La importancia de los árboles

Desde la noche de los tiempos el árbol ha representado el elemento más claro de unión con la Madre Tierra y es en sí mismo el nexo de unión entre el hombre y la Naturaleza. El árbol está presente en todas las culturas y del trato que se dé a este se deriva en gran parte el grado de sensibilidad con la Naturaleza.

Leyendas sobre el árbol

Según la tradición antigua de los mayas, la creación del mundo es descrita en el Popol Vuh, la Biblia de los Mayas. “Cuando el mundo fue creado, se puso un pilar en el cielo. . . que era el árbol blanco, de la abundancia al norte, después, el árbol negro de la abundancia fue puesto al oeste. . . .Después, el árbol rojo de la abundancia fue puesto al este. . . Después el árbol amarillo de la abundancia fue puesto en el sur. . . Después el gran árbol verde (Ceiba) de la abundancia fue puesto en el centro. . .” Chilam Balam

El árbol símbolo de la unión del hombre con la Naturaleza

El árbol en si mismo del estado del hombre , la raíces de su concesión con la tierra , su tronco como este canaliza los recursos del lugar que habitamos y las ramas de la trascendencia Con frecuencia no se precisa, pero algunos pueblos eligen un árbol determinado como si concentrase las cualidades genéricas. Entre los celtas, la encina era el árbol sagrado; el fresno, para los escandinavos; el tilo, en Germania; la higuera en la India. Asociaciones entre árboles y dioses son muy frecuentes en las mitologías; Attis y el Abeto; Osiris y el cedro; Júpiter y la encina; Apolo y el laurel, significando una suerte de “correspondencias electivas”. El árbol representa en el sentido más amplio, la vida del cosmos, su densidad, crecimiento, proliferación, generación y regeneración. Como vida inagotable equivale a inmortalidad. Según Elíade, como ese concepto de “vida sin muerte” se traduce cronológicamente por “realidad absoluta”, el árbol deviene dicha realidad (centro del mundo)

El árbol como garantía de Calidad de Vida

Los árboles son de gran importancia en nuestra vida diaria. Tanto en el aspecto ambiental como en el social, ayudan de forma silenciosa a que nuestro planeta sea más habitable. En el ámbito medioambiental los árboles actúan como reguladores del agua y de la temperatura. También reducen la contaminación del aire y sonora. Atrapan la lluvia. Sus hojas, ramas y tronco la canalizan hasta el suelo. De esta forma el agua no impacta directamente en la tierra y así evitan la erosión y protegen el suelo. Además los árboles dan sombra y sus hojas absorben la luz solar, ayudando a proteger tanto la flora y la fauna, como a nosotros, ‘la especie humana’. Las zonas que carecen de árboles, sobre todo las urbanas, adolecen de mayores temperaturas en los meses de calor, produciéndose un mayor calentamiento de la atmósfera. Por ello, es imprescindible, la repoblación de árboles en terrenos rurales o urbanos, ya que éstos brindan frescor y sombran, purifican el aire, frenan la erosión y amortiguan el ruido.

Los arboles en Córdoba

Córdoba tiene la gran fortuna, no del todo conocida y valorada tanto por responsables políticos como institucionales , y que nos hace gozar de una calidad de vida muy superior a otras grandes ciudades, de estar a menos de una hora de lugares de naturaleza salvaje , ríos de montaña, grandes bosques que nos posibilitan, por ejemplo, que nunca hayamos tenido problemas de abastecimiento de agua, posiblemente seamos la única ciudad de Andalucía con esta característica… y son nuestros bosques y sus ecosistemas los que sostienen este delicado equilibrio, según el Catedrático de Ingeniería Forestal de la Escuela de Ingenieros de Montes de Córdoba Rafael Navarro Cerrillo, dentro de toda Andalucía Córdoba se salva de los efectos que se prevén para los próximos años de desertización, de pérdida de acuíferos, de desaparición de muchos bosques por los cambios climáticos que se avecinan para los próximos años, y esto es sin duda por nuestra sierra, lugares como el rio Guadiato, arroyo Bejarano y arroyo del Molino que representan algunos de los ecosistemas de mayor riqueza y biodiversidad de Andalucía y España como en recientes trabajos han podido constatar el equipo de zoología de la Universidad de Córdoba que dirigen Joaquín Reyes y Soledad Carpintero y que ponen de manifiesto que en la zona Guadiato-Bejarano se encuentra una de las mayores variedad de hormigas de toda nuestra geografía. Estas son bioindicadoras de los ecosistemas, a mayor variedad, más biodiversidad, habiéndose detectado más de medio centenar de especies, icnluso alguna nueva para la ciencia bautizada con el nombre Bejaniensis por encontrase en la inmediaciones del Arroyo Bejarano.

