelar de la guardia y custodia de los acusados por violencia de género, de forma que se puedan tomar las decisiones más convenientes para los y las menores.

Todo ello tiene que acompañarse de un cambio estructural de la sociedad patriarcal por medio de medidas educativas de carácter integral, ya que es necesario insistir y visibilizar los problemas de raíz que generan la violencia machista y fomentar la educación en igualdad, desde la etapa preescolar hasta el Instituto.

“La violencia machista debe abordarse como asunto de Estado, y dotar a estas políticas contra la violencia de género de presupuesto suficiente como para que las medidas preventivas tengan el efecto deseado”, ha concluido Santos.

Por su parte, Carmen Muñoz, compañera de EQUO Berdeak y concejala de Udalberri en Bilbao cree que es necesaria una implicación mayor de las instituciones para acabar con la violencia que sesga la vida y la dignidad de las mujeres. Ayer escribía en un artículo publicado en Deia “Es necesario dejar la hipocresía de lado cuando se condena, para luego no aumentar los recursos humanos y materiales que son ineludibles para abordar el reto que supone erradicar la violencia machista. Es necesario dotar de presupuestos, cambiar las leyes, revisar el sistema educativo, hacer campañas de sensibilización durante todo el año (no sólo en periodos festivos), es necesario que nos creamos que el impulso político es absolutamente imprescindible en esta tarea de transformar la sociedad para acabar con la desigualdad y consolidar un sistema que deje de ser patriarcal y androcéntrico, donde las mujeres seamos dueñas de nuestras vidas, dejemos de ser victimizadas y sobre todo, seamos libres”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *