EQUO considera arbitrarios, injustos y contrarios a las reglas del comercio mundial los aranceles de Trump sobre la aceituna española

El eurodiputado de EQUO Florent Marcellesi participará en el debate que sobre este tema acoge el Parlamento Europeo.

El futuro del sector “no pasa por reforzar la exportación masiva a ultranza”, pues “detrás de este modelo están los monocultivos y la explotación laboral que por razones ecológicas y sociales no nos podemos permitir”.

El Parlamento Europeo debate este miércoles la guerra comercial abierta con la Unión Europea por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien trata de imponer aranceles sobre el acero, el aluminio, y también sobre la aceituna española.

En ese contexto tendrá lugar una pregunta oral a la Comisión Europea seguida de un debate en el que participará Florent Marcellesi, el eurodiputado de EQUO en Los Verdes/ALE, que ha preparado de urgencia una moción para resolución sobre la aceituna española.

Marcellesi ha considerado que “los aranceles de Trump sobre la aceituna española son arbitrarios, injustos y contrarios a las reglas del comercio mundial. Las ayudas que recibe el sector no distorsionan el mercado y cumplen con los requisitos de la Organización Mundial del Comercio. Al mismo tiempo, el futuro del sector no pasa por reforzar la exportación masiva a ultranza”. Para el eurodiputado, “detrás de este modelo están los monocultivos y la explotación laboral que por razones ecológicas y sociales no nos podemos permitir. Esta guerra comercial con Trump tiene que servir de punto de inflexión para reorientar la PAC en general y la producción de la aceituna en particular hacia los circuitos de consumo y producción que primen el medio ambiente, la salud pública, las condiciones laborales y el bienestar animal”.

Por su parte, desde EQUO Córdoba, su coportavoz provincial Ana María Carnero, ha valorado que “en toda Andalucía y especialmente en Córdoba, Sevilla y Jaén la aceituna y y la industria agroalimentaria así como la exportación de la misma genera mucho empleo. Hay pueblos enteros trabajando en torno a ella. No se puede aceptar el ataque estadounidense a la base de nuestra economía,  ya que los agricultores y agricultoras andaluzas no hacen trampa como quiere hacernos creer su presidente Donald Trump. El subsidio que reciben lo hacen dentro de un programa europeo cumpliendo unos requisitos”. 

Deja una respuesta