EQUO rechaza el “pan para hoy y hambre para mañana” minero de la Junta y apuesta por alternativas limpias y que creen empleo de calidad y duradero

EQUO se posiciona claramente en contra de la apuesta por la minería del Gobierno andaluz (PSOE-IU) que se confirmará con la publicación en BOJA del mayor concurso minero de la historia reciente de Andalucía y el principal de la legislatura, con 367 derechos que rondarán las 250.000 hectáreas de superficie, especialmente en las provincias de Huelva, Sevilla y Córdoba. Son ya 640 derechos mineros, sobre una superficie total que supera las 425.000 hectáreas, en lo que va de legislatura y servirán para cubrir la decadencia de unas comarcas abandonadas durante décadas por las administraciones.

EQUO califica de error funesto el volver a confiar en la minería como motor de desarrollo, puesto que se trata de proyectos con un horizonte de explotación de pocos años y ha avisado, en boca de su co-portavoz andaluz, Esteban de Manuel, de que las multinacionales que las lideran “son conocidas por desaparecer con el beneficio, dejando por detrás paro, enfermedades profesionales y destrucción social y ambiental. Ya sabemos cómo acaban las comarcas mineras. ¿Queremos volver a repetir la historia?. De esta manera la Junta de Andalucía se alinea con el gobierno del PP en su apuesta por los sectores contaminantes, sin creación de riqueza añadida e insostenibles en el tiempo.”

faja2

La minería es una de las actividades económicas con mayor capacidad de degradar el territorio y destruir los recursos naturales. Cuando la minería se practica a cielo abierto, el impacto ambiental es severo y puede afectar muy negativamente a la población. Este método supone la transformación total de grandes superficies de terreno, ocasionando movimientos de tierra, enormes socavones y la generación de ingentes cantidades de residuos.

La formación ecosocial plantea como alternativa un modelo económico basado en actividades verdes que aprovechen las potencialidades de nuestra región. En este sentido, Pepa Bonilla, co-portavoz de EQUO Córdoba, recuerda que “existen ejemplos punteros en Europa (Loos-en-Gohelle, Francia) de reconversión de comarcas mineras con altas tasas de paro en zonas dinámicas y de gran riqueza apostando por sectores como las energías renovables, la agricultura y la ganadería ecológica, la transformación de productos hortofrutícolas, el ahorro y la eficiencia energética, la movilidad sostenible, la rehabilitación de edificios con criterios de eficiencia energética, la gestión de residuos, etc. Todos ellos sectores que representan una apuesta por una nueva economía del bien común donde el beneficio económico no es el objetivo único sino también la producción de bienestar, desarrollo personal y relaciones equitativas y dignas entre trabajadores, clientes, proveedores, empresarios y ciudadanos en general mientras se asegura la preservación del medio ambiente y los recursos naturales para la comunidad y las generaciones futuras.”

 

 

Deja una respuesta