Morir de éxito

Este año se batirá un nuevo récord de visitantes, 83 millones de personas de todo el mundo pasarán las vacaciones en España.

España se llena de turistas ¿Merece la pena?

El turismo genera 3 millones de empleos ¿En qué condiciones se trabaja? Hay personas que se desplazan a las zonas más turísticas y viven en furgonetas porque no se pueden pagar un alojamiento.

Las amenazas terroristas en otros países han desplazado un 30% de personas a nuestro país. ¿Este crecimiento puede ser continuado? Un debate que se debería plantear de forma urgente y no dejarlo pasar durante más tiempo.

El año pasado los turistas se dejaron 77.000 millones de euros pero el gasto medio de cada uno ha bajado un 25 %. El turismo low cost es el responsable de esta masificación, todo esto me recuerda a la estafa generada por los bancos, cada vez se necesitan más clientes porque cada vez se gastan menos y el beneficio no puede caer.

Esta masificación deja a las ciudades inhabitables, las convierten en lugares de paso. Esta locura genera empleo mal pagado y esto merma el dinero que se ingresa en las arcas públicas, Un empleo de calidad llevará a más ingresos para pagar todos los servicios que necesitamos, como esto no está ocurriendo nuestros servicios se están viendo afectados.

Servicios como sanidad, educación, prestaciones etc. quedan menguadas por mucho empleo que se genere. El sistema público se viene abajo.

Este nuevo turismo es muy contraproducente a largo plazo de ahí la urgencia de sentarse para delimitar y repensar el sistema en el que queremos vivir, cuales son los pilares sobre el que se sostiene nuestra sociedad.

Las aguas cristalinas y limpias de nuestras playas son nuestro mejor reclamo ¿Están las zonas turísticas preparadas para el aumento de población en la época estival?. La gestión del agua es un problema importante.

Un residente consume entre 100-200 litros de agua al día, el turista gasta el doble. En determinadas zonas de nuestro país el agua escasea y este año como muchos otros la situación es crítica por la falta de lluvia. Hay zonas donde se necesitan plantas desaladoras para abastecer a todo el mundo de agua.

Hay escasez de recursos y los residentes pagan los sobrecostes de los servicios que reciben los turistas.

Las aguas residuales suelen acabar cerca de las zonas de baño, volviendo oscuras las aguas cristalinas.

Hay zonas donde las depuradoras no dan abasto a limpiar todos los residuos y esas aguas residuales son lanzadas al mar sucias.

¿Qué impacto tiene el turismo sobre los recursos que hay en España? ¿El turismo puede afectar a la sostenibilidad de los entornos en los que estamos trabajando? Si no intentamos hacer algo para paliar las acciones concretas que ejerce el turismo, podemos tener problemas graves.

El problema más claro es el agua ¿Cuántas botellas de plástico vacías hay que gestionar después del verano? Contaminación elevada en grandes ciudades donde la masificación es enorme.

Disminuyen las zonas protegidas y aumenta la desertificación. Llegará un momento que tendremos que asumir un coste tan elevado para tener un mayor número de turistas que ya no se podrá ofrecer el paquete turístico de bajo precio.

El turismo low cost nos está dejando sin recursos y los residentes pagan los costes que generan.

Apostar de manera intensa por el urbanismo ha alterado los equilibrios naturales. Hay que invertir millones de euros en recuperar zonas arrasadas por los excesos.

Inmaculada Sarmiento Lorenzo. Simpatizante de EQUO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *