De “gobiernos miserables” y “enemigos ocultos” (II)

Luis de Guindos, 23 de mayo 2012: “Bankia tendrá todo el capital público que necesite”. No el sistema público de salud, la educación, las pensiones, las ayudas al desempleo, la dependencia. No, para estos menesteres no hay dinero, sino recortes, pues hay que recaudar para salvar a los bancos y a los delincuentes que los gestionan. Y ¿Quién es este Sr. De Guindos? Pues nada más ni nada menos que nuestro actual ministro de economía y antes directivo de Lehman Brothers, el banco de inversión cuya quiebra inició la crisis actual. Alguien a quien a tenor de su curriculum no pondríamos a gestionar ni las cuentas de la comunidad donde vivimos. Un banquero. Como podemos ver “Las Puertas giratorias” funcionan perfectamente en nuestro país.

A estos es a los que me refiero como “enemigos ocultos”, se trata de los banqueros, que al igual que un cáncer metastático se han expandido y ocupado todos los puestos relevantes del poder, con doble cara, la pública en su faceta de político, permaneciendo oculto su origen, intereses y lealtades al sistema bancario que lo ha propulsado al puesto que ocupa. (Generalmente Goldman Sachs, la banca de inversión que está en los orígenes de la Gran Depresión del 29 y de la actual Crisis, la misma que entre otras tropelías almacena en el puerto asturiano de El Musel, situado en Gijón, centenares de miles de toneladas de carbón colombiano pagado al contado y que pretende vender en el mercado de futuros, una operación especulativa con la que espera obtener un beneficio astronómico).

Se habla de la Troika (Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional) como las instituciones que “orientan” las medidas a tomar para salir de la situación crítica en la que se encuentra la Europa del Euro, y que se las “imponen” a los países que han sido intervenidos como es el caso de España.

Pero ¿Quiénes son estos organismos? Y ¿Quiénes los dirigen?

Fondo Monetario Internacional (FMI), busca fomentar la cooperación monetaria internacional, afianzar la estabilidad financiera, facilitar el comercio internacional, promover un empleo elevado y un crecimiento económico sostenible y reducir la pobreza en el mundo entero. Fundado en 1945, es administrado por los 187 países miembros ―casi todos los países del mundo— a los cuales se supone que les rinde cuentas.

De los seis objetivos teóricos en la práctica solo se ocupa de los tres primeros que van en beneficio del capital (negrita y cursiva míos) y se desentiende olímpicamente de los tres últimos, que tratan de favorecer a los trabajadores y al medio ambiente, e incluso los datos indican que trabaja en la dirección opuesta, yendo hacia un crecimiento nada sostenible e incrementando el desempleo y la pobreza en el mundo.

Y este organismo tan “sabio”, importante y con tanto poder sobre los países y los ciudadanos de éstos, ¿quien lo dirige?

De 2004 a 2007, es decir en los años en que se gestó la terrible crisis que nos asola y cuya evitación era una de las razones de ser de este organismo, estuvo presidido por  Rodrigo Rato, ex-ministro de economía del gobierno de Aznar y hoy imputado por estafa, falsedad contable y administración desleal, entre otros delitos, en el mayor desastre bancario de nuestro país, como director de Bankia, que ha llevado al sistema bancario español a la quiebra y que ha sido el detonante de la intervención de nuestro país.

De 2007 a 2011 en que tuvo que dimitir al ser acusado de agresión sexual y violación ocupó la dirección de este organismo Dominique Strauss Kahn, candidato del partido socialista francés a las elecciones presidenciales, candidatura a la que tuvo que renunciar. El 21 de febrero de 2012 fue detenido en Lille (norte de Francia) después de que decidiera prolongar el interrogatorio el juez que instruye la investigación por un presunto caso de proxenetismo y desvío de fondos.

El Banco Central Europeo, no tiene funciones de Banco Central sino que en realidad actúa como un lobby de la Banca, prestándole cantidades ingentes de dinero al 1% para que luego los bancos lo presten a los Estados, como en el caso de España, al 5-7%  por lo que, sin necesidad de capital propio, con dinero prestado pueden ganar inmensas cantidades de dinero y además sin riesgo.

Su actual Director Mario Draghi, otro banquero con prácticas delictivas, pues cuando era vicepresidente de Goldman Sachs International, uno de los máximos responsables de la compañía en Europa, ésta asesoró a Kostas Karamanlis sobre cómo ocultar la verdadera magnitud del déficit griego. Esta ocultación del fraude condujo a la crisis financiera en Grecia de 2010-2011.

Podríamos seguir pero creo que como muestra ya tenemos suficiente.

Estos individuos, incompetentes y delincuentes son los que rodeados de la parafernalia que da el poder han estado al frente de las instituciones que nos han estado aconsejando y dirigiendo.

El otro elemento importante de lo que ocurre es la ciudadanía que con sus votos pone en el poder a partidos y personas que se dedican a defender los intereses del capital a costa de los ciudadanos en general y de los trabajadores en particular.

Las políticas públicas pueden y deben seguir otros valores que permitan vivir en una sociedad con eficiencia, justicia y sostenibilidad, sin embargo para que esto suceda la gente debe ejercer un nuevo y mayor nivel de responsabilidad política, los intereses del capital dominan nuestra política no solo porque tienen, como es obvio, más dinero, sino porque gran parte de la población general se ha desconectado de la política. Aunque los políticos y gran parte de los intereses empresariales y financieros se esfuerzan en ocultar información a la gente, muchos ciudadanos permiten que esto suceda al no hacer los esfuerzos necesarios para estar bien informados y, consecuentemente elegir políticos entre aquellos partidos que defiendan y demuestren en su práctica diaria que otro modelo de sociedad es posible.

Lamentablemente no parece que los ciudadanos vayamos en esa dirección, si miramos a Estados Unidos donde su candidato Republicano, el empresario y millonario Romney, con posibilidades de ser elegido presidente, defiende el uso de paraísos fiscales para evadir impuestos y en nuestra vecina Italia, el Sr. Berlusconi (de sobra conocido) vuelve a intentar recuperar la presidencia que le expropiaron desde la Unión Europea para poner en su lugar a Mario Monti, antiguo comisario europeo y arquitecto del desastre del euro, alguien que ni siquiera era miembro del Parlamento Europeo.

Por ahora seguimos en manos de delincuentes.

Antonio Pintor Álvarez

Un comentario

  1. ¡Qué clarito y directo! Como siempre, Antonio, gracias.

Deja una respuesta