¡EL GRAN CIRCO!

Le presentamos EL GRAN CIRCO que estamos ofreciendo a la sociedad española. Les aseguro que la espectacularidad de nuestros números puede cortarles la respiración. De hecho, empiezan a causar una verdadera expectación en Europa y el resto del mundo. Y es que nuestro Circo es famoso por la gran variedad de ESPECTÁCULOS  que ofrece, sin que, por supuesto, se repare en gastos. Todo está pensado para provocar el ASOMBRO, LA MIRADA PERPLEJA, para poner el CORAZÓN EN UN PUÑO a todos los que se atrevan a contemplar nuestra función.

¡Vamos, vamos todos! Y vayan pasando que la sesión es continua.

Contamos con la actuación de los mejores domadores: una nutrida selección de auténticos embaucadores políticos, capaces de apaciguar al propio público mientras les hace pasar por sus llameantes aros.

¿Qué no se lo creen? Pues pasen… ¡Pasen y vean!

La pericia de nuestros Magos les dejará, además de otras cosas, sin aliento. Para ello contamos con una nutrida representación de Alcaldes, Concejales, Presidentes Autonómicos,  otros altos cargos de la Administración Pública y, especialmente, con la colaboración de los Grandes Banqueros, verdaderos MAESTROS en el arte de la Magia.

Contemplaran como hacen desaparecer ingentes cantidades de nuestro dinero, antes nuestras propias narices, apareciendo más tarde en unos bolsillos, los suyos, que parecen no tener fondo. Demostrando que la gran agilidad de sus manos, apoyada en una estudiada verborrea para distraer nuestra atención, es difícil de superar. También los veremos introducir en sus oscuras chisteras, grandes entidades financieras que, tras el toque de su varita mágica, volverán a salir totalmente descapitalizadas. Redondeando su espectacular número con un “¡Alejop!, en forma de contrato millonario blindado, que nadie se explica de dónde ha salido.

Sí, contamos con las manos más hábiles, las lenguas más viperinas y una generación de ilusionistas que difícilmente podrán admirar en cualquier otro circo. Por eso…

¡Pasen! ¡Pasen y vean!…

Las actuaciones de nuestros payasos tampoco les dejará indiferentes. Con su peculiar hilaridad, les asegura ese tipo de risa que provoca el sonrojo. Números como el del payaso con su toga, que, desde la pista central de Marbella, provoca la mofa sujetando la equilibrada balanza de la justicia, llenando uno de sus platos con bogavantes mientras contrapesa sabiamente el otro con un buen puñado de facturas de hoteles de lujo, les demostrará que, su escaso sentido del ridículo o nula capacidad para sentir vergüenza, les convierten en los mejores embajadores del esperpento. Otros nos “divertirán” con sus múltiples boletos premiados de lotería o aeropuertos fantasmas. Y es que el descaro de nuestros payasos no dejará de asombrarles.

Pero… ¡Pasen, pasen!, que en este Circo EL PÚBLICO es el gran protagonista. Como no podía ser menos, para el gran número final necesitamos de su colaboración. Primero realizaremos una encuesta entre todos los asistentes. La sinceridad es imprescindible. Deberán señalar los personajes públicos a los que atribuyen el desastroso caos económico, ecológico y de valores en el que vivimos. Después les pediremos, a cada uno de ustedes, que se acerquen a la pista central para que elijan como sus representantes a aquellos con los que se sienten más identificados. Y (tras un expectante redoble de tambores)… ¡Tachán! Les dejaremos atónitos cuando comprueben que han elegido a los mismos que acusan de todos sus males.

¿Dónde está el misterio?, ¿qué tipo de magia usan?… Lo increíble, lo que puede cortarles la respiración, a poco que se lo piensen, es que la auténtica respuesta está en ustedes: los asistentes. Por eso este Circo es tan especial, porque el más increíble de sus números nos los ofrece EL GRAN PÚBLICO.

Si no me creen… ¡Pasen! ¡Pasen y vean!

J. Moral, simpatizante de EQUO

Un comentario

  1. Antonio Pintor Alvarez

    Genial. Enhorabuena

Deja una respuesta