EQUO apuesta por unas instituciones públicas en la provincia sin sancionados, imputados y condenados

El día 9 de Diciembre se celebra el Día Internacional contra la Corrupción. Hace 10 años la Asamblea General de la ONU aprobó la Convención de las Naciones Unidas contra la corrupción. La corrupción política es una lacra extendida por todo el mundo.  Recientemente se han presentado los resultados del Informe publicado por Transparencia Internacional en relación al índice de Percepción de la Corrupción 2013 que evalúa y clasifica el nivel de corrupción de 177 países. En este informe se sitúa a España como el segundo país donde más crece la percepción de corrupción en el pasado año. La lentitud de las sanciones penales, la baja intensidad de las penas en casos de corrupción relevante, la expansión de los escándalos a las instituciones clave del Estado (Casa Real, Justicia, Comunidades Autónomas, Ayuntamientos, Sindicatos, etc…) y la sensación de impunidad explica perfectamente la percepción actual de la corrupción en España y como el Gobierno actual del PP no parece decidido a erradicar esta lacra.

EQUO apuesta por unas instituciones públicas en la provincia de Córdoba sin sancionados, imputados ni condenados. De hecho, ha venido denunciando desde su nacimiento la corrupción a todos los niveles ya que entiende que es una lacra que provoca y acrecienta la injusticia social y debe ser combatida radicalmente.

Desde EQUO entendemos que es necesario que sean los partidos políticos intransigentes con estas prácticas y expulsen tanto de las instituciones como de la vida pública a aquellas personas que sean corruptas para que la ciudadanía deje de tener la sensación de que existe impunidad para los representantes políticos.

A nivel provincial, el mapa de la corrupción política abarca a todas las formaciones políticas más importantes (PP, PSOE, UCOR, IU), se extiende en diversas localidades y pasa por sancionados, imputados y condenados.

La Audiencia Nacional ha ido ratificando a lo largo del año 2013 las sanciones contra los exconsejeros de Cajasur. El BOE publicó las sanciones que les impuso el Banco de España por las irregularidades detectadas en la gestión de la entidad financiera por infracciones tipificadas como muy graves y que pusieron en peligro la solvencia y viabilidad de la entidad hasta su intervención y posterior venta a BBK. Algunos de esos consejeros pertenecen al PP, PSOE e IU y han sido o son representantes públicos en diferentes ayuntamientos de la provincia y la capital (Juan Pablo Durán, portavoz del PSOE; Luis Martín, concejal de Urbanismo PP; José Antonio Nieto, Alcalde de Córdoba PP; Andrés Ocaña IU ex alcalde de Córdoba;….).

Además existen imputados en diferentes casos repartidos en las localidades de Peñarroya, Fuente Palmera, Benamejí, Baena, Pozoblanco y La Rambla.

El partido EQUO expresó su rechazo, tras conocerse la sentencia del caso Malaya, a que el líder del principal partido de la oposición en el Ayuntamiento de Córdoba, el concejal Rafael Gómez, siguiera ocupando su puesto en dicha institución, así como en la Diputación Provincial después de que fuese condenado a seis meses de cárcel más el pago de una multa de 150.000 euros por el delito de cohecho. Su permanencia en las instituciones democráticas de la ciudad y de la provincia resulta insostenible.

Pepa Bonilla, coportavoz de la formación ecosocial en Córdoba, ha recordado que EQUO tiene entre sus ideas fundacionales la radicalidad democrática y la transparencia absoluta, con una serie de mecanismos y sistemas para evitar la corrupción, como establecer la corresponsabilidad de los partidos en las condenas de corrupción de sus miembros o reforzar las incompatibilidades.

El coportavoz provincial de EQUODiego Rodríguez, señala que “la condena de cargos electos, el creciente número de políticos sancionados,  imputados y condenados que no renuncian a sus cargos y prebendas, la falta de respeto por la gente que sufre para pagarles sus sueldos y que les ha elegido, no hacen más que aumentar el descredito de la política, abriendo las puertas al populismo, los extremismos y la indiferencia social hacía lo colectivo”. Añade además “que estas actitudes deber ser combatidas sin dilación en el seno de los partidos con el abandono del cargo público y la expulsión del mismo”.

EQUO pone de manifiesto su total compromiso en la lucha contra la corrupción y aboga por la transparencia como mejor instrumento para combatirla.

 

Deja un comentario