LA PLATAFORMA ANDALUZA CONTRA LA INCINERACIÓN DE RESIDUOS Y POR UN AIRE LIMPIO (PACIRAL) HA PRESENTADO EN TODOS LOS REGISTROS PROVINCIALES DE LA CONSEJERÍA DE MEDIO AMBIENTE Y ORDENACIÓN DEL TERRITORIO SUS PROPUESTAS ALTERNATIVAS AL PLAN ANDALUZ DE RESIDUOS

A las once de la mañana del jueves 24 de mayo, como estaba programado, la Plataforma Andaluza contra la Incineración de Residuos y por un Aire Limpio ha presentado en los ocho registros provinciales de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio un documento en el que desgrana las propuestas de la Plataforma para alcanzar la estrategia de Residuo Cero. La puesta en marcha con decisión y voluntad política de esta estrategia permitirá, si se hace efectiva, diseñar y gestionar productos y procesos priorizando el objetivo de reducir el volumen y la toxicidad de los residuos, conservar y recuperar todos los subproductos, y no quemarlos o enterrarlos. Una estrategia de estas características daría respuesta a la enorme producción de residuos que generan las sociedades industrializadas, sin necesidad de recurrir al vertedero ni a la incineración, y daría plena satisfacción a las reivindicaciones cada vez más generalizadas de disfrutar de un aire limpio en los pueblos y ciudades de la Comunidad Autónoma.

El documento de PACIRAL está cargado de argumentos. Como ya es habitual a lo largo de estos años de reivindicar un aire limpio, las propuestas de las plataformas andaluzas contra la incineración aportan fundamentos jurídicos, urbanísticos, técnicos y sanitarios para optar por un nuevo modelo de economía circular, por más que la Junta de Andalucía hasta ahora haga oídos sordos a estas propuestas, situándose sistemáticamente del lado de la industria pesada, en nuestro caso centrales térmicas, siderurgias, refinerías y cementeras, industrias que tienen el dudoso honor de figurar a la cabeza en contaminación ambiental, con unos volúmenes de emisiones altamente preocupantes, más aún si consideramos que en gran parte de las provincias andaluzas se sitúan a muy escasa distancia de núcleos urbanos.

El documento de PACIRAL, titulado “Plan alternativo Andaluz de Residuos”, pone el acento en la necesidad de promover desde las administraciones públicas un cambio de cultura que implique a las propias administraciones, a las empresas y a la ciudadanía, y que sustituya el actual modelo de usar y tirar por un nuevo modelo de, como ya hemos afirmado, residuo cero.

Para ello, además de involucrar a las comunidades, son necesarios cambios en los procesos que permitan la Prevención de la producción de Residuos, la recogida selectiva de Residuos municipales, el compostaje familiar y comunitario, la implantación del sistema de retorno para los envases y la reducción y la recuperación de otro tipo de residuos: textiles, aceites vegetales, muebles, residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, residuos agrícolas, purines, lodos de depuradora, residuos de construcción y demolición, etc.

PACIRAL subraya que la puesta en marcha de estos procesos solamente es posible si hay una auténtica voluntad política y las administraciones hacen uso de sus competencias, planificando y legislando de forma que se aseguren los Sistemas de depósito, devolución y retorno de envases (SDDR), la reducción de envoltorios y embalajes, la evitación del despilfarro alimentario y la extensión de una fiscalidad que grave las malas prácticas y bonifique las iniciativas de ecodiseño, recuperación, reutilización y reciclaje. El anunciado nuevo PIRA (Plan Integral de Residuos de Andalucía), cuyo borrador se presentará el próximo mes de junio, debe incorporar estos compromisos de producción limpia, consumo responsable, prevención de residuos y economía circular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *