EQUO exige que la Ley para la Promoción de una vida saludable venga acompañada de recursos y medidas específicas

El partido verde considera la ley “un avance positivo para combatir la obesidad y la vida sedentaria y los riesgos derivados para la salud”, aunque duda del compromiso real con su cumplimiento.

“¿Cómo puede afirmarse que se potenciará una alimentación sana cuando la Junta de Andalucía acaba de cerrar comedores escolares gestionados por AMPAS que ofrecían menús ecológicos a los escolares?”, reprochan.

“Se trata de un avance positivo para combatir la obesidad y la vida sedentaria y los riesgos derivados para la salud, y por tanto creemos que debe ser apoyada, pero tenemos muchas dudas sobre el compromiso real de su cumplimiento y operatividad”. Esta es la valoración general que hace EQUO de la Ley andaluza para la Promoción de una vida saludable y una alimentación equilibrada, que sin embargo consideran que “no aborda algunos factores determinantes para la salud”.

Aunque el partido verde valora que se hable de productos alimentarios de cercanía, de temporada, y de circuitos cortos, considera que la nueva norma es básicamente una ley contra la obesidad, pues centra sus objetivos en la modificación de estilos de vida, sin plantearse como objetivo fundamental modificar el modelo productivo y de consumo ni abordar en profundidad, más allá de las recomendaciones sobre movilidad ciudadana, otros aspectos fundamentales para una vida saludable.

“Difícilmente puede haber una vida sana cuando, por ejemplo, la Junta de Andalucía permite la existencia de varias decenas de industrias en entornos habitados cuando hay estudios rigurosos desde hace años relacionando la contaminación de esas industrias con un mayor riesgo de padecer cáncer”, señalan desde EQUO, que ha reclamado además que la norma venga acompañada de recursos suficientes para ponerla en marcha. En este sentido, la formación recuerda que mientras que la ley implica a los municipios, muchos de ellos aún carecen de Planes Locales de Salud “por no contar con el apoyo técnico necesario para elaborarlos”, o que las medidas de inspección y control de las normas recogidas “no tienen soportes para ser llevadas a cabo”.

Además, el partido verde ha reprochado que la norma deje “demasiada libertad al criterio empresarial” con respecto a la publicidad que se permite de productos no saludables, y reprocha al Gobierno andaluz que afirme que se potenciará una alimentación sana “cuando la Junta de Andalucía acaba de cerrar comedores escolares gestionados por AMPAS que ofrecían menús ecológicos a los escolares”.

Frente a ello, insiste en que “la declaración de intenciones que supone esta ley debería venir acompañada de medidas como la introducción de alimentos ecológicos locales en los comedores públicos escolares, los hospitales y las residencias dependientes de la Administración”, priorizando siempre la gestión propia frente a las macroempresas de catering, y recomendando a los restaurantes la inclusión en sus cartas de menús vegetarianos, entre otras medidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *