EQUO reclama a la Junta inversión en Medina Azahara más allá de “publicidad y marketing”

El partido verde entiende que la Consejería de Cultura tiene más interés en las apariencias que en el contenido del yacimiento califal y reclama que destine el gasto en publicidad a cubrir las muchas necesidades reales de Medina Azahara

EQUO reclama que se acelere la finalización de trabajos en el Salón Rico, un mejor cuidado del sitio y una mayor dotación en personal de vigilancia, mantenimiento y, especialmente, investigación y conservación

EQUO ha reclamado en diversas ocasiones inversión y mejoras para el yacimiento arqueológico y su entorno, que con su variada riqueza patrimonial y natural podría convertirse en un gran espacio generador de empleo y bienestar para la ciudad. Por el contrario, la Consejería de Cultura viene recortando de forma sustantiva los fondos para este espacio único, reconocido internacionalmente, y adoptando políticas miopes y provincianas.

En palabras del coportavoz del partido verde, Salustiano Luque, “es escandaloso que se gasten importantes sumas en campañas de publicidad o que se presente la iluminación nocturna como un gran avance mientras el gran atractivo de Medina Azahara, el Salón Rico, sigue cerrado, el Museo y el yacimiento presentan un estado creciente de abandono y se suceden los problemas con el personal y la dirección, como evidenció la reciente petición de traslado de trece trabajadores, incluido su anterior director. Igualmente, el grave problema de las parcelas ilegales sigue enquistado sin que se haga nada para recuperar los valores paisajísticos y patrimoniales del espacio protegido.”

 

Por su parte, Ana María Carnero, coportavoz de EQUO Córdoba, ha indicado que “conseguir la declaración de Patrimonio de la Humanidad para Medina Azahara es un objetivo que compartimos, pero debe hacerse desde una apuesta real, honesta y continuada con el yacimiento y su papel en la ciudad. Establecer de una vez por todas una conexión regular de transporte público al Museo; arreglar la carretera de acceso desde la carretera de Palma, con carril bici incluido; dotar adecuadamente de personal cualificado al Conjunto y tener una visión de futuro consistente para Medina Azahara, de la que ahora se carece, son los verdaderos retos para asegurar un futuro brillante a la ciudad de Abd al-Rahman III”.

La declaración de Medina Azahara como Patrimonio de la Humanidad, junto con la Mezquita-Catedral y su entorno, es un galardón que debe venir por la recuperación, estudio y difusión de los valores únicos de la ciudad califal, no malgastando dinero de toda la sociedad en campañas de marketing vacías o en más iniciativas diseñadas para arañar alguna pernoctación más, sumando un nuevo, y estéril, “espectáculo nocturno” a la lista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *