EQUO rechaza y considera “lamentable” el uso de voluntarios por parte del Ayuntamiento para los patios

El partido verde rechaza de forma tajante esta modalidad de explotación laboral en una ciudad con altísimas tasas de desempleo y para una fiesta que deja millonarios ingresos en la ciudad. “Es lamentable vestir el empleo gratuito de participación ciudadana en una fiesta que es un gran negocio para muchos”

Según ha declarado la coportavoz provincial de EQUO, Ana Mari Carnero, “se dan subvenciones a los patios, muchos comercios aumentan de forma muy importante sus ingresos durante las dos semanas de los patios pero parece que no hay ni un euro para estas personas que hacen una gran labor acogiendo a los numerosísimos visitantes que llegan en temporada alta a la ciudad. Encima, se cae en el lamentable espectáculo de vestir este programa de voluntariado de participación ciudadana, cuando es sabido que muchas personas participan con la esperanza de ser tenidos en cuenta para futuras contrataciones. Con esta excusa dignifican una práctica que resulta indignante cuando la realizan empresas privadas con el nombre de “becarios no remunerados”. Es jugar con la esperanza de la desesperación”.

EQUO considera que el verdadero voluntariado no tiene nada que ver con funciones de atención al público en una fiesta que mueve millones de euros anualmente y reclama que se recorte de otros aspectos de su promoción antes que continuar con esta práctica. Para la formación verde, las administraciones no deben recurrir al voluntariado para cubrir los servicios responsabilidad de las mismas.

voluntariado

En palabras de Salustiano Luque, coportavoz de EQUO Córdoba “A nadie se le ocurriría reclamar voluntarios para diseñar, imprimir o difundir publicidad de los patios. Creemos que es preferible reducir el gasto en otras partidas, como la publicidad, antes que seguir usando a voluntarios para “reforzar”, es decir, sustituir, a personal contratado. Igualmente, la intervención, remunerada, sin duda, de intermediarios añade gravedad al asunto. Existen 50.000 parados y paradas en nuestra ciudad y es una falta de respeto que se les pida que trabajen gratis por el bien común. No nos esperábamos algo así de un gobierno que se dice de izquierda y que dice defender a las personas trabajadoras”.

Deja una respuesta