Beneficios del árbol y los bosques

Los bosques forman las comunidades más diversas de la tierra, porque éstas proliferan bajo su protección. Muchas especies arbóreas han co-evolucionado con insectos y aves polinizadoras, dispersores de frutos y semillas y otros microorganismos del suelo. Los bosques ofrecen nichos diversos a la fauna mayor y menor, lo cual favorece la creación de nuevas especies animales y vegetales, aumentando la biodiversidad del planeta. Sigamos sumando beneficios, porque a través de la fotosíntesis, los árboles ‘apresan’ el dióxido de carbono de la atmósfera y lo convierte en oxígeno puro, enriquecido; limpiando el aire que respiramos. En este proceso las hojas también absorben otros contaminantes del aire como el ozono, monóxido de carbono y dióxido de sulfuro, y también se libera oxígeno.

El árbol en la ciudad

El árbol en la ciudad, a medio camino entre la naturaleza y la arquitectura, ha desarrollado funciones ornamentales, paisajísticas y, sin olvidar que constituye la expresión de la necesidad sicológica de la Naturaleza y que aporta un equilibrio ecológico, no sólo ejerciendo funciones reguladoras y depuradoras de carácter ambiental sino, también, ofreciendo abrigo y protección para la fauna y la flora, con lo que se garantiza, como consecuencia lógica, una mejora en la calidad de vida de los ciudadanos.

Árbol, Erosión y Cambio Climático

Vivimos momentos donde el cambio climático se hace más evidente, este mes de junio de 2012 estamos batiendo récords de temperaturas altas y esto parece ser el denominador de los años que se avecinan, por lo que el árbol tanto en el paisaje urbano como en nuestros campos representa la garantía de supervivencia. El valle del Guadalquivir tiene uno de los mayores índices de erosión de todo el país, la margen izquierda del Guadalquivir presenta un índice muy peligroso tanto para la seguridad de las poblaciones que se asientan junto a sus orillas como para la pérdida de uno de las vegas mas fértiles de España . La perdida de tierra fértil supera en algunos lugares las 70 toneladas por hectárea y año, algo peligroso e inasumible. Proyectos como Verde por el Clima son una apuesta decidida para cambiar nuestro desértico paisaje y de paso frenar uno de los mayores peligros para nuestra region: la desertización. El plantar árboles en las zonas de ríos y arroyos es la mejor manera de hacer frente a este gran problema de Andalucía.

Iniciativas para la defensa del árbol

En el ámbito urbano el papel del árbol ha desempeñado hasta ahora un papel de mobiliario urbano y tanto su ubicación como su elección y el tratamiento de podas y demás ha estado supeditado a meros criterios estéticos y de intereses prácticos y de bajo coste. De esta manera el espacio urbano se ha ido modelando de acuerdo con criterios muy pobres desde el punto de vista técnico, con ausencia de paisajistas en la realización de espacios urbanos. Ante esto, hace poco tiempo se creó la Plataforma en defensa del Árbol de Córdoba, esta iniciativa ha sido muy combativa y ha denunciado en numerosas ocasiones talas abusivas, podas aniquiladoras y falta de cuidado en nuestros parques y zonas verdes, como ejemplo, destacar el nuevo espacio urbano de la ribera junto al Arco del Triunfo y puente Romano donde el arquitecto Juan Cuenca presume de no haber previsto zona de arboleda, todo porque según él esto le da mas protagonismo al conjunto arquitectónico…, en fin esa es la visión de algunos arquitectos hasta ahora los únicos con patente de corso para decidir, donde y cuáles son los arboles que deben plantarse… El árbol se hace más necesario en las ciudades dado la gran burbuja climática que estas generan y los problemas de contaminación que de esto se deriva, sin una cultura del árbol, desde luego la ciudad será cada día mas un espacio deshumanizado, se hace fundamental un movimiento social destinado a la cultura del árbol que vaya impregnando a la ciudadanía y canalizando sus demandas con respecto a las zonas verdes y los arboles en nuestras calles. Es ahora cuando las temperaturas llegan casi a los 50 grados, cuando la sombra de un árbol se hace más valiosa que nunca y el dicho “Quien a buen árbol de arrima buena sombra le cobija” en Córdoba no es solo un dicho, es una expresión de supervivencia.

Bartolomé Olivares Dovao                                                                            Ecologista y amante de los arboles

3 comentarios

  1. Yo siento lo mismo por los árboles. Decídme cómo puedo firmar para que este gobierno que el diablo nos dió, no tenga más remedio que aceptar hacer un referendum. Tenéis un papel importantisimo que desempeñar en éstos momentos, hay mucha gente para la que vosotros sois la ultima esperanza.
    Saludos
    Paloma iglesias

Deja una respuesta