Manifiesto en apoyo al pequeño comercio de proximidad

Estamos aquí para expresar nuestro decidido apoyo al pequeño comercio de barrio. Y lo hacemos de forma colectiva, solidaria e innovadora, como nos gusta hacer las cosas en EQUO.

Desde el pasado mes de noviembre, hemos venido desarrollando en Córdoba una campaña en la calle, en los medios de comunicación y en las redes sociales, para recordar que comprando en las tiendas y establecimientos de los barrios no sólo ayudamos a quienes trabajan y viven de esa actividad sino que nos ayudamos todos.

collage

Algunos de los comercios apoyados en la campaña Yo Compro en mi Barrio

Atravesamos una grave crisis no sólo económica sino también social, ecológica, política y ética en la que frecuentemente las personas nos sentimos indefensas, a merced de poderosos intereses cuya procedencia y objetivos no conocemos bien. Por eso es más importante que nunca que conozcamos y usemos nuestras capacidades para reaccionar ante esta situación y cambiarla. Y una de ellas, muy importante, es nuestra condición de consumidores. Ejercerla de forma consciente y responsable es, a nuestro juicio, una obligación ciudadana, si queremos salir de la crisis en que nos han metido.

Rechazamos el consumismo desaforado y apostamos por un consumo orientado a satisfacer nuestras necesidades de forma solidaria con las necesidades de las otras personas, de los demás seres vivos y de los recursos limitados de la Tierra que habitamos.

Preferimos acudir a los comercios de barrio porque así el dinero se queda en manos de las familias de nuestra ciudad, se reparte mejor y proporciona más posibilidades de empleo y calidad de vida en nuestro entorno. En cambio, las grandes superficies y cadenas comerciales concentran cada vez más riqueza en menos manos, frecuentemente empresas multinacionales, que ofrecen condiciones laborales precarias, controlan las redes de distribución y aumentan sus beneficios a costa de imponer a los productores precios muy bajos.

Acudiendo al pequeño comercio contribuimos al resurgimiento económico y social de nuestros barrios, estableciendo relaciones de proximidad que nos permiten obtener los productos y servicios que necesitamos sin tener que desplazarnos en coche, con las repercusiones que ello tiene en gasto, impacto ambiental y sobrecarga del tráfico en la ciudad.

Hacemos un llamamiento a las administraciones públicas competentes, especialmente al Ayuntamiento de Córdoba y a la Junta de Andalucía, para que apoyen de forma efectiva y real al pequeño comercio local y no se limiten a meras declaraciones propagandísticas sin efectos prácticos. Exigimos que no se conceda ninguna autorización más para instalar en Córdoba nuevas grandes superficies ni centros comerciales. Que se establezcan planes para mejorar la accesibilidad de las personas en las zonas comerciales de Ciudad Jardín, Valdeolleros y La Viñuela. Que se proporcione ayuda técnica y facilidades financieras para la creación e implantación de nuevos proyectos comerciales y de servicios profesionales para pequeñas empresas y autónomos, con especial atención a los jóvenes.

También hacemos un llamamiento a los propios comerciantes, a las asociaciones empresariales del sector y a sus organizaciones profesionales y sindicales, para que promuevan medidas que contribuyan al apoyo mutuo, la mancomunidad de esfuerzos y la presión colectiva ante las instituciones oficiales. Les pedimos que apuesten por su futuro con una visión también responsable y solidaria: apoyando a los productores y artesanos locales, cuidando las condiciones laborales y el impacto ambiental de sus actividades, proporcionando a los clientes servicios y productos de calidad y desarrollando nuevas iniciativas de comercio justo, economía solidaria y apoyo a la producción agroecológica, tan importante en nuestra tierra.

Así pues, asumiendo el protagonismo crítico y responsable que como ciudadanas y ciudadanos nos corresponde, impulsemos el pequeño comercio de proximidad como elemento esencial de una economía más equitativa y sostenible, de unos barrios más vivos y unas ciudades a la medida de las personas.

 

Un comentario

Deja una respuesta